Miguel Ángel Yunes Linares (izq) y Javier Duarte. Foto: Cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

El panista Miguel Ángel Yunes Linares llegó al gobierno de Veracruz en 2016 por un pacto que realizó con el exsecretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, aseguró desde prisión el exmandatario, Javier Duarte.

Desde prisión, el exgobernador escribió una columna titulada  «La verdad nos hará libres», donde sostiene que en el año 2012, Yunes Linares y su hijo Miguel Ángel Yunes Márquez pactaron con Chong apoyar al entonces candidato presidencial del PRI, Enrique Peña Nieto, en lugar de a la panista Josefina Vázquez Mota.

«Así los Yunes traicionaron a Felipe Calderón con su propio programa social», aseguró en la misiva publicada en  el portal Imagen del Golfo. «A partir de ese momento Yunes Linares les compartía información al cuarto de guerra de la campaña priista en relación a las estrategias que la campaña de Vázquez Mota determinaba hacer, lo que permitía a los rojos anticiparse a los movimientos de la candidata del partido en el Gobierno».

Detalló que a cambio de apoyar  las aspiraciones presidenciales de Osorio Chong, Yunes alcanzaría la  gubernatura en Veracruz.

«La estrategia consistía en desequilibrar a la Administración estatal que en aquel entonces yo encabezaba para posicionar al yunismo como el único grupo opositor al régimen local sin tocar nunca al Gobierno federal», sostuvo. «Yunes Linares se fue fortaleciendo gracias a los apoyos financieros y mediáticos que desde la Secretaría de Gobernación del Gobierno federal priista con el que había pactado le brindaban».

En el texto puede leerse que Duarte sostiene que Osorio Chong se molestó en 2014 por la reforma constitucional para reducir a dos años el periodo de su sucesor en la Gubernatura con la finalidad de homologar en lo sucesivo las elecciones locales y federales.

«Se dieron cuenta que desde afuera iba a ser muy difícil derrotarme dado el control político que tenía en el estado», afirmó. «Osorio Chong tripuló a Héctor Yunes convenciéndolo en que tuviera un discurso crítico y agresivo contra mí, su argumento era que la única posibilidad de ganar iba a ser si se deslindaba de mí, lo cual era evidentemente una trampa en la cual ingenuamente Héctor cayó no obstante que yo se lo advertí en repetidas ocasiones». RB

Compartir