Maria Idalia Gomez

¿Qué hará una licenciada en Ingeniería Petrolera, sin experiencia en puesto alguno en la administración pública, investigando agentes de la Guardia Nacional? La respuesta lógica es que nada.  

Pero allí está. Desde el 1 de enero de 2020, Paola Elizabeth López Chávez es la nueva titular de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Federal, la cual por normatividad deberá convertirse, ya se ha retrasado, en la oficina que investigue los casos de faltas administrativas y posibles casos de corrupción de la Guardia Nacional.

Por cierto, aún se llama Policía Federal porque los encargados de hacer la transferencia de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana  y de las Fuerzas Armadas han retrasado la publicación de los lineamientos y regulaciones que ordena la ley y que fijó de plazo el 31 de diciembre pasado para consumarlo, pero lo han dejado pasar y no se ha materializado legalmente.

Pero regresemos al nombramiento de una ingeniero especialista en petróleo en un puesto clave de la Gendarmería. López Chávez entre 2015 y 2016 fue profesora en la Universidad Politécnica del Golfo de México; después trabajó siete meses como analista de datos técnicos en la Compañía Mexicana de Exploraciones (Comexa) y Petróleos Mexicanos, y para cerrar su currículum, colocado por ella misma, entre 2017 y 2018 fue profesora en el Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH-Azcapotzalco). Dio clases de Química,  Conducción y Manejo de la Producción de Hidrocarburos, y Física.

¿Qué cargo siguió después? Desde el 1 de diciembre de 2018 hasta mediados del año pasado se convirtió en subdirectora en la Coordinación General de Política y Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, el área de la Ayudantía, en donde ella explica que su tarea era atender y asistir al titular del Ejecutivo federal. En las imágenes se le podía ver cerca del mandatario, cuidándolo y recogiendo las peticiones que los asistentes a mítines le hacen llegar.

Desde allí se hizo cercana al Presidente y al grupo cercano al mandatario, aseguran algunos. Lo cierto es que se le premió y la hicieron candidata, hasta en dos ocasiones, para cubrir una de las tres vacante de ni más ni menos que el órgano regulador en materia energética, la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

Allí tendría trabajo por siete años. No quedó, pero no fue por falta de ganas, sino por su poquísima experiencia y, especialmente, porque se confrontó con los senadores, así que no hubo forma de que los legisladores de Morena negociaran su llegada a la institución.

Allí fue donde López Chávez se hizo famosa. La senadora Xóchitl Gálvez le preguntó: ¿cuál es el umbral de capacidad instalada a partir del cual una central deja de ser generación distribuida y empieza a considerarse una planta de gran escala?”

 “Las centrales generan menos de cinco megawatts. Ahora usted quiere la respuesta en cinco kilowatts, ¿eso es lo que usted quiere? Bueno, un megawatt, mega es un prefijo, no sé si usted sepa. ¿Un prefijo de qué sistema?”, respondió la aspirante.

Falló. La respuesta correcta, le dijo la senadora, era 0.5 megawatts. Y acotó molesta, ante la actitud altiva de López Chávez, “hoy aprendió algo”.

La candidata entonces se justificó diciendo sobre errores en la pregunta. Al final le dijo a la senadora panista: “Es bien importante que cuando se va a hacer una pregunta se tenga conocimiento del tema, no nada más es investigo de aquí o saco de una página de internet y me pongo a preguntar a lo loco”.

A pesar del fracaso no dejó de cobrar su salario en Presidencia, al menos en la base de datos de servidores públicos no existe alguna modificación sobre su permanencia en la Ayudantía.

Ahora Paola Elizabeth López Chávez fue enviada a un campo totalmente desconocido para ella. Ser titular de la oficina de Asuntos Internos es vital, porque busca prevenir e inhibir la comisión de anomalías por parte de la Guardia Nacional. Incluso vigila operaciones encubiertas y ordena inspecciones a las áreas. También investiga irregularidades, faltas u omisiones de todas las áreas.

Este no es el único caso en el que la trayectoria no coincide con el cargo, hay decenas más en el gobierno federal y los contaremos, porque con ellos importa más la lealtad que la experiencia. El tema central es que el mensaje es que poco importa tener instituciones sólidas con personal honesto y experto.  

Compartir