Foto: Galo Cañas/Cuartoscuro

Compartir

Francisco Pazos

El gobierno federal amarró el respaldo presupuestario para finalizar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), atribuyendo el flujo de recursos a usuarios de la terminal aérea.

El plan que orquestan en conjunto la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y la de Comunicaciones y Transportes (SCT) traslada la carga presupuestaria a los viajeros internacionales que utilicen las instalaciones de la actual terminal aérea, a través del cobro de la Tarifa del Uso del Aeropuerto (TUA) y la adquisición de deuda.

Esta tarifa, que en realidad opera como un impuesto velado, pues sus rangos son definidos por la SHCP y su cobro se delega a las autoridades de cada terminal aérea funcional en el país, servirá como blindaje ante un eventual cambio en el signo político del candidato que gane la elección presidencial el 1 de julio próximo.

Con esto, la SCT estimó que podrá apalancar un bono financiero de mil millones de dólares, a través de los recursos que genere el ajuste a la TUA, vigente desde el 18 de enero pasado, para cobrar 44 dólares a los pasajeros en conexión con vuelos internacionales, y 23.20 dólares para pasajeros en vuelos con origen nacional.

Ese dinero no se invertirá directamente al proyecto como recursos líquidos, sino que será un respaldo que, en caso de que el precandidato de la alianza Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, crítico del proyecto del NAICM por sus altos costos y opacidad, no pueda detener el flujo presupuestario.

Fuentes cercanas al sector de aerotransporte revelaron que la estrategia del gobierno federal para blindar la suficiencia presupuestaria del nuevo aeropuerto del país busca un tercer ajuste al TUA, para que los pasajeros con vuelos nacionales en conexión paguen más por el uso de las instalaciones aeroportuarias.

El proyecto de SCHP y de SCT es que los usuarios nacionales paguen 11 dólares adicionales, más IVA, en el caso de que realicen vuelos con conexión doméstica, es decir, dentro del territorio nacional; y para pasajeros nacionales con vuelos en conexión internacional, el ajuste propuesto sería de 22 dólares más IVA.

ajustes. El proyecto de SCHP y SCT estima una tarifa que suma 22 dólares más IVA para pasajeros nacionales con vuelos en conexión internacional.

Si el plan se autoriza, todos los usuarios que viajen a la Ciudad de México, ya sea como destino final o como centro de conexión deberán pagar tarifas de 22 y 44 dólares, más los ajustes que todavía están en discusión para usuarios nacionales.

Apenas en 2016, las autoridades hacendarias aplicaron un ajuste de 25% al TUA que se cobra en la AICM, a la que se sumó un ajuste indexado a la inflación que entró en vigor el 18 de enero pasado. En caso de autorizarse el nuevo ajuste, sería la tercera alza de este impuesto aeroportuario que se autoriza en la recta final del gobierno de Enrique Peña Nieto.

El secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, minimizó el impacto negativo que ocasione el ajuste de la TUA para los mexicanos, pues aseguró que de 45 millones viajeros que llegan al AICM, sólo 17% tienen conexiones internacionales, y de esos, casi la mitad son connacionales.

El argumento no convence a las aerolíneas y a los prestadores de servicios vinculados con el sector, pues consideran que los ajustes a este impuesto restarán competitividad al actual aeropuerto como hub regional de interconexión, y en consecuencia traducirá un impacto negativo a las expectativas de crecimiento para el sector turístico nacional.

Ruiz Esparza destacó que el cobro de la tarifa por el uso del aeropuerto será la base presupuestaria para garantizar la continuación de la construcción del NAICM y rechazó que el modelo financiero para el uso de los recursos signifique endeudamiento para el país.

Las últimas cifras consolidadas al cierre de 2016 demostraron que 41.7 millones de pasajeros llegaron al AICM, de los que 27.6 millones fueron viajeros nacionales y 14 millones más eran internacionales.

Según un estudio de la Comisión de Competencia Económica, 21% de los usuarios transportados tuvieron conexiones al extranjero, mientras que cerca de 35% realizaron conexiones nacionales.

Compartir