Compartir

Jonathan Nácar

jonathanjnd@ejecentral.com.mx

El presupuesto no le alcanza al recién creado Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) para atender los proyectos para los que fue creado recientemente.

Generar infraestructura para caminos, puentes y acceso a los servicios básicos, aumentar los recursos para mejorar la alimentación de niñas y niños en comedores comunitarios y los apoyos que garanticen los derechos culturales y de comunicación en las comunidades indígenas son proyectos en riesgo en la dependencia que encabeza Adelfo Regino Montes.

Y aunque en el discurso del presidente Andrés Manuel López Obrador el tema de las comunidades indígenas ha sido recurrente, al grado de ponderarlo como una de sus prioridades en su gobierno. “¡Vivan las comunidades indígenas!”, enunció el mandatario en la arenga del que fue su primer grito conmemorativo por la Independencia de México, el pasado 15 de septiembre.  

Pero el recorte de más de 40% planteado en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación de Hacienda para 2020 pone al borde de la extinción al menos dos de sus programas prioritarios: el de Infraestructura básica y de Derechos Indígenas.

Mientras que el resto, incluyendo el aumento de apoyos que se pretendían para el programa de Educación Indígena, tendrán que operar con lo mínimo, en apego a la política de austeridad de la llamada cuarta transformación. 

“Como institución hacemos este planteamiento tomando en cuenta que hay un marco de austeridad, hay un marco de revisión de todo el presupuesto público y, bueno, pues si bien es cierto que no es el prepuesto que demandan y requieren nuestros pueblos por lo menos es lo necesario con el que esta institución podría seguir atendiendo a los pueblos y comunidades indígenas”, señaló Regino Montes en entrevista con ejecentral.

Previo a que se diera a conocer el proyecto de presupuesto del próximo año, el titular del INPI dijo a este periódico que tras considerar en la junta de gobierno de la institución se determinó plantear un techo presupuestal a la Secretaría de Hacienda de alrededor de seis mil 500 millones de pesos para dar cobertura a los principales cuatro programas que tiene la dependencia: de Derechos Indígenas, de Infraestructura Indígena, de Apoyo a la Educación Indígena, así como el Programa de fortalecimiento económico para iniciativas de producción de las comunidades indígenas.

El contraste tanto a las expectativas de Regino Montes, así como del jubiloso reconocimiento que el presidente López Obrador hizo en la Plaza de la Constitución al vitorear a los pueblos indígenas, se originó exactamente una semana atrás de las fiestas patrias, cuando el pasado 9 de septiembre la SHCP presentó ante el Congreso el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el próximo año en el que el INPI constató un recorte presupuestal del 40.5% a diferencia de lo recibió este 2019. Pues la reducción proyectada fue de dos mil 433 millones 581 mil 649 pesos, toda vez que este año recibió un presupuesto de cinco mil 996 millones 299 mil 349 pesos.

Cuestionado si la propuesta de seis mil 500 millones era el presupuesto suficiente para solventar las necesidades del instituto, y sin considerar que días después esa proposición se revertiría en una reducción, Adelfo Regino sostuvo que se trataba del presupuesto básico, considerando el nivel de inflación, y en razón de conseguir un insípido aumento de apenas siete pesos en los apoyos de alimentación que se ofrecen en los comedores comunitarios en las mil 300 Casas de la Niñez Indígena con los cuenta el INPI en el país, al pasar 33 a 40 pesos para la cuota diaria de alimentos como parte del programa de apoyo a la educación indígena.

“Nosotros esperamos que haya la debida sensibilidad, el debido apoyo a los planteamientos que hace esta institución para atender a nuestros pueblos y comunidades (…) El cimiento de este país, está en los pueblos indígenas, de modo que no podemos imaginar el presente y el futuro de este país sin la presencia, sin la vitalidad, sin la riqueza cultural, moral, espiritual de los pueblos y las comunidades indígenas  lo largo y ancho del territorio”, destacó en entrevista Adelfo Regino, dos días antes de que el titular de Hacienda, Arturo Herrera, entregara a la Cámara de Diputados el Paquete Económico 2020.

En reacción a la disminución presupuestal planteada, la Red Nacional Indígena (RNI) hizo un llamado para que los legisladores modifiquen la propuesta de Hacienda en favor de otorgarle al instituto un monto de 12 mil millones de pesos con la consideración de que el presupuesto con el máximo histórico que ha alcanzado la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), antecesora del INPI, fue en 2015 por 12 mil 129 millones 311 mil 599 pesos.

“No puede ser posible una regresión histórica de esta naturaleza. Quiero pensar que es un error financiero porque sería una incongruencia política el eslogan del Presidente: ‘por el bien de México primero los pobres’. Primero los pueblos humildes e indígenas”, lamentó públicamente Marcos Matías Alonso, integrante de la dirigencia de la RNI.

Misión contracorriente

Como si se tratara de una carrera de obstáculos, el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas no sólo deberá sortear las dificultades que implican los objetivos que se ha planteado la institución con la mitad del presupuesto que habían solicitado para mínimamente cubrir sus necesidades, sino que también tiene la misión de vencer el olvido y la discriminación histórica en la que su director reconoce que se han mantenido inmersos los pueblos y las comunidades originarias del país.

