Compartir

Tomás de la Rosa

tdelarosa@ejecentral.com.mx

México es la decimoquinta economía más grande del mundo y, a pesar de que mantiene un mal sistema recaudatorio, esta vez registró un máximo histórico en la recolecta de los “ingresos tributarios no petroleros”, con 3.27 billones de pesos (174 mil 798 millones de dólares).

Así, el primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador superó los cinco máximos históricos registrados en la administración de Enrique Peña Nieto y, de acuerdo con los registros históricos desde 1990, en el gobierno de Carlos Salinas de Gortari. Sin embargo, aún existe una pérdida muy grande para el fisco, porque se calcula que uno de cada cuatro pesos del PIB es generado por el sector informal, y ese dinero no ingresa al Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Sin embargo, esta mayor recolección tributaria también muestra que históricamente la población paga más impuestos que el crecimiento de la economía.

›Esta alza en la recaudación de impuestos se da en momentos que el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, aseguró a medios de comunicación que “de una forma u otra” los mexicanos pagarán más impuestos y por ello señaló que habrá una “discusión amplia” sobre una nueva reforma fiscal. 

La última reforma en materia tributaria fue la aprobada por el Congreso en octubre de 2013, en el gobierno de Peña Nieto. Entre lo más relevante fue un ISR progresivo para personas físicas con tasas de entre 31 a 35% para ingresos superiores a 500 mil pesos hasta tres millones de pesos. Se eliminó la deducción del 100% en la compra de activos en un solo ejercicio; se limitó a 10% del ingreso las deducciones personales y se homologó el IVA de 11 al 16% en la región fronteriza.

Ante un panorama de crecimiento por debajo del 2.5%, y que en 2020 espera un incremento del PIB de 1.0% y 1.6% para 2021, según la encuesta de expectativas económicas más reciente del Banco de México, empresarios urgen cambios al gobierno federal.

“Más allá de que se promueva el asistencialismo, es mejor que se promueva la inversión con incentivos fiscales para crear más empresas y empleo. Esa es la única forma que puede haber un mayor crecimiento (en el PIB), como lo hizo China muy bien por más de 20 años”, explicó el director de Investigación Aplicada de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef), del ITAM, Jorge Sánchez Tello.

200 por ciento más recaudó el SAT con Andrés Manuel López Obrador respecto del promedio con Carlos Salinas de Gortari.

El comentario del economista de Fundef se refieren al periodo donde inició la apertura económica del dragón asiático, de 1978 a 2009. En este último año, China desbancó por primera vez a Estados Unidos como el mayor receptor de Inversión Extranjera Directa (IED) en el mundo.

94º lugar es la posición que ocupa México a escala internacional por su nivel de recaudación de impuestos.

Mexicanos pagan más

De acuerdo a los reportes que comparó este periódico, el máximo histórico de 2019 de los ingresos tributarios no petroleros —integrados principalmente por el ISR, el IVA y el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS)—, se logró con un incremento de 0.91%, en términos reales (descontada la inflación), respecto de 2018 (último año del sexenio de Peña Nieto). Ese mayor ingreso se consiguió a pesar de que la economía mexicana entró en contracción desde abril del año pasado y cerró 2019 en números rojos.

Estos ingresos también son 17% superior al promedio anual contabilizado en el sexenio del sexenio pasado (2.7 billones de pesos) o más de 200% respecto al promedio de los últimos cinco años de gobierno de Carlos Salinas de Gortari. Las variaciones son reales y las cifras en pesos son al valor presente (al poder adquisitivo de diciembre de 2019).

A pesar de ese 200%, los ingresos tributarios no petroleros por habitante en 2019 fueron de 25 mil 979 pesos, lo que implicó que históricamente la población paga más impuestos que el crecimiento de la economía. A pesar de esto, datos del Banco Mundial muestran que México es una de las economías con menor recaudación en el mundo.

Es así que la tributación significó una tasa de crecimiento promedio anual de 2.7%, superior al 2.4% que creció el PIB en el periodo 1990-2019, de acuerdo con cálculos de ejecentral

Los ingresos tributarios no petroleros representan, en promedio (al menos en el sexenio de Peña Nieto), 53 pesos de cada 100 pesos recaudados por el sector público que además incluye ingresos petroleros; impuesto a las importaciones; impuesto por exploración y explotación de hidrocarburos. Así como ingresos de organismos bajo control presupuestario directo como el IMSS, ISSSTE, CFE, Capufe, entre otros rubros.

