Compartir

Redacción ejecentral

La decisión e México de llevar ante la Corte Penal Internacional (CPI) el asedio policial a la embajada mexicana en La Paz fue vista por el gobierno de Bolivia como un “ataque”, pero será atendida.

El ministro Arturo Murillo dijo no entender por qué hay quejas por el resguardo de la sede diplomática.

“Nos cuenta entender por qué se quejan de que cuidemos la residencia, ¿por qué se quejan de que cuidemos la salud de sus alojados y la salud misma de la embajadora? Incluso llegando a faltar a la verdad”, dijo el funcionario boliviano.

México, resaltó el funcionario, ha incurrido en violaciones a tratados internacionales al no impedir a Evo Morales emitir declaraciones políticas cuando permaneció bajo la figura de asilo.

“Hoy nos amenazan con llevarnos a la Corte Internacional de Derechos Humanos (sic). Allá nos veremos, allá nos veremos con mucho gusto y veremos quiénes han violado los tratados”, señaló en conferencia de prensa.

Cancelan reunión con Cancillería

Silvia Montesinos, encargada de Negocios de la Embajada de Bolivia en México, canceló una reunión con la subsecretaría para América Latina y el Caribe, que se tenía programada para este jueves en la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Pese a la cancelación dada a conocer por el director general de Organismos y Mecanismos Regionales Americanos, Efraín Guadarrama, dijo que se seguirá insistiendo en recurrir al diálogo.

En la conferencia matutina de este jueves, el canciller Marcelo Ebrard anunció que asistiría ante la CPI para denunciar el hostigamiento y asedio que asecha a la embajada mexicana en Bolivia.

ES DE INTERÉS |

Compartir