Compartir

Juan Carlos Rodríguez

jcrodriguez@ejecentral.com.mx

“Es un gobierno bien intencionado”, asegura sin titubeos Felipe Calderón cuando se le pide un balance sobre la gestión de Andrés Manuel López Obrador, el hombre que durante todo su sexenio (2006-2012) fue como una piedra en el zapato y que esta semana estará festejando un año de haber ganado de forma aplastante las elecciones presidenciales.

Calderón aplaude la lucha del tabasqueño contra la corrupción, pero de inmediato enlista los defectos que le ve a la Cuarta Transformación: el gobierno está dando la señal de que cualquiera puede violar la ley; la inversión, el consumo y el crecimiento económico van a la baja, y la refinería de Dos Bocas, obra insignia del régimen, está condenada al fracaso.

Calderón aplaude la lucha del tabasqueño contra la corrupción, pero señala uno de los defectos de la 4t: “el gobierno está dando la señal de que cualquiera puede violar la ley”.

Siete meses han pasado desde que el expresidente renunció a las filas del PAN. De entonces a la fecha ha concentrado sus esfuerzos —junto con Margarita Zavala, su esposa— en darle forma a México Libre, un proyecto que aspira a ser partido político a partir dos banderas: aglutinar a fifís, conservadores, clases medias, trabajadores, estudiantes y todos aquellos inconformes con la 4T y, al mismo tiempo, ser la fuerza política que vigile al gobierno para que subordine su acción al bien común.

Postura. Calderón se dijo dispuesto a colaborar con el actual gobierno, si el presidente López Obrador así lo dispusiera, para encarar los desafíos nacionales e internacionales.

No obstante, tienen el tiempo encima, pues cuentan con seis meses para realizar 200 asambleas con 300 ciudadanos cada una, y hasta la fecha no han realizado ni diez. 

En la entrada de la oficina de Calderón está colgado un cuadro con la imagen de un robusto león dibujado en tinta; el felino se muestra altivo, con el viento golpeando su rostro, la melena echada hacia atrás y sin que el cielo ennegrecido lo intimide. El expresidente deja ver por la puerta y recibe a ejecentral con saco y mezclilla, relajado y con toques de humor. 

“¿Pues qué le pusieron a los cacahuates?”, lanza con sorna cuando cuestiona cómo fue posible que México haya aceptado desplegar seis mil integrantes de la Guardia Nacional en la frontera con Centroamérica y no haya podido eliminar definitivamente la amenaza de aranceles por parte del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

“Estamos siguiendo una agenda migratoria que no es la nuestra”, alerta. “¿Cómo que la Guardia Nacional en la frontera? ¡Primero que contraten más agentes de Migración, por lo menos! ¿Cómo pudieron contratar choferes para las 500 pipas de Pemex de a 30 mil pesos cada uno y no pueden poner más agentes de Migración en la frontera?”, cuestiona.

“Inhale-exhale, inhale-exhale”, repite, divertido, Calderón cuando se refiere a la secretaria de Energía, Rocío Nahle, a quien responsabiliza del desabasto de combustible de diciembre y enero pasados, pues relata que, en el ánimo de atajar actos de corrupción, la funcionaria ordenó suspender contratos de exportación de gasolinas con Estados Unidos, sin considerar que México sólo tiene capacidad de almacenamiento para un día. 

›“Cuando empieza la crítica y se desata la presión social, el gobierno asocia la escasez con el fenómeno del huachicol, y hacen una campaña mediática muy bien pensada, pero en realidad lo que se hizo fue tapar una falla administrativa brutal”.

¿Cuál es su balance de lo que ha hecho el actual gobierno? Yo creo que es un gobierno bien intencionado, que está abordado un problema muy sensible para los mexicanos, que es el combate a la corrupción, pero lo que muestran los datos —ahora sí que “yo tengo otros datos”— es que la economía está cayendo.

“En mayo cayó el consumo, cayó la inversión, cayó la economía, hubo un crecimiento de -0.2% —menos cero, como dijo el propio Presidente— y es posible que, aunado a los berrinches del presidente Trump, eso nos haga entrar en una recesión seria, que sería fatal para el nivel de vida de muchos mexicanos”.

Al mandatario se le pregunta cuál es su principal preocupación respecto al estilo de gobernar de López Obrador. Responde directo: “Se está dando la señal equivocada de que cualquiera puede violar la ley, sin consecuencias. Y ese mensaje lo están recibiendo los que toman las casetas, los que bloquean las vías del tren; ese mensaje de que violar la ley no tiene castigo lo está leyendo el delincuente que asalta en Ecatepec, el migrante de Honduras… ¡Lo está leyendo todo mundo!”

