Ricardo Eguia

Me interesa punto menos que nada a quien postulen a la presidencia de la República «Morena» y el engendro llamado Frente Ciudadano por México», esa mescolanza de ideologías, principios y ¿valores?

Hoy escribo por el derecho a decir en los preámbulos de la sucesión presidencial y sus descarnados adelantos…

En la soledad del amanecer hoy dubitaba sobre el tema de mi modesta columna dominical y en un monólogo interior bullían varios hechos, acontecimientos y problemas nacionales susceptibles de enfocar…me decidí por el escarpado y antagónico tema de la sucesión presidencial desde la perspectiva de un priista convencido, nunca convenenciero, mucho menos oportunista.

Para efectos prácticos y con cierta solución de continuidad con muchas de mis anteriores colaboraciones, este análisis se relaciona con este país por décadas estancado en virtud de una larga e inacabada curva de aprendizaje sexenal y frentazos con el «principio de Peters».

Ubicado en ésta lógica y en la repetición de la misma pugna entre el continuismo y el cambio que nunca llega y sabedor de que de nada sirve ignorar, minimizar ni postergar el inminente proceso electoral del 2018 que sin duda representarán un enorme desafío en un país dolido, violentado, zaherido y encrespado por el estancamiento económico, la inflación con devaluación, sin más circunloquios pues como dice el refrán que «al día se le conoce por la víspera» y si ya empezaron a resquebrajarse los endebles muros, mismos que ya no contienen las pulsiones de pre-candidatos con premuras y prontos al ruido y la furia a punto de desbordarse ,siendo además  todo es debatible convencido estoy que es oportuno opinar.

De esta guisa y a reserva de analizar los perfiles de los aspirantes a la candidatura presidencial por el PRI hoy me referiré al Sr. Lic. José Antonio Meade, a la sazón Secretario de Hacienda…

Y lo primero que me asalta como a muchos mexicanos es una pregunta:

¿Por decoro si ya es Meade el candidato por ungir porqué no renuncia a la Secretaría para evitarle críticas de estarse autopromoviendo desde esa su cómoda posición y además para tener plena disponibilidad de tiempo para delinear su programa y sus propuestas concretas al pueblo mexicano?

¿No está en su lógica innovar la sucesión presidencial saliéndose del paraguas del poder e instalarse en la profundidad del contacto con la cruda realidad donde priva en la mayoría de los electores el ánimo de rechazo por la pérdida de expectativas de progreso, efluvios de incertidumbre económica, percusiones de orfandad ante el futuro ominoso, escepticismo sobre los partidos y el proceso electoral, así como otras geometrías corrosivas que estimulan populismos mesiánicos en búsqueda de culpables?

A quienes hemos venido asistiendo desde un tiempo lejano a ésta parte conocemos esa dulzona autocomplacencia de esperar al «dedo flamígero» como mecánica simplista para designar al sucesor (destape le llaman) que ahorra a los priistas disquisiciones, lucubraciones, latidas, apuestas, interpretación de signos y hasta de adivinanzas como fácil antídoto a las equivocaciones, así como  a las decididas vocaciones al autoengaño sin referentes y/o peor aún caer en la molicie, la inercia y la pereza para enterarse de esa decisión unipersonal verticalista solo por el sordo ruido trepidatorio del suelo y la polvareda levantada por la «cargada» mejor conocida como la estampida de los búfalos…la verdad si nos apenan esas anacrónicas querencias anómalas que le hacen flaco favor a la modernidad política profesional donde el disenso y el abierto análisis del perfil de los pretensos debería ser normal práctica democratizadora.

Aquí me detengo un poco toda vez que al entrar abierto al itinerario vertiginoso de la sucesión presidencial algunos amigos que estimo pensaran que me auto inmolo…pero estoy cierto que si digo porque digo y si no igualy también recuerdo que «la conciencia es a la vez testigo, fiscal y juez» y si hoy pergeño algunas consideraciones sin temor a reacciones negativas no es por estoicismo, sino porque el escepticismo de hoy es simple reacción natural a demasiado dogmatismo.

Por cierto no los atosigaré con peroratas, pero el título  de esta colaboración conlleva la firme decisión de decir por el derecho que me otorga una prolongada militancia real desde las juventudes y por decisión personal, militancia que ha sido convencida, no convenenciera, íntegra, sin dudas existenciales, ni traiciones, tampoco salidas tangenciales ni quema de la credencial del partido cuando muchas decisiones fueron equivocadas, perjudiciales y hasta aberrantes…por ello  si se tratare de autoinmolación sería por cuarta vez pues lo hice anticipada, razonadamente y sin arrepentimientos por las pre-candidaturas presidenciales de Don. Jesús Silva Herzog, también con el eximio político, dirigente, funcionario leal y ser humano a carta cabal Sr. Lic. Luis Donaldo Colosio…obvio y ahí están mis columnas del 2011-2012  también lo externé convencido en la precandidatura del Sr. Lic. Enrique Peña Nieto.

Habida cuenta de ello y volviendo al tema y si como dice Z. Bauman estamos viviendo un «tiempo líquido» de un sistema político descompuesto donde se transitó de una sociedad estable, segura, casi bucólica a otra más frívola, incierta, insegura, debilitada en principios y valores, la dejadez y el mas de lo mismo no son indudablemente  condiciones de éxito electoral.

De ahí que si la superficialidad conlleva a un predecible continuismo el primero que debería poner el ejemplo, insisto, si es ya el designado y solo pendiente de ser ungido, correspondería a Meade Kuribreña poner el ejemplo haciendo públicas sus aspiraciones, presentar al pueblo su agenda que el país reclama y al propio tiempo renuncie a la SHCP como profesional con vocación de servir y no de amateur sobreprotegido.

Si ya se decidió por Meade (independientemente del Sorteo, o de la «espontánea» y bullanguera unción de los delegados en la convención desgañitándose para sorpresa de los organizadores del evento aunque no sea militante priista) se le debe permitir salir a la palestra y demostrarle al electorado que no solo es un técnico financierista, sino también alguien con liderazgo y calibre para convencer a raz de tierra que tiene claros los objetivos, identificadas las urgencias sociales, que tiene las respuestas idóneas más allá de cartabones preestablecidos y la percepción tangible de la realidad fuera de la burbuja protectora en la que siempre ha mutado, trasmutado y con otros rituales, diferente liturgia demuestre la transubstanciación «eucarística», como esa de la que nos hablaban en nuestra infancia.

Lo que está por venir no es trivial y no se puede improvisar toda vez que lo que está en juego no son solo las verdades impostergables, sino la verdad de quien las diga…

¡El perfil del candidato priista si cuenta y cuenta mucho!

email: eguia.associates@gmail.com

twiter:  @REguiaV

facebook: https://www.facebook.com/ricardo.eguiavalderrama?fref=

Compartir