Compartir

Jair Avalos | Corresponsal

jairavaloslopez@gmail.com

Veracruz, Ver.- Carmela era famosa en Tierra Blanca por su sazón, hasta que la mataron. Se le veía siempre parada atrás de un gigantesco comal negro y ataviada con un mandil de tela a cuadros, preparaba sus quesadillas. Pero la noche del 25 de mayo de 2014 un hombre la subió a su auto, la asesinó de tres tiros en la cabeza y la abandonó en un camino rural.Veracruz no sólo tiene el primer lugar por el asesinato de periodistas, también ocupa el tercer lugar de todo el país en crímenes de odio.

Además, es el cuarto más peligroso para para las mujeres trans, y el caso de Carmela es similar a otros 20 asesinatos que han ocurrido en la entidad. Por si fuera poco, el número de feminicidios está creciendo y ya se reportan 466 feminicidios, cometidos entre enero de 2013 y abril de 2017, de acuerdo al documento Asesinatos de mujeres y niñas. Feminicidio en la entidad veracruzana.

“Estamos observando una exacerbación de la violencia contra las mujeres y contra la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Transgénero, Travesti, Intersexual, Queer (LGBTTTIQ).

Desde la academia estamos preocupadas porque a pesar de las medidas que existen para erradicar la violencia en todos los casos no pasa nada”, advirtió Estela Casados, investigadora del Centro de Estudios de Género de la Universidad Veracruzana.

pag9

Los datos del odio

Muchos piensan que Veracruz es un paraíso liberal, pero dista de ello. La violencia en el estado es contra mujeres, las  mujeres trans y homosexuales. Los crímenes no son investigados y a veces ni denunciados por familiares, ante la desinformación y la discriminación.

Entre enero de 2013 y abril de 2017 contabilizaron 128 asesinatos en Veracruz, y de acuerdo al Informe sobre crímenes de odio por homofobia y transfobia en Veracruz, 57% de ellos fueron cometidos contra mujeres trans.

Los informes dependen de lo que la prensa reporte, pues la mayoría de las familias no denuncia y las Fiscalías no investigan. Se estima que por cada reporte hay de uno a tres casos más que quedan en la oscuridad❞, precisó Casados.

La prensa recae en errores al omitir la identidad o preferencia sexual de las víctimas y consignan que “era un hombre vestido de mujer”  y determinar que la víctima provocó su muerte, dijo Jazziel Bustamante Hernández, activista y secretaria estatal de la Diversidad Sexual del PRD. Para la también fundadora del Colectivo Soy Humano A.C. e integrante del Frente Nacional Feminista, la explicación de los crímenes recae en la cultura machista: “Todo lo que no sea hombre o macho, vale menos (…) si tú eres una mujer trans (travesti, transexual o transgénero) o eres homosexual no vales. Yo fui víctima y sobreviví porque mi atacante pensó que había muerto, pero logré contarlo. Las personas que hacen esto están llenas de rencor, viven con miedo al rechazo social, con odios introyectados contra todo lo que no sea varón y no represente fuerza”.

Morir por ser mujer

La agresión contra la comunidad LGBTTTIQ es el segundo problema de violencia en Veracruz. El primero corresponde a los feminicidios que no se han contabilizados con rigurosidad.

“Dependemos de los reportes periodísticos. Y las cifras oficiales siempre se desconocen, se pierden en una declaración”, reiteró Casados.

› La Alerta de Violencia de Género fue declarada en noviembre de 2016, durante el ocaso de la administración duartista, aunque las reuniones de trabajo iniciaron en el gobierno de Yunes Linares.

A la primera sesión de trabajo sólo acudieron cuatro alcaldes de 11 municipios con alerta de violencia de género. La mayoría argumenta que “nadie les avisó nada” o dijeron desconocer la alerta pues es tema federal. Los colectivos han propuesto una reforma al artículo 196, en los párrafos V y VI, de la Constitución estatal de Veracruz; para especificar como agravantes en los crímenes de odio por identidad sexual, expresión de género, preferencia sexual, religión, etnia y estatus económico. Además, se castigarían a los servidores públicos que nieguen servicios gubernamentales o cualquier servicio público-privado (restaurantes o tiendas)  a cualquier persona de diferente raza, religión o preferencia sexual.

“Hemos registrado casos tan violentos como el de Pipis, una mujer trans, que tenía una estética. Una expareja la apuñaló, la desnudó y la quemó con cigarrillos, el cuerpo desangrado lo escondió y se robó todo lo de valor y su auto que después apareció en Chiapas. Del tipo nada se sabe”, relató Jazziel.

Armando es un chico que trabaja en una cafetería. Hacía activismo en Guanajuato en pro de los derechos de la diversidad sexual, dejó toda labor en Veracruz porque la gente es muy agresiva, “muy burlona (…) piensan que por ser gay pueden reírse en tu cara y en la calle te obligan a actuar o parecer algo que no eres (…) es parecido a las agresiones contra mujeres. Si las acosan, dicen que vestían provocativas; así con la comunidad en cualquier municipio. La gente se te queda viendo como si estuvieras enfermo o trajeras un letrero o te gritan puto del otro lado de la calle. Es una imagen distinta a lo que yo pensé”, relató Armando, víctima de homofobia.

Veracruz no es tierra de amor libre, tampoco es tierra de garantías para los sectores vulnerables. No es ningún carnaval. Los abrazos, los besos y las tomadas de la mano entre hombres o mujeres homosexuales son recriminadas en la calle y en sus plazas. Hay gritos y rechiflas, hay burlas y miradas de desaprobación.

“La principal ambición es que se reconozcan los crímenes de odio en la ley. De nada nos sirve poder casarnos, adoptar niños, si no defendemos nuestra integridad”, aseveró Bustamante Hernández.

› Según un estudio de la Asociación Letra Ese, de 1995-2016 se contabilizaron mil 310 crímenes de odio en México.

*“Asesinatos de mujeres y niñas. Feminicidio en la entidad veracruzana”.

** Informe Sobre Crímenes De Odio Por Homofobia Y Transfobia En El Estado De Veracruz: Periodo 2012-2016.

*“Asesinatos de mujeres y niñas. Feminicidio en la entidad veracruzana”.

** Informe Sobre Crímenes De Odio Por Homofobia Y Transfobia En El Estado De Veracruz: Periodo 2012-2016.

Compartir