Foto: Tomada de video

Compartir

Redacción ejecentral

Hombres armados irrumpieron en la casa de Blas Godínez Ortega el 8 de noviembre, se llevaron a su padre Blas Godínez Loya, director del hospital comunitario del municipio Gómez Farías.

Las investigaciones señalan que el médico fue secuestrado por un grupo de la delincuencia para que atendiera a sicarios heridos durante enfrentamientos registrados en la localidad, en los días cercanos.

La desaparición de su padre llevó a Godínez Ortega a contender por la alcaldía de Gómez Farías, uno de los municipios más violentos de Chihuahua, de mano de la coalición Juntos Haremos Historia, la cual ganó.

Desde su trinchera, el también médico buscará hacer visible la problemática de inseguridad de la zona, pues su padre no es el único doctor que ha sido víctima de secuestro, señala Milenio.

“Era un deber moral con mi padre, con mi familia, con el municipio”, señala Godínez Ortega.

“Lo de mi padre marcó mi vida en muchos aspectos y uno fue la política. Tomar esa decisión radical de empezar a trabajar con mi pueblo, con mi municipio, y unido para hacer de Gómez Farías un mejor lugar para vivir”, señala.

Aunque, por una parte, fue cuestionado por “meterse” a la política, ganó la simpatía de muchos al ser una víctima más de la violencia.

El médico solicitó al virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, durante su cierre de campaña en Chihuahua, su apoyo para combatir la inseguridad en el municipio que gobernará.

“Él mostró una cara de asombro a lo que le estaba comentando y después me dio un abrazo muy fraternal, muy solidario con la situación que estaba pasando.

“Me comentó que no nos iba a dejar solos, que nos iba a ayudar a componer esta situación que vivimos y a echarnos la mano a gobernar”, comenta que le dijo AMLO.

“En Gómez Farías hemos aprendido a vivir con miedo”, señala a Milenio, el ahora alcalde electo.

Compartir