Compartir

Jorge Díaz Elizondo

Iguala no es la única, que no se nos olvide. Iguala sólo nos recuerda la calidad de víctimas en la que vivimos. Hoy, a unos nos toca escribir, a otros leer, pero mañana…

Derivado de la desaparición de los normalistas en Ayotzinapa, mismos que aún no han sido encontrados, las autoridades se dieron a la tarea de buscar cadáveres. Y encontraron fosas y más fosas sólo en esa pequeña área del país (pequeña en comparación del tamaño del territorio). Personas ¿mexicanos? ¿extranjeros?, todas ellas muertas por supuesto, calcinadas, quizás con indicios de tortura, etc.

Pero los normalistas no aparecen y no todas las fosas han sido revisadas en su totalidad. No obstante la incertidumbre que quema por dentro, estamos seguros que todas esas fosas pendientes por analizar tienen lo que alguna vez fueron seres humanos, ahora enterrados de manera indigna. Ni modo, esas es nuestra realidad.

Entonces el recuerdo de las innumerables fosas encontradas en el pasado inmediato y lejano en otros estados de la república, te llevan a pensar que caminamos sobre una auténtica tumba.

Los horrores que se han encontrado, los que están por encontrarse y los que nunca conoceremos, todos, podrían dejar al holocausto de la segunda guerra mundial como un tímido ejercicio de una mente criminal bastante limitada o increíblemente sensible.

Cuántos ‘desaparecidos’ estarán ahí. Metidos entre las patas de los caballos encontraron la muerte y posterior sepultura injustamente. Por un lado, los criminales inhumanos, por el otro el gobierno (de muchos sexenios) rebasado o coludido, entre ambas partes, las víctimas. Unos por ignorancia, hambre o por haber pasado por el lugar y momento equivocados, todos apilados. Sólo quedan huesos, una que otra prenda, de los sueños e ilusiones, ni hablar.

Iguala no es la única, que no se nos olvide. Iguala sólo nos recuerda la calidad de víctimas en la que vivimos. Hoy, a unos nos toca escribir, a otros leer, pero mañana y de acuerdo al grado de descomposición sistémica que se vive en México, quizá nos toque estar en una fosa.

Fosa que, a fin de cuentas, es muy grande, del tamaño del país entero, es la tumba México.

email: jorgediaz@live.co.uk

Twitter: @adejorge

Facebook: http://www.facebook.com/JorgeDiazElizondo

Google+:  http://gplus.to/JorgeDiazElizondo

Sitio web: http://goo.gl/KSWHW

Compartir