Laura Borbolla

La semana pasada, elementos de la Policía Federal se manifestaron en el Centro de Mando de Iztapalapa, conocido como “CONTEL”, y en algunos otros puntos de la Ciudad de México, la causa esencial, es que, se inició con la transferencia de los elementos que integran las divisiones de Gendarmería y Fuerzas Federales a la Guardia Nacional. Las causas son: cambios de condiciones de trabajo (sueldo, bonos de riesgo, viáticos, cambio de adscripción territorial, desconocimiento de la antigüedad, etc.)

Si comparamos a la Policía Federal con un adulto joven, ya que, tiene casi 20 años de vida, su historia sería: que nació, creció, fue irresponsable se accidentó y se murió. 

Un adulto joven de 20 años en promedio, aun y cuando ya tiene la mayoría de edad para votar, ser votado, ingerir bebidas alcohólicas y comprar tabaco, probablemente con aspiraciones a independizarse; siga viviendo con sus padres ya que, sí quiere salir delante de forma normal y en general, debe estudiar de preferencia una carrera técnica o profesional, tener varias competencias que le permitan destacar en lo laboral. 

En el caso de la Policía Federal, su papá el gobierno, decidió que tendría origen militar, después que mejor se reforzaría lo civil, que sería de élite, después que sería mejor un brazo armado; pero dependiente de la política interior y ahora que es mejor que ya no se llame Policía Federal, sino Guardia Nacional.

En entregas pasadas, hice el apunte de que; por Ley y Reglamento de la Guardia Nacional, esta nueva corporación deberá de integrar a todas las divisiones de la Policía Federal en un máximo de dieciocho meses, que era necesario establecer las reglas del juego, de forma abierta, clara y anticipada, para que la transición que está ocurriendo en el Sistema de Seguridad y Justicia, sea más disfrutable o menos dramática, ya que eso no ocurrió antes, ahora, se busca dialogar en mesas que fueron instaladas para ese fin. 

Sin duda, entre más desorganizados estén en la fusión, migración, liquidación y transformación a la Guardia Nacional, los únicos que ganan son los delincuentes y el resto pierde; como en la pirinola “todos ponen”. Lo importante y básico es que se piense en que tratemos a cada individuo como me gustaría que me trataran a mí. Si hay opciones de cambio, es importante ser claros en los procesos, quién se puede ir, a dónde, con cuanto en el bolsillo y por qué conceptos, antigüedad, seguridad social, domicilios de adscripción, etc.

Es incontrovertible, que en 20 años, se perdió mucho tiempo y dinero,  ninguno de los dos recursos son renovables, para los efectos políticos y de seguridad, también es cierto, que la joven adulta Policía Federal, aún necesitaba de su papá gobierno; para poder generar competencias y madurez; pero los padres adoptivos de esta Policía Federal, cambian cada seis años, entonces con sus vicios políticos de no querer dar continuidad en los proyectos de formación, del pasado, como una acción de agenda de estado, perdieron de vista que las condiciones que tiene el país son producto de esos vicios y de malas decisiones pasadas.

Ahora, hay que replantear la solución al problema de seguridad, y se decidió por la Guardia Nacional, eso va a ocurrir sí o sí, por ser un adulto joven de 20 años, no cuenta con un pie veterano civil con experiencia en el mando de más de ese tiempo y que la única instancia que cuenta con esos perfiles es la de las fuerzas armadas, también sólo la Policía Naval y Militar, pueden contar con más de 50 mil elementos ya que cuando la política decidió en seguridad en el pasado se optó por el crecimiento de la  Policía Militar en casi 35 mil elementos.

También es incontrovertible que no hay autoridad de la Policía Federal con 20 años de experiencia en el mando, pues no tiene esa antigüedad, y se requieren 1000 mandos para el despliegue de la Guardia Nacional para cubrir todo el territorio, entonces sólo existen experiencias de mando con esas condiciones en el ámbito castrense ya que al salir del heroico colegio militar, ya son subtenientes es el primer escalón de mando y al paso de 20 años y el proceso de ascenso se puede llegar a ser “Teniente Coronel” y/o “Coronel”. 

La Policía Federal, no cuenta con un proceso similar, ni con la antigüedad de existencia, como para que tengan esa cantidad y nivel de acuerdo a la Ley de la Guardia Nacional y su Reglamento. Lo cierto es que, no hay tiempo, para esperar a que eso ocurra, y se generen esos mandos con experiencia de 20 años, ese ya se perdió por decisiones políticas del pasado y son el reto de seguridad para el futuro.

Tengo un profundo respeto por personal que integra las Fuerzas Armadas y la Policía Federal, deseo que pronto se puedan aceptar los militares en retiro sólo como Guardias Nacionales, dejando a un lado los grados militares y que los policías federales sean integrados y justispreciados como la policía de élite capacitada con estándares internacionales, que este país por 20 años formó, e invirtió y no muera en vano, y surja un adecuado nacimiento de la Guardia Nacional. Esas son cosas de forma que hacen fondo.

Compartir