Compartir

Jorge Díaz Elizondo

Pasadas las elecciones, mayoría en el Congreso y anuncios al por mayor de quienes quieren ser presidentes en 2018, deben ser aprovechados por el presidente Enrique Peña Nieto para definir la segunda mitad de su mandato.

En otros sexenios, el rencor, el desánimo, la incapacidad o la falta de representación en las Cámaras, provocó que los presidentes se resignaran o se limitaran a hacer negocios propios y administrar su imagen. Pero hoy es diferente.

Si bien Peña Nieto fue muy golpeado durante los últimos 18 meses y su popularidad y credibilidad se fueron a los suelos, hoy su autoridad no está muerta, muchos actores estarán entretenidos en la sucesión y San Lázaro casi está a su disposición.

Por tanto y si quiere pasar a la historia, debe dejar los rencores a un lado y lanzarse por los cambios que México necesita para dar el salto del atraso al progreso, lo que supuestamente el soñó e impulsó con las reformas de la primera parte de su gestión.

Todo depende de él; es más, me atrevería a decir que basado en las experiencias de los ex presidentes más recientes y el comportamiento electoral en estas intermedias, no debería preocuparse tanto en nombrar un sucesor y dejar que los nuevos tiempos definan a los aspirantes. Con una ciudadanía más participativa, madura y convencida de que su voto cuenta, poco puede hacerse para influir en el desenlace final de las elecciones de 2018 y por más que quiera dejar alguien a modo en su lugar, las traiciones llegarán desde el primer minuto en que deje de ser presidente.

Entonces su principal preocupación debería ser el entregar los mejores resultados que presidente alguno haya sido capaz, dejar la casa limpia y en orden para sentar las bases de prosperidad y bienestar que tanto urgen. Si su gran problema es la corrupción que rodea a su persona, entonces que decididamente emprenda acciones para acabar con ella y que nadie más caiga en la tentación. Eso se agradecerá por generaciones.

Insisto, depende de él si quiere dar la impresión que este sexenio ya terminó como en otras ocasiones les pasó a desangelados presidentes o si lanza fuerte el mensaje que lo mejor está por comenzar. Sin presiones (o no tantas), con los principales actores ocupados en sus aspiraciones personales y con mayoría en el Congreso se antoja verlo valiente ¿tendrá la voluntad?

email: jorgediaz@live.co.uk

Twitter: @adejorge

Facebook: http://www.facebook.com/JorgeDiazElizondo

Google+:  http://gplus.to/JorgeDiazElizondo

Sitio web: http://goo.gl/KSWHW

Compartir