Foto: Cuartoscuro

Compartir

Juan Carlos Rodríguez

Juan Carlos Rodríguez
jcrodriguez@ejecentral.com.mx

En la primera conferencia matutina de 2020, el presidente Andrés Manuel Lopez Obrador resbaló en al menos un par de ocasiones, al hablar sobre los apoyos otorgados este año a los pueblos indígenas, y sobre los homicidios cometidos en el país.

“Hoy puedo decir que las comunidades indígenas están recibiendo apoyo como nunca, no tengo ningún problema de conciencia”, dijo el mandatario cuando se le preguntó su postura sobre la oposición de las comunidades zapatistas hacia los proyectos de infraestructura del gobierno federal, en especial, el Tren Maya del sureste.

“No tienen toda la información. No se va a afectar a las comunidades indígenas en nada; al contrario, se está beneficiando a los pueblos indígenas como nunca se había hecho”, remarcó el Presidente.

No obstante, este año el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas INPI), cabeza del sector encargado de atender a las comunidades originarias, experimentó un recorte de 33% en su presupuesto.

En 2019, el organismo recibió seis mil millones 574 mil 613 pesos, cifra que se redujo a cuatro mil 18 millones 344 mil 867 pesos que ejercerá en el año que empieza. La merma fue superior a los mil 982 millones de pesos.

El pasado 14 de noviembre, ejecentral publicó una entrevista con Adelfo Regino Montes, director del INPI, en la que ya preveía el recorte presupuestal y hacía un llamado para no deshidratar los principales programas de apoyo a las comunidades.

“Nosotros esperamos que haya la debida sensibilidad, el debido apoyo a los planteamientos que hace esta institución para atender a nuestros pueblos y comunidades. El cimiento de este país está en los pueblos indígenas, de modo que no podemos imaginar el presente y el futuro de este país sin la presencia, sin la vitalidad, sin la riqueza cultural, moral, espiritual de los pueblos y las comunidades indígenas lo largo y ancho del territorio”, dijo Montes.

El recorte, advirtió aquella vez, ponen en riesgo los programas para generar infraestructura para caminos, puentes y acceso a los servicios básicos, alimentación de niñas y niños en comedores comunitarios, así como los apoyos que garanticen los derechos culturales y de comunicación en las comunidades indígenas.

La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) tiene un programa dirigido a indígenas denominado Desarrollo Rural, que en 2019 recibió dos mil 691 millones de pesos y que este año quedó reducido a 15 millones. Este 2020, se creó un nuevo programa para indígenas denominado Producción para el Bienestar, con mil 650 millones de pesos; aún así el presupuesto total de la secretaria para atender a las comunidades bajó de tres mil 839 millones en 2019 a tres mil 018 millones este año.

Del mismo modo, el año pasado la Secretaría de Economía manejó un presupuesto de 318.3 millones para atender a comunidades indígenas, que incluyó el Programa de Microcréditos para el Bienestar, con 303.3 millones de pesos. Para 2020, el gasto total de la secretaría para el sector se redujo a 240.7 millones.

La dependencia que experimentó un incremento notable en el presupuesto destinado a comunidades indígenas es la Secretaría de Bienestar, que el año pasado ejerció 40 mil millones de pesos y para este año se le asignaron 55 mil 635 millones. El aumento se debe principalmente a la incorporación del capítulo indígena del programa Sembrando Vida, al que se le canalizarán 21 mil 198 millones de pesos.

Dispersión de la violencia

Al referirse a las balaceras que se han registrado en los últimos días en Nuevo Laredo, Tamaulipas, el presidente López Obrador admitió en su conferencia mañanera que los hechos de violencia continúan y reconoció que su principal desafío para 2020 es serenar al país.

Sin embargo, con el afán de transmitir la idea de que los hechos delictivos no son generalizados, el mandatario dijo que la violencia en México se concentra en sólo diez estados, lo cual es impreciso.

“Afortunadamente, esta situación de enfrentamientos y de violencia no se da en todo el país, los homicidios se concentran básicamente en 10 estados, estamos hablando del 80% de los homicidios”, expuso el Presidente.

“Hay veces que en 10, 15, 17 estados no hay asesinatos. Por eso también estamos dando atención especial en donde tenemos más brotes de violencia, Guanajuato, Tamaulipas, Jalisco, Michoacán, Estado de México, Guerrero y otros”.

Sin embargo, al revisar las últimas cifras del Secretaria Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), se puede constatar que si se suman los homicidios dolosos de los diez estados con la mayor incidencia, éstos representan sólo 40% del total.

De acuerdo con el informe de Incidencia Delictiva del Fuero Común, actualizado al 30 de noviembre de 2019, el año pasado se registraron 26 mil 959 homicidios dolosos.

Los diez estados con mayor número son Guanajuato (dos mil 520), Baja California (dos mil 408), estado de México (dos mil 310), Chihuahua (dos mil 018), Jalisco (mil 891), Michoacán (mil 465), Guerrero (mil 440), Ciudad de México (mil 267), Veracruz (mil 267) y Chiapas (mil 070).

Estas diez entidades suman 17 mil 686 casos, lo que representa 65% de los homicidios. Si bien la actividad criminal se concentra en esas entidades, hay otros territorios con elevados niveles de violencia, tales como Puebla, Oaxaca, Nuevo León, Morelos, Sonora, Sinaloa y Colima, que reportaron entre 700 y mil homicidios en 2019. NR

ES DE INTERÉS |

Pueblos indígenas, entre el olvido y el recorte

Reportan primer balacera de 2020 en Nuevo Laredo; 4 muertos

Junio, el mes más violento de 2019

En Baja California registran 6 homicidios este domingo

En 2019, crece cifra de homicidios dolosos; son más de 31 mil

Hay más policías certificados… y homicidios en el país

13 estados superan la media nacional de homicidios

Compartir