Compartir

Redacción ejecentral
Foto de archivo

Foto de archivo

Este sábado, en honor al Día Internacional de la Madre Tierra, se convocará a una marcha en Washington D.C con tintes políticos a favor de la ciencia y en contra del “rencor ideológico, la polarización extrema” y las teorías anticientíficas de Donald Trump.

Se espera que la Marca por la Ciencia atraiga a miles de personas a la Explanada Nacional de la capital de Estados Unidos y marchas homólogas han sido planeadas en otras 600 ciudades en los seis continentes. El público se reunirá cerca del Monumento a Washington durante cinco horas de discursos, culminando el evento a las 2 pm.

La marcha nació de una ola de activismo dentro de la comunidad científica y de investigación. Tanto la Asociación Americana por el Avance de la Ciencia (AAAS por sus siglas en inglés), la Unión Americana de Geofísica y la Sociedad Química Americana se identificaron como miembros del evento.

Inicialmente, el líder de la AAAS, Rush Holt, estaba indeciso sobre si la marcha era el tipo de evento al que se debe unir un científico, pero aseguró que los miembros de su asociación se mostraron abrumadoramente entusiasmados por la idea de participar.

Esta no es solamente una reacción a la administración de Trump, confirmó Holt. Comentó que la comunidad científica ha estado preocupada durante años que “la evidencia haya sido opacada por las ideologías, los debates públicos y las políticas”.

Agregó que la ciencia se ha visto arrastrada en batallas culturales y políticas, sobre todo cuando se trata del calentamiento global, ya que las figuras públicas frecuentemente definen su ideología política en base a ello.

Durante su campaña, el ahora presidente Trump promovió teorías anticientíficas, cuando tuiteó en 2012 que “el concepto de calentamiento global fue creado por y para los chinos y así hacer la manufactura de EU no competitiva” y tiempo después discutió la posibilidad de crear una comisión contra la aplicación de vacunas.

El presidente de EU todavía no escoge a su consejero en temas ambientales ni a la cabeza de NASA. Así mismo, críticos conservadores han ridiculizado la marcha, al decir que no es en defensa de la ciencia, si no de políticas izquierdistas. (Con información de The Washington Post). AS/Zdh

Compartir