Foto: Adolfo Vladimir/Cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

Con el gobierno del virtual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, habrá desilusión y nada cambiará, afirma en una carta el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

El EZLN declaró que no se sumará al proyecto de la «cuarta transformación» de López Obrador, pues “podrán cambiar el capataz, los mayordomos y caporales, pero el finquero sigue siendo el mismo” señalaron.

El comunicado emitido por la organización político-militar y firmado por los Subcomandantes Galeano (antes Subcomandante Marcos) y Moisés, compara la llegada de un nuevo gobierno con un partido de futbol.

«Para llegar a la grandiosa edificación, usted ha tenido que sortear escombros, cadáveres, suciedad.» dice la carta, a propósito del cierre de campaña, del entonces candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, en el Estadio Azteca.

“Usted no sabe mucho de arquitectura, pero le molesta esa insistencia casi obscena en una escenografía que no coincide con la realidad. Colores y sonidos proclamando el fin de una era y el paso al mañana soñado, la tierra prometida, el reposo que ya ni la muerte promete”, señala el comunicado.

Como en la religión, la política y los deportes, hay especialistas, subraya el texto difundido el 5 de julio.

Y usted no sabe mucho de nada. Le marean los inciensos, salmos y alabanzas que pueblan esos mundos. Usted no se siente capaz de describir el edificio, porque usted anda otros mundos, sus largos y tediosos caminos transcurren en lo que, desde los soberbios palcos del gran estadio, se podría llamar “el subsuelo”.

En este contexto, escribe Galeano, ahora le informan a usted ruidos e imágenes, el partido ha finalizado. La gran final tan esperada y temida, concluyó y el equipo vencedor recibe, con falsa modestia, los clamores de los espectadores.

“Usted trata, sin conseguirlo, de hacer suyo el entusiasmo que inunda las tribunas, los palcos, y parece llegar hasta el punto más alto de la construcción donde, lo que se adivina es una lujosa habitación, refleja en sus vidrios polarizados las luces, los gritos y las imágenes”, agrega.

Es al final de su carta, en la postdata, donde Galeano remata: “No, nosotras, nosotros, zapatistas, NO nos sumamos a la campaña ‘por el bien de todos, primero los huesos’. Podrán cambiar el capataz, los mayordomos y caporales, pero el finquero sigue siendo el mismo. Ergo”. (con información de Proceso) NR

Compartir