Alejandro Alemán

No debatiré si la década empieza o no en 2020. El caso es que de 2010 a 2019 han pasado 10 años y suena a un buen momento para hacer una lista sobre las películas que (según yo) son las más relevantes de estos diez años.

10.- The Wolf of Wall Street (2013) – Dir: Martin Scorsese
Salvaje, excitante, sucia, a veces incluso perversa. Scorsese, a sus 72, no niega ni nos niega el gozo del exceso y la fiesta, no es condescendiente ni regañón, manda al carajo la corrección política, mantiene aún el filo punzante y letal.

9.- AMOUR (2013) – Dir: Michael Haneke
Amour es la confrontación más directa que Haneke haya tenido con su público. Usando como escenario la enfermedad que te postra en la cama y te quita dignidad, es donde Haneke decide hablarnos del amor, destrozando todas las preconcepciones que el cine occidental nos ha machacado sobre el mismo. Por que es muy fácil hablar del amor juvenil, del amor cándido; pero no es tan fácil asumir las consecuencias del amor cuando la edad y la enfermedad golpean. Es ahí donde el amor encuentra su verdadera estatura.

8.- The Social Network (2010) – Dir: David Fincher
Una película que fue creciendo con la década. Fincher no estaba errado, Zuckerberg es efectivamente un cretino, un cretino con mucho dinero, mucho poder, inteligente pero desconectado de la realidad. En menos de 10 años, su juguetito no unió a la gente sino la dividió, y en el proceso mató la democracia de muchos países (México incluído). Fincher lo sabía y nos lo dijo. No supimos leer.

7.- ROMA (2018) – Dir: Alfonso Cuarón
Dependiendo de la trinchera donde se vea, ROMA es muchas cosas: una declaración de guerra (Netflix y las streaming wars), un despliegue técnico apabullante, una máquina del tiempo impresionante. Es una invitación a no olvidar, a pensar el futuro del país a partir de su pasado sin negar ni avergonzarse del “privilegio” de clase media.

6.- Once Upon a Time in Hollywood (2019) – Dir: Quentin Tarantino
Once… es una extraordinaria sobredosis de cine y definitivamente una de sus mejores películas. Tarantino no duda en tratar con saña a los asesinos de Sharon Tate, por ello le han llovido las críticas usuales. Hay que ver más allá del juego lúdico para comprender el objetivo superior de Tarantino: recordar, con nostalgia, un Hollywood que aún no perdía la inocencia.

5.- Parasite (2019) – Dir: Bong Joon-Ho
Parasite o el poder de la metáfora. Lo que inicia como una disfrutable pero sencilla comedia costumbrista inadvertidamente pasar al suspenso, al thriller, al terror, para terminar en un poderoso estudio sobre las relaciones entre ricos y pobres. Bong Joon Ho se ha convertido ya en uno de los directores más importantes de la década y seguro uno de los más influyentes en los años por venir.

4.- The Irishman (2019) – Dir: Martin Scorsese
The Irishman es la película más honesta, libre, apasionada y nostálgica de Scorsese. Una obra mayor. Un pretexto para ver juntos -muy probablemente por última vez- a los más grandes capos de la actuación en Hollywood: Joe Pesci, Harvey Keitel, Al Pacino y Robert De Niro. El legado de todos estos hombres que por años nos enseñaron qué es el CINE, así, con letras mayúsculas.

3.- The Phantom Thread (2018) – Dir: Paul Thomas Anderson
Amor, enfermedad, servidumbre, posesión y entrega. Phantom Thread puede entenderse como un ensayo sobre la compathía: el amor vuelto paraíso e infierno, hechizo mutuo donde el poder de un hombre sucumbirá ante el deseo posesivo de una mujer. El amor como una de las peores enfermedades, porque es justo de la cual no te quieres curar.

2.- Mad Max Fury Road (2015) – Dir: George Miller
¿El cine de acción puede ser cine de arte? La respuesta es sí, y la muestra es esta cinta. Alabada por propios y extraños, el mismísimo director de Parasite la define como una película perfecta que, en algún momento, le produjo lágrimas. No exagera. Mad Max es cine en su máxima expresión.

1.- La Grande Belleza (2013) – Dir: Paolo Sorrentino
Una reflexión sobre la belleza y el gozo, pero también sobre la masculinidad. En el debate entre la belleza de lo que existe (Roma) y de aquello que causa placer (la bacanal), Jep Gambardella (el personaje de la década, interpretado genialmente por Toni Servillo) romperá con el dilema sucumbiendo mediante una declaración honesta y optimista: todo, absolutamente todo, es un truco… incluyendo el cine -añade quien esto escribe- , que es sin duda el mejor de todos los trucos.

Compartir