Compartir

Jorge Díaz Elizondo

Las cosas no están para echar las campanas al vuelo y salir eufóricos a las calles para comprar cuanta cosa se nos atraviese

Cercano  como está el comercial fin de semana de noviembre bautizado como ‘El Buen Fin’, mismo que invita a una orgía de compras sin control con dizque las mejores ofertas del año y sugiere la buena capacidad de compra de los mexicanos, en otros asuntos (pero ligados a la economía) se avizora un ‘Mal Fin’.

Pero mal fin de año para México.  Las cosas no están para echar las campanas al vuelo y salir eufóricos a las calles para comprar cuanta cosa se nos atraviese. No, el país está paralizado con los horrores destapados hace poco y la economía empieza a sangrar. Como por arte de magia los hoyos en nuestros bolsillos se hacen más grandes y la recomendación es ser prudentes.

Los inversionistas extranjeros, hasta hace poco dispuestos a traer dinero a nuestro país, ahora ven con malos ojos la ausencia del estado de derecho evidenciado en las recientes masacres ocurridas en Guerrero y el largo rosario de tragedias del sexenio anterior. Nerviosos los señores del dinero, ahora se replantean su llegada a tierra Azteca por lo que supone una falta de garantías para que sus riquezas se agranden sin el riesgo de daño sus inversiones.

Y ante esto, no hay poder humano que los convenza, la demencial ecuación de muerte, irrespeto a los derechos humanos, impunidad, corrupción, delincuencia desatada y coludida con políticos y una sociedad apática y diría yo, hasta conforme con la locura que reina en México (sólo algunos sectores por supuesto), son la mezcla perfecta para ahuyentar hasta a los mejor intencionados.

Hablando de mezclas y para acabarla de amolar, el precio de la mezcla mexicana tuvo que ajustarse a la baja, lo que se traduce en una importante reducción de entradas de dinero al país, las cuales, según decían, eran para aliviar los pendientes sociales que tanto nos aquejan entre otras cosas. Aunque debe reconocerse que ese ajuste es un acto responsable por parte de las autoridades, también hay que ser conscientes que significa una disminución en las expectativas de crecimiento.

En fin que nada de ‘Buen Fin’; por el contrario, el fin de año será tristón.

email: jorgediaz@live.co.uk

Twitter: @adejorge

Facebook: http://www.facebook.com/JorgeDiazElizondo

Google+:  http://gplus.to/JorgeDiazElizondo

Sitio web: http://goo.gl/KSWHW

Compartir