Compartir

Vicente Amador

Oye hijo tú que estudiaste filosofía y letras, pásame ese Platón de carnitas
@Gera_PS, 04|10|15
 
 

¿Sabes qué es “Momzilla”? ¿Conoces ese grupo en Facebook? Momzilla es un término compuesto por dos palabras: “mom” (mamá, en inglés) y “zilla”, las últimas letras de Godzilla, el enorme dragón mutante ícono del cine japonés. Algo así como una mamá-dragón, lo cual no representa una transformación sorprendente en un ser humano cuando se trata de defender, educar y sacar adelante a los hijos. ¡Vaya que sabemos de estas mutaciones los nacidos de madre mexicana!

 
 
“Compartir la experiencia de ser padres” es, precisamente, lo que Momzilla procura. Se trata de un foro cerrado —es necesario ser aceptado para ingresar— de más de 7500 personas. Un espacio de diálogo, anidado en la plataforma de Facebook, en el que se hablan temas vinculados con la formación de los hijos.

 
 
Eventualmente, también es posible enterarse de “trapitos sucios” de las relaciones familiares de los miembros. Más de algún papá ha sido denunciado por no cambiar pañales o por comportamientos tardo-adolescentes. Ni qué decir de algunas simpáticas confusiones que ya son chiste local en el grupo: las “moms” recordarán bien aquel papá que propuso hacer “calostro” queriendo decir “cohecho”.

 
 
Como lo señaló Maru Monroy, administradora del grupo, «Momzilla es una comunidad de apoyo en la que cualquier chava con hijos tiene cabida. Ahí compartimos realmente la vida, desde temas sobre cómo bajar de forma natural la fiebre de mi hijo o buscar quién te puede ayudar a realizar eventos» (Excélsior, 9|05|15).

 
 
¡Imagine una conversación de varios miles de personas donde los integrantes son en su mayoría mujeres opinando sobre algunos de los más importantes temas de la vida del ser humano, como los hijos, el matrimonio y la familia en general! Sí, en Momzilla te encuentras pláticas que van desde cuidados previos al alumbramiento, ventajas del parto sobre la cesárea, leche materna vs. fórmula, mejunjes para que la piel estirada de la madre vuelva a su lugar, mitos sobre si la forma de la panza da cuenta del sexo del bebé y hasta las mejores escuelas y técnicas pedagógicas, pasando por berrinches y alguna suegra inoportuna.

 
 
Momzilla también facilita entre los participantes el comercio de artículos y servicios relacionados con la maternidad y la educación. De igual manera ha abierto atractivos descuentos para su comunidad. Sin embargo, pienso que uno de los logros más valiosos del foro ha sido la solidaridad de sus participantes con personas que padecen alguna enfermedad y/o necesidad.
 
 
«Amor: en Momzilla dicen…»
 
 
En el foro de las “moms” nunca faltan las dudas de los padres primerizos ni el sabor que las simpáticas anécdotas sobre las ocurrencias de los hijos, ¡y también de los papás!, dan a las conversaciones.
 
 
A quienes tienen una pareja participante en este foro, les resultará familiar el inicio de un diálogo con la frase: “Amor, en Momzilla dicen…” ¿Les suena? ¿Creyeron que solo a ustedes les platicaban de lo que una mom preguntó y lo que otras comentaron?

 
 
Ya estando en el mismo barco, aprovecho para abordar algunas ideas que, con el pretexto de Momzilla, podrían resultar útiles en otros ámbitos vitales.

 
 
Es importante desarrollar una conciencia crítica que nos permita detenernos antes de “creerlo” todo. Me refiero a una actitud analítica para cuestionarnos sobre las posibilidades de verdad, certidumbre, verosimilitud, apego a la verdad de las opiniones —no importa si aparecieron en un foro de Facebook, en un programa de noticias o en un libro. Desconozco el horóscopo chino, pero pongo en seria tela de juicio valerse de él para determinar si el próximo descendiente será varón o mujer. ¿No les parece? La recomendación es clara, se trata de pensarlo primero.

 
 
Otra idea. No es la primera vez que escuchamos decir: “a mis hijos los eduqué igual, y cada uno es distinto”. La experiencia nos enseña que cada ser humano tiene un contexto y características propias que lo hacen único, aunque nos parezcamos o compartamos el apellido. Lo que funciona de cierta forma en algunas personas, no siempre se ajusta a otras. La prudencia es irrecusable.

 
 
Las vivencias de algunas familias pueden ayudar a ampliar (en el mejor de los casos) la visión, el panorama, pero cada quien es una historia diferente. Un buen ejemplo de lo anterior lo encontramos en la elección de las escuelas para nuestros hijos: el colegio que le viene de maravilla a uno al otro podría desagradarle.

 
 
Finalmente, recordar que la responsabilidad de la educación reside primariamente en los padres. No podemos delegar esta función. Si algo sale mal, Momzilla y los likes obtenidos por un comentario tienen las manos limpias.

 
 
Hace algunos días una “mom” comentó sobre mi interés y conocimiento del foro. Respondí su mensaje, aunque me acuso de haber ofrecido una respuesta parcial. Por un lado, como se lo dije en ese momento, vivo con una guapa e inteligente momzilla. La otra razón es que, seguramente, detrás de esta pluma hay un dadzilla en desarrollo.

 
 

A Maida, por su obstinación con seguir adelante.

 
 

Compartir