›Los números obtenidos por el gobierno de López Obrador no muestran qué parte de ese récord recaudatorio fue impulsado por las medidas anunciadas por la Secretaría de Hacienda (SHCP) que encabeza Arturo Herrera, o el SAT, que dirige ahora Raquel Buenrostro. ejecentral solicitó entrevistas con cada una de esas dependencias, incluso con el Centro de Estudios de Finanzas Públicas (CEFP) de la Cámara de Diputados, pero al cierre de esta edición no atendieron la petición.

“Si una secretaría tiene algo importante que comunicar, no se atreve a hacerlo de manera independiente para no opacar el mensaje del Presidente. Los secretarios son muy cautos y evitan que sus temas compitan con los del Presidente (…). Por estas razones, los secretarios han decidido informar lo menos posible o tienen equipos de comunicación social mermados  con poca capacidad de influir en sus jefes para promover sus temas”, explicó a ejecentral Antonio Ocaranza, exencargado de comunicación en las embajadas de México en Estados Unidos y Canadá; así como exdirector de información internacional de la Presidencia con Ernesto Zedillo y actual consultor de comunicación en la agencia PRoa StructurA.

El lugar 94

El mal sistema fiscal ha sido una crítica insistente de los últimos 15 años del llamado “club de los países ricos”, y no estuvo ausente en su último reporte de Estudios Económicos de mayo de 2019: “la recaudación fiscal (en México) es todavía menor que la de los países de la OCDE y de la  América Latina y el Caribe”.

Con un  PIB de alrededor de 1.25 billones de dólares, México es una decimoquinta mayor economía del mundo. Sin embargo, datos del Banco Mundial muestran que la recaudación tributaria del país ocupa el lugar 94 con 13% como proporción del PIB.

Regresar la deducción a prestaciones, menor tasa del ISR, exentar algunos impuestos a empresas nuevas. La inversión debe ser el motor de desarrollo, pero nos estamos quedando atrás”. Jorge Sánchez Tello, director de Investigación Aplicada de la Fundef.

De América Latina y el Caribe, nueve países tiene una recaudación como porcentaje de su PIB, mejor que México. Belice es el mejor colocado de la región, al ubicarse en la posición número 10, con un 26.3% de su PIB. Un dato relevante de ese país centroamericano, es que su población es similar a la que tiene la alcaldía Benito Juárez o la Venustiano Carranza, en la Ciudad de México.

Otros países con mejor recaudación que México son: Uruguay, El Salvador, Chile, Nicaragua, Colombia, Bahamas, Costa Rica y Perú.

Urge reactivar inversión

Según el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), el asesor económico del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), se “aprecian resultados favorables” de la situación de las finanzas públicas del país; sin embargo, advirtió que “necesario contar con una estrategia clara para proveer a las finanzas públicas de una salud no sólo transitoria sino permanente, que sea compatible con el crecimiento del país”.

›La propuesta de Sánchez del Fundef, también la tiene el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), organización que agrupa directivos financieros de las grandes empresas en el país. El pasado lunes 10 de febrero difundió la propuesta IMEF 2020: Recuperación de la inversión y el crecimiento económico con enfoque social, que entre sus 80 páginas sobresale la reducción del ISR corporativo de 30% a 23%, generalizar el IVA a 16%, excepto en los productos de una canasta básica.

Además de otros estímulos fiscales para promover la inversión, el IMEF planteó que es indispensable que el gobierno federal genere mayor certidumbre respecto al rumbo de las políticas públicas, preservar la estabilidad macroeconómica; respeto irrestricto al estado de derecho y el combate decidido a la inseguridad, la preservación del marco legal y la vigencia de los contratos.

Ese rumbo, se fundamenta, según el IMEF, porque “no hay combate a la desigualdad ni política pública social que sean sostenibles en el largo plazo sin crecimiento económico y sin la participación de todos los sectores de la sociedad trabajando de manera armónica y unidos a través de objetivos comunes”. 

Compartir