Compartir

Redacción ejecentral

WASHINGTON, EU.- La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, rompió el escrito que entregó el presidente Donald Trump como parte del informe que guarda el Estado de la Unión, al concluir este su discurso frente al Congreso de la Unión.

Pelosi respondió así al desaire del mandatario republicano que al iniciar la ceremonia la dejó con la mano estirada que le brindó la demócrata como muestra de saludo. 

La presidenta de la Cámara de Representantes, que estaba ubicada detrás de Trump y junto al vicepresidente Mike Pence durante la ceremonia en el Capitolio, tomó el documento y lo destrozó de manera muy visible.

Cuando un periodista le pidió que explicara lo que había hecho, Pelosi dijo que «era lo más cortés, considerando la alternativa». 

Aplaude T-MEC y habla de 800 km de un «bello» muro

Trump habló sobre la construcción del muro fronterizo con México y acusó a los demócratas de impulsar una legislación para dar seguro médico a migrantes indocumentados.

«Mientras hablamos, se está construyendo un alto y bello muro en la frontera…Para el próximo año tendremos 804 kilómetros construidos», dijo

Al hablar sobre el Tratado comercial con México, Estados Unidos y Canadá, sostuvo que «siempre debemos recordar que nuestro trabajo es poner primero a Estados Unidos».

Aseguró que finalmente habrá un tratado comercial justo. «Y digo finalmente, porque no fuimos tratados justamente por muchos, muchos años», aseguró.

ES DE INTERÉS Lee el discurso íntegro de Donald Trump sobre el Estado de la Unión

Se congratula del acuerdo con México en el tema de migrantes

El mandatario republicano habló sobre su campaña contra la migración ilegal por la frontera sur y recordó la política catch and release (atrapar y dejar), «si vienes ilegalmente, ahora serás removido rápidamente. Celebramos acuerdos de cooperación históricos con los gobiernos de México, Honduras, El Salvador y Guatemala. Como resultado de nuestros esfuerzos sin precedentes, los cruces ilegales han caído un 75% desde mayo, cayendo 8 meses seguidos».

Trump recordó el acuerdo con México, que fuerza a los migrantes a esperar la resolución de sus casos en el otro lado de la frontera. También al acuerdo para deportar a migrantes centroamericanos a países por los que hayan transitado primero en su viaje hacia EU.

«El año pasado, viajé a la frontera en Texas y conocí al agente jefe de la patrulla, Raúl Ortiz. En los últimos 24 meses, el agente Ortiz y su equipo han incautado más de 200,000 libras de narcóticos, arrestaron a más de 3,000 contrabandistas humanos y rescataron a más de 2,000 migrantes. Hace días, el agente Ortiz fue ascendido a jefe adjunto de la Patrulla Fronteriza», indicó.

Va contra el aborto en etapa tardía

Aseguró que defenderán la vida de los fetos e instó al Congreso que apruebe una legislación que prohíba el aborto en las últimas semanas. 

«Finalmente que prohíba el aborto tardío de bebés. Ya sea uno republicano, demócrata o independiente, seguramente todos debemos estar de acuerdo en que cada vida humana es un regalo sagrado de Dios», dijo.

Sostuvo que «estamos defendiendo la libertad religiosa» establecida en la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos. 

Asiste Guaidó y es presentado como Presidente de Venezuela

El mandatario estadounidense criticó el sistema de gobierno socialista que «destruye naciones» y aprovechó para saludar al venezolano Juan Guaidó, invitado de la Casa Blanca en el discurso del estado de la Unión, al que definió como «el verdadero y legítimo presidente de Venezuela».

«Presidente, por favor, llévele este mensaje a su tierra. Todos los estadounidenses están unidos con el pueblo venezolano en su lucha justa por la libertad», dijo el presidente dirigiéndose a Guaidó mientras el Congreso lo aplaudía de pie en la primera gran ovación bipartidista de la noche.

Sobre Maduro, Trump lo calificó como un “tirano”, un “presidente ilegítimo” y prometió “aplastar” la tiranía. 

Defensa de trabajos frente a China 

Trump asegura que su estrategia para frenar el “robo” de trabajos por parte de China funcionó. Detalla que se firmó un acuerdo con Beijing “que defenderá a nuestros trabajadores, protegerá nuestra propiedad intelectual, aportará miles de millones de dólares y abrirá nuevos mercados para productos fabricados y cultivados aquí en los Estados Unidos de América. Durante décadas, China se ha aprovechado de los Estados Unidos, ahora lo hemos cambiado pero, al mismo tiempo, tenemos quizás la mejor relación que hemos tenido con China, incluso con el presidente Xi», indicó el presidente.

Presume economía y trabajos, pero demócratas lo contrastan 

Trump destacó el bajo desempleo y la economía de su país, ya que «en 8 años bajo la última administración, más de 300,000 personas en edad laboral se fueron de la fuerza laboral. En solo tres años de mi administración, 3.5 millones de personas en edad de trabajar se han unido a la fuerza laboral».

El republicano presumió que rompió con las regulaciones que «frenaban» la creación de empleos, a pesar de que la tendencia ininterrumpida de generación de trabajo viene desde hace casi una década.

El Partido Demócrata envió correo a Univisión señalando en un correo contrastando los datos que da el presidente: «El crecimiento del empleo se ralentizó bajo Trump. El crecimiento del empleo bajo Trump no se acerca a los 25 millones de empleos que prometió crear como presidente y en realidad se ha desacelerado desde que asumió el cargo».

Trump llegaba a la cita -una fecha clave en el calendario político en Estados Unidos- en medio del juicio político, tras una serie de escándalos que han marcado su mandato.

De cara a las elecciones de noviembre -en las que Trump espera ser reelegido- estas son noticias alentadoras para su campaña horas antes de que el multimillonario republicano pronuncie un discurso que la Casa Blanca anticipó que va a destacar la «bonanza» que su gobierno ofreció a los trabajadores de la clase obrera, dijo un alto funcionario. El mensaje televisado será «optimista», afirmó.

Y los problemas técnicos a la hora del conteo de los votos en las primarias demócratas le dieron otra oportunidad al presidente de regocijarse.

«Nada funciona, como cuando gobiernan el país», dijo en Twitter el mandatario, en un momento de división y crispación que no se había visto en décadas en Estados Unidos.

Compartir