Calderón asegura que, en la tarea de gobernar, los incentivos sí funcionan. Y pone como ejemplo el fenómeno migratorio: “Si tú, como Presidente, le dices a la gente ’vengan, aquí les vamos a dar chamba’ y ellos están desesperados —no sólo por la pobreza, sino por la inseguridad; en Centroamérica está pasando lo mismo que en México, pues los delincuentes están imponiendo sus reglas en la comunidad y la gente está huyendo—, pues es lógico se haya estas oleadas de migrantes”.

Mal augurio para Dos Bocas

Al igual que López Obrador, Calderón también quiso construir una refinería. La idea del panista era edificarla en Tula, Hidalgo, pues se encontraba más cerca del centro del país, donde está el mayor mercado de combustibles. Antes de tomar la decisión, el gobierno de Calderón analizó la posibilidad de hacerla en Dos Bocas, Tabasco, pero la opción fue descartada por ser un terreno inundable, ser nociva para el medio y estar lejos de los mayores centros de consumo.

El estudio sobre la poca viabilidad de Dos Bocas está en la Secretaría de Energía, señala Calderón. “Dos Bocas no es viable. Es inundable. Punto. Si la secretaria Rocío Nahle tuviera un poco menos de arrogancia y revisara lo que tiene en su escritorio, se daría cuenta de eso. Porque son estudios muy completos, bien sustentados, que además fueron caros”.

México libre quiere ser la voz de los ciudadanos para que el poder se equilibre y subordine sus acciones al bien común y no al capricho de una o varias personas, sostiene el expresidente Calderón.

“¿A alguien le suena que Tabasco es una zona inundable? ¡Por el amor de Dios!”, exclama Calderón. Y añade: “Si tú ves todos mapas de los pronósticos de cambio climático y los modelos que hay con distintas temperaturas y con distintos niveles de incremento en el nivel del mar, las primeras zonas que se inundan en el mundo son los estados del Pacífico, que son países chiquititos que viven del turismo; en segundo lugar está el delta del Nilo, en Egipto, y en tercer lugar están las costas de Tabasco y Campeche”.

Como exsecretario de Energía, Calderón abunda sobre los motivos por los cuales se descartó la idea de Dos Bocas. “En esa zona había mangle y se lo echaron; eso es un crimen, es una falta ambiental de las más penadas. Cuando fui Presidente paré toda la destrucción y se me echaron encima los hoteleros, los gobernadores, incluso el propio Rodolfo Elizondo, que era mi secretario de Turismo. El mangle no sólo es una barrera natural contra huracanes, sino que es la fuente de la vida, porque la cadena alimenticia del mar empieza en el mangle”.

›El expresidente plantea que refinar combustible es una actividad con un margen muy estrecho de ganancia, con tasas de retorno de 10 por ciento. El verdadero negocio, expone, es la exploración y producción de crudo, pues extraer un barril de petróleo cuesta 20 dólares y se puede vender en 60.

“En estos momentos hay poco dinero y, en lugar de invertirlo en exploración y producción, el gobierno cancela los contratos de la Reforma Energética, están canceladas las rondas que siguen, o sea, nadie más va a producir petróleo más que Pemex, lo cual es un absurdo.

“El dinero lo vas a meter a una refinería que todo mundo sabe que no va a funcionar, pues por mucho esfuerzo que haga Pemex, no va a poder pagar su deuda. ¿Por qué razón? Porque no va a tener petróleo, no va a tener ingresos y, al contrario, va a tener más gastos en una refinería que no va a jalar”, sentencia Calderón.

Junio de 2006. Una de las pocas veces en que coincidieron Felipe Calderón y López Obrador en un mismo lugar fue hace 13 añs, cuando se realizó el debate presidencial. FOTO: IFE-CUARTOSCURO.COM

De manera paralela, señala, en la próxima década sobrevendrá una conversión energética que volverá obsoletos los vehículos que utilizan gasolina. “En estos 10 años ha cambiado totalmente el panorama energético mundial, hay una transición energética que no había antes. Noruega va a prohibir los automóviles de combustión interna en 2025, Francia en 2028 y muy probablemente la Unión Europea lo haga en 2032. Todo tiende hacia los vehículos eléctricos”.

Oposición. En la plataforma Change.org se reunieron 200 mil firmas en contra del partido de Felipe Calderón y Margarita Zavala.

En este contexto, agrega, “cuando se termine de hacer la refinería, considerando que tenga 30 o 50 años de vida útil, va a llegar un momento en que ya ni siquiera se use esa gasolina en los vehículos”.

