Compartir

Tuni Levy

Escucha su nombre en la voz de Oprah.  Camina al estrado repartiendo algunos abrazos.  Recibe su estatuilla y agradece a todos los involucrados en el proceso.  Después de una pausa, introduce su pensamiento con un “Así esta la cosa:”  “Trate de suicidarme a los 16 por que me sentía raro, y me sentía diferente y sentía que no pertenecía, y ahora estoy parado aquí”.  Moore aprovecha la plataforma y agrega:  “Por lo tanto me gustaría que este momento sea para ese chico ahí afuera que siente que es raro o que es diferente o que no encaja en ningún lugar.  Sí encajas.  Sí.  Quédate raro, quédate diferente.  Y cuando sea tu turno de pararte en este escenario, pasa el mensaje”.

Primer largometraje para Graham Moore, primera nominación, primer Oscar.  Explica en una entrevista que pensó:  “¿Cuándo voy a tener esta plataforma otra vez?” y se animó.  La ovación no se hizo esperar, la cámara enfocó a varios artistas con ojos llorosos.  Moore sabía lo que hacía, su talento lo subió a la plataforma y le dirigió los reflectores.  Su valor conmovió a millones de todos los rincones.

Si a tan solo un joven lo hizo sentir mejor, todo mereció la pena.

Compartir