Compartir

Tomás de la Rosa

Los elevados precios del petróleo, los cuales se ubican en niveles no vistos en casi tres años, son uno de los principales combustibles de la inflación.

Hoy, el futuro del barril del petróleo West Texas Intermediate (WTI) para entrega en noviembre, operó hasta en 75.79 dólares en el New York Mercantile Exchange (NYMEX); ese precio fue el segundo más alto desde el 4 de octubre de 2018. La referencia del mercado europeo, el Brent, superó los 80 dólares como no lo hacía desde 2018.

En un escenario de una mayor demanda del hidrocarburo y los efectos del cambio climático que en Estados Unidos obligaron al cierre de instalaciones de extracción ante la temporada de huracanes que afectó a la zona del Golfo de México y Luisiana. En Europa, los mayores precios fueron impulsados por la “crisis de energía” que vive esa región.

Para las petroleras (privadas y las del Estado), mayores precios del crudo significa mayores ingresos. Sin embargo, derivado de la crisis económica de la pandemia, actualmente entorpece la reactivación económica. 

Por ejemplo, el gobierno mexicano fijó un precio de 42.1 dólares para calcular el ingreso y gasto de todo el gobierno en 2021. Esta cotización fue fácilmente superada, por ello después se ajustó a 60.60 dólares, precio que en 110 de 173 cotizaciones fue superado, incluso con un máximo de 71.76 dólares.

Si bien, los ingresos de Petróleos Mexicanos (Pemex) aumentan, la economía mexicana sufre una de las mayores espirales inflacionarias. Esto llevará mañana, según el consenso del mercado, a que el Banco de México encarezca el costo del dinero con su tercer incremento consecutivo de la tasa de interés de referencia.

Lo anterior, romperá 12 recortes para abaratar el costo del dinero. Banxico inició el ajuste de tasas en agosto de 2019 y concluyó en febrero pasado.

El nerviosismo de los mercados perdió presión, luego que la Administración de Información Energética de Estados Unidos (EIA, por sus siglas en inglés) informó que las existencias de petróleo aumentó 4.6 millones de barriles durante la semana previa. Eso fue contrario a la baja esperada de 2.5 millones. Así, el WTI cerró en 74.61 dólares por barril. 

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir