Compartir

Jorge Díaz Elizondo

Con todo el derecho que Cárdenas tiene para renunciar, le abre las puertas del paraíso a un lobo de colmillos largos, López Obrador

Nadie sabe para quién trabaja.

Frase popular.

Independientemente de si Cuauhtémoc Cárdenas, fundador del PRD, decida formar un partido político nuevo, el efecto de su salida de dicho partido traerá consecuencias graves en términos de militancia y votos en las próximas elecciones en las que participará el sol azteca.

Devaluado y señalado, el PRD se descompuso a la vista de todos sin que nadie hiciera nada. Hace tiempo, el mesías que lo dirigió; es decir, López Obrador, intentó de todas formas continuar con su dominio en ese instituto político a través de sus personeros, pero como no pudo contra las otras tribus que querían parte del botín, decidió hacer su propio partido, MORENA.

Cárdenas se mantuvo firme con la esperanza de enderezar el barco pero ante la ambición de los otros ha sido prácticamente imposible.

Llegó Ayotzinapa y con ello el tiempo de las decisiones, una vergüenza así no se puede llevar en la conciencia y mucho menos creer que las cosas tienen remedio.

En fin que, con todo el derecho que Cárdenas tiene para renunciar, le abre (sin quererlo) las puertas del paraíso a otro lobo de colmillos largos, nada más y  nada menos que López Obrador, sí, ese que contribuyó para que el PRD se encuentre en este estado de descomposición (aunque no el único responsable).

Los militantes perredistas saben muy bien de sus pocas posibilidades de recuperación en las próximas elecciones y el mensaje que el electorado recibe con la renuncia es demoledor. El PRD pagará cara su insensatez y la desbandada será grande.

No quiero decir que todos los que se aparten del PRD caerán en MORENA; sin embargo, MORENA será la beneficiara directa por el debilitamiento del único serio contrincante partido de izquierda.

Abordando el tema de la renuncia de Cárdenas desde otro ángulo, cabe señalar que debe reconocerse su valentía y congruencia, con todo y que él no es directamente señalado por lo ocurrido en Guerrero, en una muestra de vergüenza se va; sin embargo, un político que  no sólo ha sido señalado, sino evidenciado en fotografías y con argumentos sólidos que apuntan su amistad y apoyo al padrino político de los asesinos Abarca, se dedica a alucinar con la renuncia de Peña Nieto y no se toca el corazón para inducir parte de los actos de violencia que hemos visto en las manifestaciones; sí, otra vez me refiero a López Obrador. Que poca vergüenza.

email: jorgediaz@live.co.uk

Twitter: @adejorge

Facebook: http://www.facebook.com/JorgeDiazElizondo

Google+:  http://gplus.to/JorgeDiazElizondo

Sitio web: http://goo.gl/KSWHW

Compartir