Simón Vargas

 “Es necesario hacer propósitos firmes […] Sería bueno proponernos abrazar más, gritar menos, perdonar más, odiar menos, orar más, juzgar menos, agradecer más, quejarnos menos, hacer más, hablar menos, escuchar más, comprender más y amar más”. 

Papa Francisco

Hoy inicia un año más, y es el momento para hacer un alto y rememorar tanto nuestras metas cumplidas como aquellas que no se realizaron, es el tiempo para hacer una pausa y reflexionar; mirar hacia atrás y evaluar el camino recorrido y la etapa presente en el destino al que se ha arribado.

2019 se convirtió en un año tempestuoso, caracterizado por acontecimientos políticos, naturales y sociales que marcarán un parteaguas en la población mundial, pero ¿Cuáles fueron estos eventos y cómo determinarán la historia? Uno de los movimientos sociales más presentes en el historial colectivo ha sido el establecido por las mujeres alrededor del mundo, desafortunadamente continúan siendo las primeras víctimas de violencia y en nuestro país de acuerdo al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, de enero a septiembre, 2,833 fueron asesinadas; a este dato habría que adicionar 2,586 casos de abuso sexual, 1,895 de violación y más de 9,000 mujeres desaparecidas. 

Gracias al trabajo de un colectivo denominado Las Tesis, radicado en Chile, el performance feminista “un violador en tu camino” le dio la vuelta al mundo; la canción, su coreografía e iconografía se convirtieron rápidamente en un himno que incluso se hizo viral en internet y que de forma lírica condena a aquellas personas que buscan expiar su culpa en la forma de vestir o de vivir de las mujeres, haciéndolas no sólo participes sino responsables de un acto tan vil como es la violación y el abuso sexual.

Sin duda las protestas sociales se convirtieron en noticias presentes durante casi todo el año, ya que durante 2019 se dieron alrededor de 25 manifestaciones que reconfiguraron el orden tanto en los países de origen como alrededor del mundo; algunas de las más importantes fueron los movimientos originados en Puerto Rico a raíz de la filtración pública de las conversaciones privadas entre el gobernador del país Ricardo Rosselló y sus colaboradores y ex colaboradores, en donde quedaron expuestos comentarios homofóbicos, discriminatorios e incluso de burla hacia las víctimas del huracán María que impactó en 2017; este levantamiento social dio como resultado la dimisión de Roselló el 24 de julio.

Así como en Puerto Rico decidieron oponerse a su gobierno, en Chile durante los meses de octubre, noviembre y diciembre se inició una serie de manifestaciones en contra del alza en la tarifa del sistema público de transporte de Santiago, y aunque ésta fue la causa inmediata, pronto se expusieron otras como: el alto costo de la vida, las bajas pensiones, los precios elevados de fármacos y tratamientos de salud, un rechazo generalizado a sectores importantes de la clase política y el descrédito institucional acumulado durante los últimos años, incluyendo a la propia Constitución de ese país.

Por otro lado, también tuvimos la denominada Revolución de las Pititas en Bolivia, iniciada poco después de darse a conocer los resultados electorales que situaban al Presidente Evo Morales cerca de ganar la reelección en la primera vuelta; lo realmente sorprendente de este movimiento fue que en un acto atípico el General de las Fuerzas Armadas Williams Kaliman, le sugirió al aún presidente renunciar, lo que orilló a Morales Ayma a salir del país.

Al igual que en otras naciones de Latinoamérica se dieron movimientos sociales en Argelia, Cataluña, India, Hong Kong, el Líbano y Zimbabue por mencionar algunas, lo que nos recordó que el poder social continúa de lado del pueblo.

Finalmente, este año nos recordó con más fuerza que nunca que no podemos dejar de escuchar a la naturaleza; 2019 se convirtió en el escenario donde los desastres naturales ocasionaron serias afectaciones como el huracán Dorián que pasó por Bahamas, las inundaciones en Filipinas, el sismo de 8.0 de magnitud en la escala de Richter que sacudió a Perú, la ola de calor en Europa o las sequías en África nos hicieron recordar que si no actuamos de inmediato nuestro hogar: la tierra, corre grave peligro; pero, además una joven de 16 años llamada Greta Thunberg comenzó las llamadas huelgas escolares y se enfrentó a líderes mundiales con un potente discurso donde los instaba a temer: “No quiero que tengan esperanza, quiero que entren en pánico. Quiero que sientan el miedo que yo siento todos los días y luego quiero que actúen.»

2019 cerró siendo un año difícil y confuso, marcó un antes y después en el quehacer político que nos deja espacio a la reflexión y a la apuesta por posturas enfocadas en la ciudadanía y sus necesidades; iniciemos 2020 buscando incansablemente la paz, reanudando el diálogo, pensando nuevamente en la armonía, la justicia y el respeto a la dignidad, y retomando el compromiso de la reestructuración del tejido social. Recordemos que un error no aprendido, se convierte en un error repetido. 

Feliz año nuevo 2020. Que seamos capaces de alcanzar metas y logros para conseguir bienestar y prosperidad.

*Analista en temas de Seguridad, Justicia, Política y Educación. 

*Si deseas recibir mis columnas en tu correo electrónico, te puedes suscribir a mi lista en el siguiente vínculo: http://eepurl.com/Ufj3n 

Compartir