Rebeca Pal

Sin saberlo, compramos productos que se fabrican gracias a la explotación laboral e infantil.

  • Chocolate: Las industrias chocolateras obtienen el cacao principalmente de Costa de Marfil, África. Muchos trabajadores son niños, traídos de naciones como Malí, otros son raptados y algunos vendidos por sus padres, que viven en pobreza extrema. Los emplean para cargar sacos de cacao que pesan mucho más que ellos, provocándoles lesiones graves.
  • Aparatos electrónicos: Son conocidos los casos de incontables violaciones laborales que la fábrica china Foxconn, comete contra sus empleados, sin embargo, las empresas de electrónicos siguen lucrando con el trabajo de las personas que trabajan ahí. El caso más conocido fue de Apple, que obligó a Foxconn a mejorar las condiciones laborales que orillaron a los trabajadores a cometer suicidio. Foxconn solucionó el problema poniendo redes alrededor del edificio para evitar que la gente se tirara. Las inspecciones que se hicieron más adelante señalaron que no se hicieron los cambios solicitados. 
  • Marihuana: Los que la fuman, no se imaginan el apoyo que están dando a la esclavitud de niños en Vietnam. Si pueden vean el reportaje Children of the cannabis trade de Al Jazeera. Muestra cómo los traficantes manipulan a las familias necesitadas en Vietnam, prometiéndoles que llevarán a los pequeños a Reino Unido para que tengan una mejor vida. Nada más lejos de la verdad. Los niños tienen que trabajar para pagar la “deuda” y tienen prohibido pedir ayuda. Si las operaciones de los traficantes vietnamitas son descubiertas por la policía, la mayoría desaparece o vuelve a manos de otros traficantes para evitar que sus padres, que se quedaron en Vietnam, sufran alguna represalia. México no es diferente. Los niños indígenas o en pobreza extrema, se ven en la necesidad de recurrir a estos trabajos. Cosechan durante meses la marihuana y trabajan en laboratorios clandestinos.
  • Ropa: Si es de bajo costo, hay una alta probabilidad de que haya sido confeccionada en una fabrica explotadora. Estas fábricas se encuentran en Asia, especialmente en Bangladesh (India). Aunque es ilegal, muchas investigaciones revelan que el trabajo infantil es terriblemente común.
  • Caucho: En Liberia, las manos que lo trabajan son las de niños explotados. 
  • Aceite de palma: Por ser tan económico es utilizado en la industria cosmética y alimentaria. No es bueno por la explotación desmedida que afecta al medio ambiente, y por el trabajo esclavo.
  • Piratería: Roba millones de empleos al año y emplea a niños que son explotados.
  • Diamantes: En África el trabajo minero fue impuesto por el ejército y el gobierno impulsó (al parecer lo sigue haciendo) la esclavitud.
  • Pornografía: El tráfico sexual sigue vendiendo al año millones de mujeres y niños.

En el 2013 la Fundación Walk Free hizo un reporte del Índice Global de Esclavitud. Las peores puntaciones fueron para Haití, Mauritania, Nepal y la India, y en trabajos forzados China y la India tuvieron el ranking más elevado de la lista. El reporte también tomó en cuenta el matrimonio infantil y el tráfico de personas. 

México apareció en el lugar 114 del ranking con un estimado de 266,900 personas sufriendo esclavitud. En el 70% de los casos existía algún tipo de relación con el crimen organizado. 

A pesar de ser un estudio que se realizó en el 2013, las cifras siguen siendo alarmantes. Los cárteles de droga secuestran con fines de prostitución y trabajos forzosos con la complicidad de autoridades locales, estatales y federales. Definitivamente de nada sirve que existan políticas contra la esclavitud, si hay prácticas que criminalizan a la víctima facilitando la esclavitud.

Yo creo que estas cifras seguirán creciendo mientras el egoísmo (la búsqueda de nuestro placer) sea mayor que la compasión. 

Compartir