FOTO: JIM WATSON/AFP

Compartir

AFP

La oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos calificó de ‘racista’ y de incitar a la xenofobia al presidente estadounidense, Donald Trump, por sus comentarios en las que presuntamente se refirió a los inmigrantes de África, El Salvador y Haití, de provenir de “países de mierda”.

Si se confirman, son comentarios escandalosos y vergonzosos por parte del presidente de Estados Unidos. Lo siento pero la única palabra que se puede utilizar es ‘racista’”, declaró Rupert Colville, portavoz de la oficina de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra.

No es únicamente una cuestión de vulgaridad del lenguaje”, afirmó, considerando intolerable denigrar así a países y a un continente entero y considerar que “toda su población, que no es blanca, no es bienvenida”.

Estas palabras muestran “el peor lado de la humanidad, validando y alentando el racismo y la xenofobia”, agregó.

En tanto la Secretaría General hizo un llamado a respetar “la dignidad” de los refugiados y migrantes en respuesta a los supuestos comentarios del presidente estadounidense.

El portavoz del secretario general, António Guterres, no quiso hacer comentarios específicos sobre las palabras de Trump, pero recordó que el diplomático portugués ha dejado clara su postura en muchas ocasiones, incluido en un discurso que pronunció ayer.

“Su posición de principio es que la dignidad, la igualdad y los derechos humanos de los refugiados y migrantes tiene que ser respetada en todas partes”, dijo el portavoz, Stéphane Dujarric.

En conferencia de prensa diaria, Dujarric respondió a varias preguntas sobre los supuestos comentarios de Trump, que según una información de The Washington Post confirmada por un senador demócrata, calificó como “shithole” (“agujeros de mierda”) a varios países durante una reunión con legisladores.

“Hemos visto las informaciones de esta reunión privada. No sé lo que se dijo o no. Hemos visto al presidente negar haber hecho esos comentarios”, dijo el portavoz de la ONU.

El Salvador demanda respeto

El gobierno de El Salvador protestó este viernes ante Estados Unidos por declaraciones atribuidas al presidente Donald Trump, quien se habría referido a esta nación centroamericana y a otras como “países de mierda”.

“El Salvador demanda respeto a la dignidad de su noble y valiente pueblo”, dijo el presidente Salvador Sánchez Cerén al leer un comunicado durante un acto público en San Salvador. Las expresiones “golpean la dignidad” de los ciudadanos salvadoreños, leyó también.

“Inaceptables” declaraciones condena Haití

El gobierno de Haití consideró “inaceptables” y “racistas” las declaraciones del presidente Donald Trump, quien se habría referido a esa y a otras naciones como “países de mierda”.

El gobierno haitiano condena con la mayor firmeza estas declaraciones desagradables y abyectas que, de ser probadas, serían inaceptables en todos los sentidos porque reflejan una visión simplista y racista completamente equivocada”, señaló en un comunicado.

En la nota, Haití dijo estar “profundamente indignado y sobresaltado por el tenor de las declaraciones, que no han sido desmentidas oficialmente”.

África reclama por declaraciones “hirientes” 

Africa expresó también su indignación y amargura por las declaraciones del presidente de Estados Unidos Donald Trump.

La Unión Africana (UA) condenó estas declaraciones que consideró “hirientes” y “perturbadoras”.

Esto es aún más ofensivo dada la realidad histórica del número de africanos que llegaron a Estados Unidos como esclavos”, declaró a la AFP, Ebba Kalondo, portavoz del presidente de la Comisión de la Unión Africana Moussa Faki.

Sin embargo, Kalondo dijo que Estados Unidos “es un país que representa mucho más que un hombre o una declaración”.

Botswana anunció que convocó al embajador estadounidense para expresarle su molestia y su canciller Pelonomi Venson-Moitoi dijo en Twitter que la declaración de Trump significa un “golpe punzante” a las relaciones diplomáticas con Washington.

Fallida explicación

Trump se refirió repetidamente a Haití, El Salvador y naciones africanas como “países de mierda” durante una reunión el jueves en la Casa Blanca con legisladores para discutir sobre inmigración, según reportaron de medios estadounidenses.

Frente a un escándalo de alcance global, Trump trató este viernes de marcar distancia y recurrió dos veces a Twitter para negar las declaraciones.

En su primera explicación, Trump admitió que en la reunión se dijeron cosas “duras” pero aseguró que “ese no fue el lenguaje utilizado”.

Trump luego volvió a las redes sociales para afirmar que no dijo nada “despectivo” sobre Haití.

Pero el senador demócrata Dick Durbin, quien estuvo presente en el encuentro, reiteró que el presidente se refirió repetidamente a “países de mierda” durante la reunión.

Trump “tuiteó esta mañana negando que utilizó esas palabras. No es verdad. Él dijo esas cosas llenas de odio, y las dijo repetidamente (…). Hizo esas declaraciones viles y vulgares, llamando a esas naciones países de mierda”, dijo Durbin a la red MSNBC.

Compartir