Compartir

Elizabeth Hernández

Los hogares del país se enfrentarán a un cierre de año complicado debido a la creciente inflación que alcanzó una tasa general de 6% durante septiembre; con esta cifra suman siete meses en los que este indicador se coloca fuera del rango objetivo de 3%, con una variación de más o menos un punto, que fijó el Banco de México.

Septiembre también registró un crecimiento de 0.62% respecto a agosto dentro del Índice Nacional de Precios al Consumidor, el número más alto para este mes en los últimos ocho años, y que refleja la aceleración descontrolada de este indicador.

El crecimiento en estos indicadores estuvo relacionado con los aumentos mensuales en la producción de alimentos, así como el precio del gas licuado de petróleo, que reportó un incremento de 4.7% respecto al mes anterior a pesar de los controles que se han establecido para su venta

Luego de cuatro meses a la baja, la inflación anual en México registró un aumento de 0.4 puntos durante septiembre, lo que coloca a este indicador en un rango similar al reportado durante abril de este año, cuando alcanzó un total de 6.08%, la tasa más alta durante el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Datos de la última actualización del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INCP) señalan que entre agosto y septiembre de este año, el precio del gas licuado de petróleo (LP) aumentó más de un peso hasta alcanzar un promedio nacional de 23 pesos, lo que impactó tanto en la inflación mensual, como en la tasa general que llegó a los seis puntos.

Julio Santaella, director del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), detalló que a pesar de las nuevas medidas que aplicó la Comisión Reguladora de Energía (CRE) para controlar el precio del gas LP, este fue el producto con la mayor variación mensual dentro del INCP al registrar un aumento de 4.73% mensual y de 0.105 puntos anuales.

Con estas cifras el país continúa en rojo dentro del semáforo de inflación elaborado por el colectivo México, ¿Cómo vamos?, que también subrayó que “a pesar de la política de precios máximos vigente y la operación de Gas Bienestar esta estrategia es deficiente para proteger a las familias mexicanas de las presiones de los precios internacionales. Los especialistas estiman que los energéticos continuarán mostrando alza en sus precios relacionada con temas de oferta (cuellos de botella en la producción) conforme se acerca el invierno”.

Otro factor que impactó en el aceleramiento de la inflación fue el precio de algunos alimentos como el jitomate, la cebolla o el chile serrano que registraron incrementos entre 13.06 y 27.05 por ciento durante el mes pasado, mientras que el pollo, el chayote y el plátano reportaron disminuciones importantes de hasta 11 puntos.

Por otra parte, los servicios profesionales reportaron una caída de 13.7% en septiembre, lo que refleja la pérdida de poder adquisitivo de los hogares mexicanos; de hecho, este producto tuvo la mayor reducción porcentual dentro de este índice nacional.

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir