Rogelio Hernández López

En este 2019, los impresos, la radio y la televisión enfrentan el síndrome de abstinencia del dinero público como parte de sus crisis, asegura el doctor Francisco Vidal Bonifaz. “Y no todos podrán sobrevivir al ajuste”.

La mayoría de los sectores de la industria mediática registra, en el primer cuatrimestre, bajas en sus ingresos hasta del 13 por ciento y disminución de empleos hasta del 8.4 por ciento.

Francisco Vidal Bonifaz, economista de profesión y periodista por vocación, documenta desde hace 23 años la evolución de los grupos económicos en los medios de comunicación mexicanos. Es, el experto en el tema. En 2008 editorial Planeta le publicó su influyente libro Los Dueños del Cuarto Poder, que además ofreció la novedad de actualización continua de datos por internet. 

Este mes de agosto de 2019, el doctor en economía, catedrático de periodismo de precisión y articulista entregó a la revista especializada Zócalo un ensayo que reporta los datos más recientes y verificables de la crisis del modelo de negocios en los medios de comunicación, trabajo que se despliega en 7 páginas y que mereció la portada del impreso, entre otras razones por la falta de investigaciones rigurosas en esta área.

Mercado a la baja

Las empresas de medios de comunicación –asienta Vidal Bonifaz desde el inicio— afrontan uno de los momentos que definen el nuevo rostro del funcionamiento de la industria mediática, después de una etapa donde se abusó del dinero público, al punto que creo una adicción al mismo y, en sentido contrario se les dio la espalda a las audiencias… “Se enfrentan con la maldición del futuro impredecible”.

Entre las causas de la crisis actual de los medios, el experto refiere la disminución sistemática del valor del mercado de la publicidad, que ha bajado 15 por ciento en apenas 8 años.

Refiere Vidal que en 2011 el gasto total fue de 5 mil 266 millones de dólares (equivalentes a más de 100 mil millones de pesos de ese año).

Y lo contrasta con el estimado para 2019, de los sectores privado y público, de 4 mil 332 millones de dólares (85 mil 774 millones de pesos al cambio de 19.80 por dólar de mediados de agosto). Casi 15 mil millones de pesos menos.

Vidal también documenta las bajas paulatinas en la participación de ese gasto que han tenido las ramas de la industria.

Por ejemplo, la televisión abierta que captaba el 59 por ciento del total en 2003, ahora en 2019 obtendría 10 por ciento menos (49.5 por ciento). Los periódicos caerán al 4.7 por ciento del 17.1 por ciento que tenían en 1999.

Aclara que hay otras causas como los acelerados cambios tecnológicos y los comportamientos de las audiencias. Por eso la Internet ya capta casi el 7 por ciento del gasto publicitario total y la televisión de paga el 11.2 por ciento.

El síndrome

Además, dice “a lo largo de décadas se fue desarrollando una mayor adicción de las empresas de medios al dinero público, la que alcanzó su clímax en el gobierno de Peña Nieto”.

Vidal asegura que la compra de publicidad del gobierno federal en 2017 llegó a representar el 13.2 por ciento del gasto total y más que eso en 2018.

Él no refiere en su ensayo lo que representaba el gasto publicitario de todo el sector público, es decir del poder ejecutivo federal, los 32 gobierno estatales, unos mil de los gobiernos municipales, más el gasto de los poderes de la unión, de otras dependencias, entidades autónomas y descentralizadas de los estados de la república. 

De sumarse todo, puede probarse que el sector público es el anunciante mayor en el mercado publicitario. En Miradas de reportero se documentó que en 2013 los gastos autorizados a los gobiernos de los tres niveles (federal, estatal, municipal y otros) fueron de al menos 13 mil 927 millones de pesos, que significaron el 19.33 por ciento del total. 

Se puede afirmar que ese porcentaje debe ser mayor porque es regla extendida que el gasto ejercido rebase los montos autorizados.

Seguirán recortes

Por esas y otras razones es que el experto Vidal Bonifaz asegura que seguirán a la baja las tendencias de disminución de ingresos de las empresas de medios.

Lo anunciado por el gobierno federal (4 mil 200 millones de pesos) apenas representará el 4.6 por ciento del gasto total del mercado.

Por esas y otras causas Vidal prevé que seguirán a la baja los ingresos y el empleo en todos los sectores de la industria, datos que obtuvo del cuatrimestre de la encuesta mensual de servicios del Inegi (ver cuadro en laborado por Vidal)

Crisis por desatender a las audiencias

“Los medios no previeron que dependían de los recursos que les otorgaba un Estado en putrefacción y en lugar de voltear a las audiencias se dedicaron a estirar la mano” resume el periodista investigador pero precisa:

“No lo hicieron todos los medios, pero si los más importantes… Y no todos podrán sobrevivir al ajuste.”

Francisco Vidal Bonifaz ha sido reportero, coordinador de secciones especializadas en El Financiero, Reforma, Milenio, en sitios de internet; además de sus cátedras en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, también es instructor en empresas. Su ensayo más reciente solo se puede leer en el impreso de agosto de la revista Zócalo. No está en línea.

El doctor y periodista se incorporó recientemente a un grupo pequeño de periodistas también especializados para coordinar proyectos de modelos de empresas de prensa no lucrativas, como alternativa al desempleo acelerado que ha registrado el medioambiente del periodismo mexicano.

Compartir