Laura Borbolla

La semana pasada, tuvimos cuenta de varios eventos lamentables con pérdidas de vidas humanas cuyo común denominador fue el discurso de odio, un discurso que divide a una nación entre nacionales de primera y segunda, por su color de piel y origen étnico. El discurso que varios mandatarios como Trump y otros a lo largo de la historia de la humanidad, han dejado huella. El fin de semana pasado hubo varios tiroteos de ciudadanos americanos en contra de varias personas de origen mexicano.

Resulta lamentable, darse cuenta que en pleno siglo XXI, existe presencia de personas que albergan palabras de odio y otras que ejecutan acciones producto de un discurso de este origen, en la historia de la humanidad, hay sobradamente ejemplos de eventos que han tenido pésimos desenlaces, producto de mensajes de odio y  discriminación de tipo, étnico, racial y religioso, por citar algunos tipos. Entre ellos podemos dar cuenta de lo ocurrido en Rwanda en África, el Holocausto, empezó con un discurso antisemita, esto genera un análisis puntual de cada discurso, con palabras que significan tanto en lo gramatical como en el sentimiento odio entre personas.

México anunció iniciar una investigación histórica, aplicando el artículo cuarto del código penal federal, en general puede explicarse como la herramienta que permite investigar delitos cometidos en contra de mexicanos en el extranjero, en mi experiencia, nada de eso prosperará en México, quizá más servía una nota diplomática, haciendo un extrañamiento con la exigencia que de fondo perjudica tanto a los mexicanos en Estados Unidos como en México, esto tiene que ver, con la venta de armas de cualquier tipo en aquel país  y el trasiego de armas al nuestro, vinculado con las violencias que la delincuencia organizada propicia como fenómeno transnacional que es.

Los esfuerzos que México hace para cambiar las circunstancias, van desde modificar el andamiaje institucional, muestra de ello es la creación de la Fiscalía General de la República, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, la Guardia Nacional, esto aunado al fortalecimiento del Sistema de Seguridad y Justicia, es el cumplimiento de compromisos internacionales en el marco de los organismos multilaterales y de derechos humanos.

En días pasados México, compareció ante el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial (CERD por sus siglas en inglés), en el marco del 99 periodo de sesiones para la sustentación de informes de los estados parte que han suscrito la convención en la materia.  Parte de lo evaluado tiene que ver con las acciones que México, ha implementado para que en este país no tenga presencia de fenómenos vinculados con un discurso de odio. Las palabras, sí importan y su significado más, así lo hizo ver y saber la Subsecretaria Delgado, quien fue felicitada por la excelente sustentación y por encabezar la delegación de México.

De forma y fondo, todos tenemos que trabajar en disminuir las brechas de desigualdad entre el norte y el sur y el discurso de Chairos y Fifís no ayuda, para resolver los problemas internos, la búsqueda de igualdad para evitar discriminar a indígenas y afromexicanos debe ser congruente con lo que presentamos satisfactoriamente ante el CERD; quizá valga la pena empezar por tipificar como delito la discriminación y el discurso de odio,  implica fortalecer el marco constitucional e institucional, las grandes fortalezas de México puedes debilitarse, si nuestro discurso no es congruente con los hechos.

Compartir