Raúl García Araujo

A Héctor y a su familia les ha pasado de todo en Ecatepec. El crimen les ha robado la tranquilidad. Ellos son víctimas del delito en este municipio mexiquense gobernado por el morenista Fernando Vilchis, quién nomás no da una en materia de seguridad pública.

Del trabajo del gobernador Alfredo del Mazo ni hablamos. Él vive en la burbuja que le hace creer su vocero, Jorge Alberto Pérez: que en el Estado de México “todo está bien”.

Al mandatario estatal y su desempeño lo juzgan las encuestas que lo colocan como uno de los peores gobernadores del país. Así es, querido lector, Alfredo del Mazo ocupa el nada honroso lugar número 31 de 32 de los peor evaluados.

Según el último Ranking de Gobernadores de México, publicado por Consulta Mitofsky, solo el 16.5 por ciento de los mexiquenses avala el trabajo hecho por el gobernador a 27 meses de gestión. El tiempo y la historia le cobrarán factura.

Las cosas en Ecatepec son de pesadilla en materia de seguridad pública. En Corto tiene en su poder varias carpetas de investigación sobre hechos violentos, ocurridos en los últimos 20 días de este 2020.

Las historias son de terror. Van desde asaltos con violencia, en el transporte público, a transeúnte, a comercios y a casa habitación, así como la desaparición de jóvenes, secuestros y extorsiones a negocios.

El director de Comunicación Social del municipio, Gabriel Salazar, asegura que las cosas están cambiando y que el alcalde Fernando Vilchis se levanta muy temprano, todos los días, para encabezar los operativos contra la delincuencia.

Sin embargo, el diario A Fondo, del cual Salazar es fundador y dueño, documenta todos los días los hechos de violencia que ocurren en esta localidad gobernada por su jefe. Seguramente, será muy difícil para Gabriel Salazar ser juez y parte, ¿no lo cree?

A Isabel le robaron a su hija, por cierto, menor de edad. Ella recibió de los captores fotos de la pequeña, a quien tenían drogada. Imágenes, de verdad, de angustia. En Corto cuenta con éstas gráficas, pero, por respeto a la familia no las haré públicas.

Héctor narra un sinfín de historias. Dice que la propia policía sabe dónde se juntan todos los ladrones y no hace nada para detenerlos: “Lloramos sangre en Ecatepec ante la indiferencia de las autoridades por el avance del crimen que mata a nuestra gente”.

Los datos oficiales no mienten, y este municipio sigue dentro de los más violentos del país. De acuerdo con la última Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana del INEGI, dada a conocer la semana pasada, Ecatepec ocupa el tercer lugar a nivel nacional como una de las ciudades donde sus habitantes se sienten más inseguros.

El vocero del municipio dice, aunque no lo crea, que tiene otros datos. Y añade que las diversas encuestas, publicadas por el INEGI, solo son de percepción.

Digamos que así es, pero cómo explica el vocero que el pasado fin de semana, dentro de las oficinas del juez conciliador de esta localidad, se murió un padre de familia que había sido detenido por policías municipales, los cuales tienen la responsabilidad de cuidar a la ciudadanía. El hombre murió en manos de la autoridad municipal. Los familiares de la víctima se inconformaron y protestaron. Las autoridades locales cedieron y anunciaron una investigación. ¿Esto es percepción?

¿Y qué opinan las autoridades sobre los balazos que recibieron, hace unos días, dos hermanos cuando estaban trabajando en una tortillería? Uno de ellos murió. ¿También esto es un asunto de percepción?

Y qué dirán sobre el cuerpo sin vida de una mujer encontrado en llamas por vecinos de la colonia Sagitario. ¿La pérdida de una vida es un asunto de percepción?

Lo que tienen que hacer, en lugar de estar culpando a otros de sus fracasos, es ponerse a trabajar y dar resultados a los ciudadanos que a diario salen de sus casas con la angustia de que quizá no volverán por ser víctimas de la delincuencia.

En Cortito: Nos cuentan que para acabar con actos de corrupción y obtener mejores resultados en materia de seguridad pública, el jefe General de la Policía de Investigación de la Fiscalía capitalina, Francisco Almazán Barocio, inició la rotación del personal de las Coordinaciones Territoriales de las 16 alcaldías de la Ciudad de México. Nos dicen que se está haciendo un análisis y revisión de los perfiles de comandantes y policías de investigación para tener a los mejores efectivos en zonas estratégicas de la capital del país con el fin de detener el avance del crimen y dar un cambio de imagen en la ciudadanía.

Compartir