Laura Borbolla

Seguramente todos recordarán, que cuando éramos niños nuestros papás nos enseñaron algunos juegos, entre ellos serpientes y escalera, la matatena, la rayuela, las canicas, el memorama, el avión, el balero, el yoyo, el trompo y la pirinola de los que ahora recuerdo.

Cada juego tiene su peculiaridad, lo importante primero es que te explicaran, de qué se trataba y cuáles eran las reglas para disfrutarlo y obvio intentar ganarlo, algunos necesitaban agilidades individuales, otros eran de retos y algunos eran en equipo.

Hace unos días, me hicieron llegar vía WhatsApp, audios y videos ilegales, ya que se obtuvieron sin permiso de quien está explicando cómo se estará dando la transición a la Guardia Nacional por parte de la Policía Federal y por otro lado me hicieron llegar unos oficios que se han emitido al interior de la Fiscalía General de la República, de cómo una Unidad tardará cinco días en emitir una opinión que no es vinculante; pero que sí no se agota esa instancia el Ministerio Público puede incurrir en una responsabilidad. Y la reflexión a la que llegué es que la transición de estas dos instituciones la de la Procuraduría General de la República y la de la Policía Federal, necesitaban ser vistas como cuando jugábamos pirinola.

Parecerá que no es cierto; pero jugar pirinola tiene algunos preparativos los jugadores fijan el valor de una apuesta y arman el pozo inicial colocando una apuesta cada uno. En el caso de la Guardia Nacional, tendrá para 2019 un total de 82,747 elementos, los jugadores son Policía Militar (32,888) Policía Naval (2,788) y Policía Federal (17,995) además de buscar 21,170 de nuevo ingreso y 7,906 voluntarios, Según la presentación de la Guardia Nacional que circula en las redes; suponiendo sin conceder, es una cifra viable y aceptable; en la pirinola, se determina quién va a ser el primer jugador, la Ley de la Guardia Nacional, es muy clara, el mando es civil es decir, el Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana y el mando operativo inicial debe ser Militar, ya que nadie más cumple los requisitos (20 años de experiencia en mando), sin embargo, el semillero de la propia Guardia Nacional, si lo vemos como un proyecto de largo alcance en 20 años será propio de la Guardia Nacional.

El juego de la pirinola, comienza cuando el primer jugador hace girar la pirinola con la mano, que es una especie de peonza (trompo con seis caras planas), en cada una de las cuales hay escrita una leyenda. Cuando la pirinola deja de girar, el jugador en turno hace lo que dice la leyenda de la cara que haya quedado boca arriba; ésta, generalmente, ordena al jugador que tome o que deje cierta cantidad de fichas de la pila inicial.

Las reglas de la pirinola, es que si en cada una de sus seis caras llevaba escrita una leyenda simple: Toma uno, Toma dos, Toma todo, Pon uno, Pon dos y Todos ponen.

Así igual va a ocurrir con la transición de la Policía Federal a la Guardia Nacional, las siete divisiones que componen la misma, en un plazo de dieciocho meses deberán de ser integradas a la Guardia Nacional y las reglas para hacerlo es conforme les vaya tocando en turno.

No obstante en el audio y video filtrado; en este momento, se establecen varios requisitos, los impuestos por la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) es que nadie debe estar pasado en su masa corporal; bingo no más policías “gordos y poco sanos”.

Se tienen máximo dos oportunidades para acreditar ante la SEDENA que pueden migrar a la Guardia Nacional, sin embargo, también se puede de momento, transitar al Servicio de Protección Federal; que para pronta referencia podría ser considerada como la Policía Industrial Bancaria Federal, cuyos servicios pueden ser la guardia y custodia de instalaciones o de personas y por último para un millar de elementos aproximadamente, una comisión de seis meses inicialmente al Instituto Nacional de Migración, a fin de ser parte de los agentes que podrán atender los temas en las fronteras sur y norte de México. El reto para los Policías Militares y Navales es que en los mismos dieciocho meses, deberán acreditar los exámenes de Control de Confianza del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Nada de esto está mal, ya que se ha establecido que se les respetaran sus derechos laborales, quizá el problema es la forma, pues pareciera que se les olvidó hacer los preparativos (carteles, correos electrónicos, reuniones por coordinación estatal, etc.), todo se tiene que hacer para antier, y se les pide que las decisiones se tomen en un día. Es decir, cada elemento de la Policía Federal, debe decidir, temas laborales que son cambios dramáticos para ellos y su familia.   

Decidir si estás hoy en la Ciudad de México y seis meses te cambias a Tapachula, Chiapas o a Tijuana, es como si en el juego de la pirinola te tocara la cara que dice “Pon 2”, o si el jugador en turno es el mando es como si le tocara la cara que dice “Toma 2”. En el juego, en caso de que la cantidad a tomar sea todo, el montón se vuelve a formar como al inicio del juego. Y eso ocurrirá durante los siguientes dieciocho meses, ya que en 2019 la SEDENA buscará ingresar a 14,430 elementos a la Guardia Nacional y en 2020 otros 14,400 elementos nuevos; para tener un total aproximado de 111, 577.

La Pirinola se juega solo o con otras personas, y se pueden realizar apuestas, en el que un grupo de jugadores comienza con la misma cantidad de cierto bien contable, que pueden ser monedas del mismo valor o fichas y utilizando la pirinola con el objeto de ver quién se queda con la mayor cantidad de aquél. Si una persona gira la pirinola dos veces tiene que dejar todas las fichas al centro.

Sin duda, en las transiciones que están ocurriendo en el Sistema de Seguridad y Justicia “Todos Ponen”, sin embargo el establecer las reglas del juego, de forma abierta, clara y anticipada, genera que eso sea más disfrutable o menos dramático, tratar al personal como un número; puede traer pleitos legales innecesarios, confusión, inestabilidad y poco espíritu de cuerpo que es la base de una corporación policiaca; esas son cosas de forma que hacen fondo.

Compartir