A manera de balance tras prácticamente un año de que inició el actual gobierno, Adelfo Regino subrayó que “ha llegado el momento de ver a los pueblos indígenas como sujetos plenos de su propia historia”, y en ese sentido destacó la entrega de las conclusiones que arrojaron los 54 foros de diálogo y consulta de los 68 pueblos indígenas de México y del pueblo afromexicano con la participación de más de 27 mil personas, los cuales se le entregaron al presidente López Obrador en la ciudad de Durango, el pasado 9 de agosto en el marco del Día internacional de los Pueblos  Indígenas.

La misión no es fácil, admite el abogado oaxaqueño de origen mixe al asegurar que el objetivo de su gestión al frente del INPI es posicionar la agenda de los pueblos indígenas en los ámbitos del poder ejecutivo, del legislativo, del poder judicial, así como en el ánimo de la propia sociedad, pero lamentó que al hablar de los derechos y el desarrollo de los indígenas ha habido una marginación y una discriminación históricas.

“Hay un desdén, una indiferencia, una actitud de exclusión hacia los temas relativos a los pueblos indígenas, por eso la importancia de que en este proceso que vive actualmente el país, en este nuevo gobierno que encabeza el presidente López Obrador, pues podamos dar un paso en una dirección distinta y esto significa que el gobierno debe poner en el centro de sus prioridades a los pueblos y a las comunidades indígenas”, sostuvo Regino Montes.

¿Qué tan complejo ha sido incentivar la participación en las comunidades ante este olvido y la discriminación que refiere, hay confianza en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador?

“Hacer estos cambios estructurales siempre serán complejos porque por un lado la desconfianza es hasta natural, o sea cuando se ha sido agredido durante tanto tiempo es muy difícil, siempre adverso el generar relaciones constructivas, de confianza. Y es tanta la agresión que han sufrido nuestros pueblos que hasta cierto punto es comprensible la desconfianza, hay que decirlo con toda claridad”.

“Y esta tarea es aún más compleja porque también vivimos en un entorno de mucha discriminación, de mucho racismo, siempre los temas relativos a los pueblos indígenas están en un segundo, en un tercer plano, nunca están en la agenda de las prioridades nacionales”.

Con hechos no palabras

Considerando el marco normativo internacional, en razón de la aprobación de la declaración de las naciones unidades sobre los derechos de los pueblos indígenas en septiembre de 2007, el director general del INPI señaló que el gobierno mexicano está obligado a revisar la Constitución y las leyes a fin de ponerse al día en la materia.

“Esa es un razón poderosa o por la cual nosotros hemos iniciado con este proceso de diálogo y consulta con nuestros pueblos y comunidades para justamente incorporar estos importantes derechos reconocidos en el ámbito internacional en nuestra Constitución y en nuestras leyes mexicanas.

Aunque el presidente López Obrador ha insistido en resaltar la riqueza cultural de la cultura y los valores de las comunidades originarias, como el mensaje que el pasado 25 de octubre lanzó desde la comunidad guarijío en Sonora, a quienes dijo que, “ustedes son poseedores de una cultura milenaria, que viene de lejos y es algo extraordinaria, los que se creen de sangre azul, los fifís desprecian las culturas indígenas, son racistas y esta desprecio ha llevado a que el indígena llegue a avergonzarse de su cultura, de su grandeza”.

Para Adelfo Regino la relevancia y la construcción de una auténtica transformación proviene de los hechos, las acciones específicas y no sólo del discurso. En el marco de una reducción presupuestal para la institución que encabeza el originario de la comunidad oaxaqueña de Santa María Alotepec y quien también se desempeñó como asesor del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en esa diferencia recae la posibilidad de un verdadero cambio.

“Tenemos que empezar a sentar las bases para que en el futuro nuestros pueblos tengan un lugar justo y digno en este país, nadie desea que el futuro de nuestros pueblos sea la desaparición, porque hay quienes han dicho que el futuro irremediable de los pueblos indígenas es su extinción. De ahí la importancia de que con acciones concretas, de que con un diálogo sincero, de buena fe, podamos como Estado mexicano recuperar la confianza de nuestros pueblos y de nuestras comunidades”.

En esta reconciliación que ha manifestado el gobierno, ¿están vigentes los acuerdos de San Andrés? (documento que el gobierno mexicano y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional el suscribieron el 16 de febrero de 1996)

Yo creo que están vigentes, es parte de lo que ha dado este proceso de consulta, en la medida en que estos acuerdos no han sido atendidos de manera sustantiva, yo creo que siguen vigentes las causas que los generaron, siguen vigentes. Las propuestas que ahí se contienen siguen vigentes, yo creo que es parte de la deuda que tiene este país, es parte de las asignaturas pendientes del Estado, sin duda uno de los pendientes es el reconocimiento pleno de los derechos de los pueblos indígenas en nuestra Constitución y en nuestras leyes.

De bote pronto Le dijimos seis palabras al titular del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas para que nos dijera qué era lo primero que se le venía a la mente al escucharlos, esto es lo que nos respondió:

Indio

Es parte de nuestra raíz, de nuestra historia, de nuestra esencia como país.

Pobre

Una realidad dolorosa que viven muchas mexicanas y mexicanos, que es necesario revertir y eliminar.

Fifí

Personas que hay que respetar y que hay que considerar porque al final del día son parte de este país.

Discriminación

Una realidad lacerante que vivimos en particular los pueblos indígenas.

Subcomandante Galeano

Una persona que ha aportado mucho a este país y que es necesario escuchar.

Cuarta Transformación

El proyecto en el que hemos confiado muchas mexicanas y mexicanos y que estamos llamados a construir más allá del discurso con hechos y con menos palabras.

Compartir