Compartir

Redacción ejecentral

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró que su país nunca será una nación socialista, al lanzarse contra los demócratas a quienes los calificó de radicales que llenarán al país de migrantes ilegales.

Durante el mitin en Orlando, Florida, donde lanzó su campaña para las elecciones presidenciales de 2020, sostuvo que un voto para los demócratas será un voto de quienes sienten rabia y encabezaron una «cacería de brujas» en su contra.

En el tema migratorio sostuvo que se podría detener la llegada de personas a Estados Unidos en 15 minutos, si los demócratas en el Congreso tuvieran voluntad.

«Llamen a sus congresistas demócratas y senadores para que se sienten y cierren los agujeros en la ley y resuelven el problema de asilo, que podría hacerse en 15 minutos», dijo.

Aseguró que México está ayudando: «Tenemos a mucha gente ayudando, incluyendo México. Esperemos a ver qué ocurre»

«Los demócratas podrían reunirse con los republicanos y podrían arreglarlo rápido, en una reunión».

Un muro bello

Al destacar la construcción del muro en la frontera con México, lo calificó de «bello, fuerte y resistente y mucho más barato, claro, más barato».

El mandatario aseguró que la migración masiva ilegal significa que vengan a competir con los estadunidenses más vulnerables.

Hace consulta a gritos para definir lema de campaña

Durante el encuentro con sus simpatizantes, el multimillonarios pidió a los asistentes que votaran con gritos su nuevo lema de campaña.

«Quiero escucharlos», dijo Trump, antes de repetir su lema de campaña y su nueva propuesta: «Hagamos grande a EU» y «Mantengamos grande a EU».

Cuando hubo aplausos más atronadores por el nuevo lema, se apartó del podio y se tapó los oídos: «Pensé que iba a estar más cerca, pero olvídenlo».

Elogia economía de EU

El empresario de 73 años elogió la salud de la economía estadounidense durante su gobierno.

«Nuestro país avanza, prospera y está en pleno crecimiento», dijo a sus seguidores. «Nuestra economía es la envidia del mundo. Es quizás la mejor economía que hemos tenido en la historia de nuestro país».

«Nuestro país avanza, prospera y está en pleno crecimiento», dijo a sus seguidores. «Nuestra economía es la envidia del mundo. Es quizás la mejor economía que hemos tenido en la historia de nuestro país».

El presidente estadounidense, lanzó el martes en Florida su campaña para la reelección en las presidenciales de 2020, destacando que la economía es la «envidia» del mundo y acusando a sus rivales demócratas de querer «destruir» el país.

Cerca de 20,000 seguidores, muchos portando gorras rojas y carteles con el eslogan que lo llevó a la Casa Blanca: «Hagamos América grande de nuevo», lo ovacionaron emocionados cuando lo vieron llegar al Amway Center de Orlando, en el centro de Florida, un estado en el sureste que jugará un importante papel en las elecciones estadounidenses.

A pesar de que las primeras encuestas muestran que el magnate republicano es vulnerable, Trump buscará una reelección con el espaldarazo que recibe de una economía fuerte y de una leal base de seguidores de derecha.

Trump dijo a la multitud que, juntos, han formado «un gran movimiento político» que ha «intimidado al ‘establishment’ político corrupto».

El empresario de 73 años elogió la salud de la economía estadounidense durante su gobierno.

Nuestro país avanza, prospera y está en pleno crecimiento», dijo a sus seguidores. «Nuestra economía es la envidia del mundo. Es quizás la mejor economía que hemos tenido en la historia de nuestro país».

A sus opositores demócratas los acusó que buscar «destruir» Estados Unidos.

«Nuestros rivales radicales demócratas están llevados por el odio, el prejuicio y la rabia. Quieren destruir nuestro país tal como lo conocemos. No es aceptable», afirmó.

El presidente también aprovechó para denunciar a los medios que según él publican «noticias falsas», comentario que desató abucheos del público a la prensa.

Después de más de dos años en la Casa Blanca llenos de dramas y de intrigas, este empresario apuesta a que la economía pujante y su promesa de luchar por la olvidada clase trabajadora estadounidense persuadan al electorado de que merece un segundo mandato de cuatro años. 

Pero ya hay más de 20 demócratas compitiendo por la nominación y la larga investigación sobre si había vínculos entre su equipo y Rusia, y su estilo divisivo y lacerante, han perjudicado su imagen de presidente poco convencional.

Varias encuestas muestran que Trump queda muy relegado si se enfrentara a Joe Biden, el favorito para hacerse con la nominación demócrata, que tiene como mensaje devolver a Estados Unidos a los tiempos menos agitados cuando Barack Obama dirigía el país y él era su vicepresidente. (Con información de AFP)EM/RB

Compartir