Los partidos, sin remedio

Para que México Libre se convierta en partido político, Calderón y su esposa tienen el reto de realizar 200 asambleas de 300 personas, requisito que les pide la autoridad electoral. El pasado 9 de junio se realizó la asamblea fundacional y tuvieron buen cuórum, pero en las reuniones subsecuentes han sufrido para juntar a las personas. Pese a ello, el exmandatario confía en que en 2021 participarán en las elecciones federales y tendrán presencia en el Congreso. 

¿Cuál es la razón de ser de México Libre? Yo veo un enorme vacío en la representación política ciudadana frente al gobierno. Hay una paradoja: existe una angustia de muchos ciudadanos (llámales como quieras: fifís, conservadores, clase media, trabajadores, estudiantes) por el rumbo que lleva el país, y no hay manera de canalizar esa inquietud porque no hay organización ciudadana política, porque los partidos políticos —incluido desgraciadamente el PAN— le dieron la espalda a la gente. El PAN cerró las puertas a los ciudadanos por intereses de la gente que lo maneja ahorita.

“Entonces, ¿toda esa gente a dónde se va a ir? Nosotros queremos que México Libre sea una opción de participación ciudadana que con ciertos valores y parámetros éticos pueda hacer política con principios y vigilar al gobierno para que subordine su acción al bien común”.

¿Qué significa ser oposición en tiempos de la 4T? Nuestro partido quiere ser la voz, la fuerza y la capacidad organizativa de los ciudadanos, que además de llamar a la participación, controle al poder, pondere al poder, equilibre al poder para que subordine sus acciones al bien común y no al capricho de una o varias personas.

¿Le dolió la derrota del PAN en Baja California, que era la joya de la corona? Pues no, es una derrota supermerecida. Creo que el PAN tuvo uno de los gobiernos más corruptos que ha tenido en muchos años; más bien, me dolió el gobierno que tuvimos, la derrota simplemente es una consecuencia. Me duele más la derrota en Puebla de Enrique Cárdenas, que es un ciudadano del perfil que nosotros queremos impulsar.

El dinero lo vas a meter a una refinería (Dos Bocas) que todo mundo sabe que no va a funcionar, pues por mucho esfuerzo que haga Pemex, no va a poder pagar su deuda. ¿Por qué razón? Porque no va a tener petróleo, no va a tener ingresos”. Felipe Calderón, expresidente.

¿Cómo lee la baja participación en los comicios? Primero, representa una gran decepción hacia Morena, pero que no se traduce en acción. ¿Y por qué? Porque los partidos son incapaces ya de representar a los ciudadanos. El PAN, el PRI y el PRD no le dicen ya nada absolutamente al ciudadano que quiere cambiar, no le generan confianza y le representan una idea de lo mismo, por eso la necesidad de crear una alternativa nueva muy ciudadana.

¿Hay condiciones para que puedan competir en las elecciones de 2021? Sin duda. Nuestra estrategia es que podamos tener de candidatos un dream team. Es decir, dedicarnos todo el 2020 para ver quién es la mujer o el hombre ciudadano que puede representar mejor los intereses de la ciudadanía y yo creo que podemos ocupar un espacio muy relevante, sobre todo, habida cuenta la caída, la falta de representatividad de los partidos tradicionales.

¿Están en crisis los partidos? Yo no creo que tengan futuro. El PRI no tiene remedio, van a pasar por lo menos dos o tres generaciones antes de que se vuelva a creer en ellos; yo creo que el sexenio pasado fue escandaloso en términos de corrupción. El PRD colapsó porque AMLO se llevó todos sus nutrientes, y el PAN no tiene remedio, porque los intereses que los controlan no les conviene abrirlo a la ciudadanía porque pierden su propio poder.

¿El PAN tiene futuro? Yo digo que el PAN era como un antro que se hizo súper popular, de moda, pero que un día cerraron el libre acceso, y sólo permitieron la entrada a quien se les daba la gana. Entonces, “cadeneros” se hicieron del lugar y lo echaron a perder. Así tenemos a los “cadeneros” de Nuevo León, que son los que estaban metidos con los casinos; y está el “cadenero” de Sinaloa, que es el que trajo a la novia de (Joaquín Guzmán) El Chapo a ser diputada del PAN; y está el “cadenero” de Michoacán, que expulsó a miles de panistas porque nos ganó un candidato independiente que era panista y que no lo dejaron jugar. Es un negocio de “cadeneros” que le cerraron la puerta a los ciudadanos y se la abrieron a gente mala. 

Compartir