Compartir

Juan Carlos Rodríguez y Jonathan Nácar

La Secretaría de la Función Pública (SFP) en tiempos de la Cuarta Transformación investiga sin distingo a todos los servidores públicos, pero también se erigirá como la defensora de aquellos funcionarios que sean acusados injustamente, así lo asegura su titular, Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, quien quisiera ser recordada como alguien que puso todo su empeño para sembrar la semilla de una nueva ética pública. 

Convencida de que el gobierno federal impone a todos los funcionarios que caminan junto al presidente López Obrador que se autoexijan los mayores estándares de honestidad y transparencia, Sandoval sostiene que su llegada a la dependencia implica terminar con la impunidad en investigaciones que estaban perfectamente intocadas, y determinar las sanciones que, asegura, no se hicieron en el pasado. 

Pues, aunque reconoce su encomienda como órgano fiscalizador del poder Ejecutivo, la titular de la SFP sostuvo que es una mentira que la dependencia se esté avocando más a casos anteriores que del actual gobierno, y aseguró que, hay indagatorias a funcionarios actuales de los más altos rangos. 

Ha señalado que lo hecho antes del actual gobierno fue una simulación en cuanto al combate a la corrupción ¿Cómo va caminando la dependencia que encabeza, qué avances tiene? 

—Son datos muy buenos los que podemos reportar, hemos avanzado en una reestructuración que nos ha generado ahorros de más de 10 mil millones de pesos en servicios personales en toda la administración pública federal, y estamos avanzando en esta lógica de tener un gobierno más eficaz y menos pesado. 

“Como dice el Presidente, que ese gran paquidermo del gobierno que costaba mucho trabajo mover, está transformado desde la función pública; nosotros redujimos de tres a dos el número de subsecretarías, eliminamos la oficialía mayor, en nuestra propia secretaría quitamos las plazas de alto mando y dejamos simplemente las necesarias”.

¿Tendría algún ejemplo del combate a la corrupción estructural en el último año? 

—Creo que lo más central es todo el tema de Pemex. Empezamos a tomar  cartas en el asunto en todo el asunto de Fertinal, de Agronitrogenados, investigaciones muy importantes y con ello avanzamos directamente, por ejemplo, en la inhabilitación del exdirector de Pemex. Pero no sólo lo inhabilitamos por 10 años sino también impusimos una multa resarcitoria muy importante por el caso vinculado con el exidirector general de Pemex. 

“En el tema de Pemex mismo, se inhabilitó por 10 años y se sancionó con otra multa de 4 mil millones de pesos a un alto funcionario que tenía que ver con el corporativo de Alianzas y Negocios de Pemex; de forma muy simbólica tomamos cartas en el asunto respecto al exdirector general de PMI que es otra filial que estuvo vinculada a grandes temas de corrupción estructural en el pasado”.

¿Estos casos habrían partido de investigaciones previas o son derivado de elementos que hicieron a su llegada? 

—No, obviamente retomamos cosas que estaban abiertas, pero que estaban perfectamente intocadas. Es decir, son expedientes que como muchos otros se abrieron, pero que se abrían para dormir el sueño de los justos y lo que hicimos fue retomarlos y cerrarlos en tiempos extremadamente récord, es decir batimos récord de atención al combate a la impunidad. 

“Son defraudaciones como las que menciono que ocurrieron en el sexenio anterior, en el régimen anterior. Pero la investigación y, sobre todo, la asignación de la sanción administrativa, de la inhabilitación y de las multas resarcitorias, de los llamados procedimientos de responsabilidades se deben enteramente a nuestra llegada a la Función Pública. 

Una de las investigaciones más recientes de la SFP es la que tiene que ver con Manuel Bartlett. ¿Cómo va esta pesquisa y existe la determinación de llegar hasta el fondo? 

—Pues evidentemente que hay convicción, hay entrega, hay resultados, los números tanto de las denuncias que recibimos, las investigaciones que realizamos, como los procedimientos administrativos y las sanciones que ya asignamos hablan de que en todas nuestras investigaciones tenemos mucha responsabilidad. 

“Y evidentemente esta investigación es muy llamativa, es muy sonora, pero se inscribe en una lógica que ha estado muy presente desde el primer día de nuestra llegada que es hacer las investigaciones sin distingo de quién se trate. 

“Entonces a todos los funcionarios públicos, a todos los servidores públicos los vamos a revisar, a monitorear, a apoyar en la media de las posibilidades. Porque eso también es una cosa muy importante de esta Función Pública, ahora tenemos también la facultad y la obligación de ofrecer la defensa necesaria para cuando haya procedimientos administrativos injustos en contra de los servidores públicos. 

Hemos visto su activismo en las redes sociales y notamos que, más que cualquier otro integrante del gabinete, es usted quien está encarando las críticas y los cuestionamientos al gobierno. ¿Usted se considera como una guardia de la Cuarta Transformación?

—No, en lo absoluto, yo creo que soy, digamos, una mujer que está convencida de la Cuarta Transformación, pero estoy segura de que todas las otras mujeres del gabinete y del gobierno, y evidentemente todos los otros colegas, compañeros de gabinete, y personas cercanas al presidente López Obrador lo apoyamos de la misma forma. 

¿Coincide con la idea del Presidente de que para ser un buen servidor público se requiere 99% de honestidad y 1% de capacidad?

—Pues yo creo que van de la mano y efectivamente lo más importante siempre es la convicción, la honestidad y la entrega, el patriotismo de todos los mexicanos. 

¿Más que la capacidad? 

—Que La capacidad para robar o la capacidad para engañar o la capacidad para simular, sí; más que para eso, sí. La honestidad es más importante.

¿Cómo le gustaría ser recordada al ser la primera titular de la Función Pública en la Cuarta Transformación?

—Como alguien que puso todo su empeño en sembrar la semilla de una nueva ética pública, donde se combata corrupción con mejores auditorías, auditorías de cumplimiento, de metas, de objetivos. Una Función Pública donde sí se asignen responsabilidades, es decir, que se combate a la impunidad. Y una Función Pública que profesionalice la actividad del gobierno, de este gran sistema que es la entrega a lo público, la función pública desde una lógica de no discriminar. Eso sí es muy importante, yo creo que eso sí sería un gran logro personal, que su servidora haya contribuido a la no discriminación.

A nueve meses de que empezó el gobierno, ¿tiene evidencia de si es cierta la teoría de que cuando el presidente de la República es honesto, el resto de los funcionarios también lo son?

—Yo creo en el ejemplo, y yo creo que el formar equipos con gente patriota, entregada y con convicción es muy importante. Yo sí creo en el liderazgo estratégico. Aquí en la Función Pública estamos poniendo nuestro granito de arena, estamos exigiéndonos a nosotros mismos en la austeridad, en la democratización de las tecnologías, en el combate a la corrupción y exigiéndonos en este principio de la no discriminación de ningún tipo. 

Jonathan Nácar y Juan Carlos Rodríguez
redaccion@ejecentral.com.mx

Compartir