Compartir

Víctor Sánchez Baños

Hay un límite en que la tolerancia deja de ser virtud

Edmund Burke (1729-1797) Político y escritor irlandés

Enoja hasta la médula saber de casos de funcionarios púbicos que roban los recursos de la sociedad y quedan en la total impunidad. Hoy la cara de México, en el mundo es de corrupción e impunidad. La verdad, esto no lo merecemos quienes nos esforzamos por mejorar nuestras familias, comunidad y al país entero, con trabajo fecundo y honrado.

Mientras, aquellos que acuden periódicamente a pedir nuestro voto, al llegar al poder se apoderan de lo que no es suyo, se alían a bandas de hampones y hacen negocio a costillas de 127 millones de mexicanos.

Esta semana es crítica para el destino del país y se debatirá en el Congreso de la Unión. No se trata de llevar los egos de los políticos para ver quien es o deja de ser. Se necesita que la madre de todas las reformas estructurales, contra la corrupción, se apruebe y que realmente haga historia al manejar la “tolerancia cero” y sanciones ejemplares a los funcionarios públicos que se aprovechen de sus puestos.

No puede esperar. Tampoco podemos dejar que se siga deteriorando la imagen del país en el extranjero, pero sobre todo en la sociedad mexicana que el hartazgo llega al límite.

Gobernadores ladrones que se roban el dinero del presupuesto sin el menor pudor para hacer política, a fin de tener cómplices que los cubran en los congresos locales y federal. Ejemplos de quienes usaron recursos son Andrés Granier, Leonel Godoy, Leonel Cota, Humberto Moreira y muchos, pero muchos más. Claro, como ellos, muchos presidentes municipales convierten el erario en su peculio.

Lo peor de todo, es que no hay autoridad que los audite, investigue y los meta a la cárcel. Algunos, se roban miles de millones de pesos como funcionarios de CFE o PEMEX, cuyos casos son ejemplo de la perversión política y empresarial, y solo los inhabilitan para ocupar puestos en la administración pública por 5 o hasta 20 años. Claro, para que disfruten lo robado en otros países.

Los últimos escándalos fueron: la cadena inmobiliaria del exgoberandor de Oaxaca, José Murat; el robo de cientos de millones de pesos del exgobernador de Guerrero, Ángel Aguirre y su hermano Mateo; el gobernador de Sonora, Guillermo Padrés, se apodera del agua de cientos de comuneros; fraudes cometidos en el Congreso de Jalisco; el fraude en el Melate donde los autores caen en manos de la justicia después de 3 años de impunidad.

La imagen del gobierno está manchada por la desconfianza y la duda de la probidad de los funcionarios públicos, de todos los gobiernos federal, estatales y municipales, y de todos los partidos políticos. Ninguno se salva.

¿Acaso nuestros gobernantes y legisladores, no se dan cuenta del malestar que está escalando en el pueblo? El malestar no sólo es impulsado por los opositores del gobierno, sino es el reflejo de la mayoría que quiere un país mejor.

Ah, y como simple referencia estadística que colma el plato de malestar: en 14 años, la Auditoria Superior de la Federación sólo ha castigado a 7 personas. La impunidad y las leyes “light” protegen a los funcionarios corruptos.

PODEROSOS CABALEROS.- Hace algunos años escribí acerca de Mitsubshi y la explotación de mantos de sal en Baja California, en donde se les dejó un gran negocio a la japonesa y, para colmo de la corrupción se le subsidiaba el producto. Bueno, desde 1987, cuando trabajaba en Ovaciones y en 1991 en El Heraldo, relaté la manera como cientos de millones de dólares se le regalaban a esa trasnacional. En las revisiones a la empresa gubernamental Exportadora de Sal, se detectó una fuga de cientos de millones de dólares anuales al venderle a Mitsbishi hasta con 80% de precio menor, la sal desde que se firmó un contrato en 1977. Como está por contrato un precio de entre 11 y 15 dólares por tonelada métrica, cuando en el mercado internacional donde opera la empresa japonesa es de entre 50 y 70 dólares, los japoneses se burlan de nuestro gobierno. Exportadora de Sal, dejó de vender 5 mil 266.9 millones de pesos en 2013. Abandonó en Mitsubishi la comercialización de la sal. Bueno, no hay un sitio donde no se vea el abuso y la sandez de funcionario públicos mexicanos que entregan por moronas la riqueza del país. Los bancos de sal de Guerrero Negro, cuya afectación daña la ecología mundial, son saqueados y no hay control sobre el número de toneladas que se llevan los buques japoneses.

RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA.- El Council for Responsible Sport otorgó las certificación oro a la 32 Edición de la Maratón de la Ciudad de México del año pasado. Es el primer Maratón en Latinoamérica en obtener esta Certificación, gracias al cumplimiento de las normas de responsabilidad ambiental y conseguir 48 de los 61 créditos requeridos. El proyecto para realizar una Maratón Sustentable fue impulsado por Paul Smith, Director General de Grupo Martí, quien lanzó esta iniciativa a través de Emoción Deportiva en conjunto con el Instituto del Deporte del Distrito Federal.

Comunícate: vsanchezb@gmail.com

Twitter, Facebook y Printerest: vsanchezbanos

Compartir