Foto:Alberto Pizzoli /AFP

Compartir

Redacción ejecentral

El papa Francisco denunció este jueves en Panamá la «plaga» de feminicidios que golpea a América Latina.

Al enumerar ante los obispos de Centroamérica los problemas que agobian a los jóvenes, Francisco denunció que estos crímenes constituyen una «plaga que vive nuestro continente», junto a la acción de «bandas armadas y criminales, tráfico de droga, explotación sexual de menores y de no tan menores».

Pide evitar sufrimiento a venezolanos

El papa Francisco apoya «todos los esfuerzos para ahorrar sufrimientos a los venezolanos» tras el recrudecimiento de la crisis, anunció este jueves desde Panamá el portavoz interino de la Santa Sede, Alessandro Gisotti.

«El Santo Padre, informado en Panamá de las noticias provenientes de Venezuela, sigue con cercanía el desarrollo de la situación y reza por las víctimas y por todos los Venezolanos. La Santa Sede apoya todos los esfuerzos que permitan ahorrar ulterior sufrimiento a la población», escribió en una declaración oficial Gisotti.

Mientras Francisco volaba el miércoles de Roma a Panamá para encabezar la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), el líder opositor Juan Guaidó se autoproclamó presidente de Venezuela entre protestas callejeras que dejan al menos 16 muertos, según la ONG Observatorio Venezolano de Conflictividad Social.

Guaidó, jefe del Parlamento, recibió el reconocimiento de Estados Unidos y otros 12 gobiernos de la región como Brasil, Argentina y Colombia. México, en tanto, dio respaldo al gobierno de Nicolás Maduro.

De inmediato Maduro anunció la ruptura de relaciones entre Caracas y Washington.

En sus primeros discursos en Panamá, este jueves, el papa no hizo mención a la crisis venezolana, mientras llamaba a un compromiso contra la corrupción y ofrecía la ayuda de la Iglesia católica para combatir los «miedos y recelos» alrededor de una ola migratoria sin precedentes en América Latina.

En diciembre pasado, en la misa del Urbi et Orbi, Francisco deseó que Venezuela pudiese encontrar «concordia» y que su sociedad trabajara «fraternalmente por el desarrollo del país, ayudando a los sectores más débiles de la población».

Aunque el papa ha evitado confrontación directa con el gobierno de Maduro, la Conferencia Episcopal Venezolana ha sido dura con el cuestionado mandatario.

A finales de 2016, Francisco envió un emisario al país petrolero para acompañar un diálogo entre gobierno y oposición, que fracasó entre acusaciones de incumplimiento de acuerdos.

Compartir