Foto: Cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

A pesar de tener una condena de 9 años por delitos de asociación delictuosa y de operaciones con recursos de procedencia ilícita, el exgobernador Javier Duarte asegura que nunca robó 60 mil millones de pesos del erario de Veracruz y sostiene que fueron invertidos en la entidad.

Acepta que la “licuadora” en el gasto del gobierno de Veracruz no es algo irregular “es necesario”, ante el déficit anual de 13 mil millones de pesos por gastos irreductibles que en su administración enfrentó.

Se le denomina “licuadora” a revolver recursos públicos de diferentes orígenes y destinarlos para usos diferentes a los etiquetados

En la segunda parte de la entrevista telefónica con el periodista Víctor Murguía, del Diario de Xalapa, el exgobernador acepta que “hice todo lo que tenía que haber hecho, goberné con todas sus consecuencias y no me tembló la mano”.

En su defensa, Duarte sostiene que la mayor inversión de los recursos lo hizo en el tema de seguridad en la entidad, “pero tenían que salir de algún lugar y eso no significa que me los robé…lo que tuve que hacer es tomar dinero de una bolsa para meterlo en la otra”, señala en la entrevista con el medio veracruzano.

Asegura que ninguna de las propiedades que se le han atribuido es de él, “El Fulanito”, dice que los dueños son sus amigos, Las Mesas en Valle de Bravo, sostiene que no la conoce, mientras que la bodega encontrada en Córdoba era parte de un menaje de “una familia normal”.

Sobre el encarcelamiento de sus colaboradores sostiene que todo se trata de tintes políticos, porque era la manera de “sobrevivir” del exmandatario Miguel Ángel Yunes.

Duarte confía e apelar su sentencia de 9 años y que saldrá en libertadpara demostrar que su caso “fue un show mediático para lincharme”. RB

ES DE INTERÉS

Compartir