Laura Borbolla

En entregas pasadas, en el marco de la creación de la Guardia Nacional, referí que existen niveles en la Seguridad, la más alta es la conocida como Seguridad Nacional, y está abarca varios temas.

La Seguridad Nacional tiene que ver con elementos fundamentales del Estado, como lo son su población, territorio y estabilidad institucional, por ello los recursos naturales, energía, ciber-seguridad y migración se deben atender como una prioridad.

La migración es un fenómeno humano milenario, ello explica que la civilización tenga vestigios de restos fósiles de personas en Asia muy parecidas a las del norte de América, al Oriente de África y el sur de Europa; es decir, los flujos de las personas y la migración del ser humano, obedece a un sin número de causas, incluso la biblia tiene un libro que sólo explica este fenómeno “Éxodo” la migración del pueblo Judío.

En días pasados, México y Estados Unidos estuvieron en una “negociación” de naturaleza económica y comercial; derivada de un éxodo de centroamericanos que buscan ingresar a Estados Unidos, las causas pueden ser muchas; el problema para México es que justo esta entre el lugar origen y el de destino; como el jamón del sándwich; normalmente somos un país de tránsito; sin embargo, quizá a partir de lo negociado, nos convirtamos en país destino temporal.

La migración para Estados Unidos, es un fenómeno de origen, sin embargo, al parecer nuestros vecinos del norte lo olvidan o pretenden hacer una decantación y filtrado de quién ingresa, cuándo, cómo, por qué y para qué. Esas preguntas, deben ser compartidas por la región.

Sin duda, la delegación mexicana que acudió a la negociación política, lo hizo bien, el resultado es que no tendremos una sanción económica como la que los Estados Unidos pretendía imponer; haciendo un chilaquil entre los temas, ya que mezclar lo económico con lo migratorio, nos llevó al terreno de negociación con las reglas de los Estados Unidos, difícilmente las cambiemos.

El reto mexicano en tema de migración, es cómo vamos a atender este problema que es de Seguridad Nacional, tenemos la necesidad y obligación de saber, quién ingresa, cuándo, cómo, por qué y para qué. Una posible solución es atender el tema desde un punto de vista estratégico de Seguridad, sin embargo, hay que tener mucho cuidado con el manejo de los procesos institucionales, apegados a estándares internacionales de derechos humanos y los relativos a una posible crisis humanitaria.

Es importante, que además de enviar a la frontera sur de México a seis mil guardias nacionales, agentes migratorios y todo tipo de autoridad, busquemos que la porosidad de la frontera sur y que ha generado tanto reclamo, por parte de nuestros socios comerciales del norte. Tenga la capacidad de procesar los requerimientos de los flujos migratorios, implementando tecnología, fichaje biométrico, programas de trabajo temporal previo visado y registro para ese efecto, etc. También es importante, utilizar mecanismos de contención, de tal suerte que se haga cumplir la ley y se respete a la autoridad, no podemos permitir ni tolerar, faltas ni por nacionales ni extranjeros; esos son los retos importantes de forma que hacen fondo.

Compartir