FOTO: ADOLFO VLADIMIR /CUARTOSCURO

Compartir

Redacción ejecentral

El  Consejo General  del  Instituto  Nacional Electoral (INE)  avaló  sanciones  a  candidatos  y  partidos  políticos  que  participaron  en  el proceso  electoral  por  872.6  millones  de  pesos,  por  irregularidades  en  la fiscalización de ingresos y gastos de campaña.

En sesión extraordinaria, que se extendió durante más de doce horas, se discutieron y aprobaron en lo general, con nueve votos a favor y dos en contra, los dictámenes de 17 mil 699 candidatos de todos los niveles. Y con ello se dio por conluída la fiscalización de la elección.

El dinero involucrado en las campañas, de ingresos y gastos, fue de 10 mil 500 millones de pesos, y las sanciones representan aproximadamente 8% de esos recursos.

Los dictámenes se remiten al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), con el fin de que después de revisarlos y avalarlos, se califique y valide la elección federal, y el miércoles, como se tiene previsto, se entregue la constancia de presidente electo a Andrés Manuel López Obrador.

El partido con la sanción más alta es el PRI con 21.3% del total, como había adelantado el consejero Ciro Murayama.

El Consejo General votó las sanciones de la siguiente manera:

89 millones de pesos al Partido Acción Nacional (PAN); 186 millones al Partido Revolucionario Institucional (PRI); 66.9 millones al Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Además, 107 millones al Partido Verde Ecologista de México (PVEM); 100 millones al Partido del Trabajo (PT); 36.7 millones a Movimiento Ciudadano (MC); 28.4 millones a Nueva Alianza (Panal); 139.5 millones a Morena; 74.4 millones a Encuentro Social (PES) y 44.2 millones a partidos locales.

La consejera Pamela San Martín argumentó que reducir las sanciones es incentivar a los partidos para que no rindan cuentas y evidenció que de mantener los criterios aplicados no sólo en comicios pasados, sino también durante las precampañas, se tendrían multas por alrededor de 2 mil millones de pesos.

Estamos creando incentivos para el incumplimiento para la rendición de cuentas al futuro al disminuir estas sanciones estamos exigiendo menos a los partidos y candidatos a pesar de que ellos se financian con dinero de los mexicanos”, señaló.

El consejero presidente, Lorenzo Córdova Vianello, señaló que esta sesión es inédita, pues nunca antes en la historia electoral del país se habían resuelto tantas quejas en materia de fiscalización en una sola sesión. Además, lo es también a nivel mundial, porque en ningún sistema electoral del mundo existen reglas en materia de fiscalización a los partidos políticos como en México.

Al exponer el proyecto de los dictámenes propuestos para la fijación de multas por irregularidades, el consejero Ciro Murayama, presidente de la Comisión de Fiscalización, destacó que el propósito de la fiscalización es asegurar la legalidad en el uso del dinero en las campañas, así como disminuir el riesgo de que recursos ilegales o uso desproporcionado pueda lesionar la contienda. SC/EC

Compartir