Compartir

Nadia Rodríguez

Emma Coronel escuchó el presagio y ahora se enfrenta a él. En la audiencia ocurrida en la Corte del Distrito de Columbia, la exreina de belleza y esposa del exjefe del cártel de Sinaloa escuchó de voz de la jueza Robin Meriweather que si es encontrada culpable de los cargos que se le imputan, ella, al igual que El Chapo, pasará el resto de su vida en la cárcel. 

Desde el penal de Alexandria, a 26 kilómetros de la prisión ADX Florence, donde se encuentra Joaquín Guzmán Loera, Emma Coronel se conectó a la audiencia virtual en la que la jueza Meriweather determinó que seguirá privada de su libertad sin derecho a fianza. 

Asistida por una intérprete de español, la esposa de el Chapo escuchó que el fiscal Anthony Nardozzi pidió que le negaran la fianza alegando riesgo de fuga, pues el representante del gobierno de Estados Unidos dijo que ella “trabajó de cerca con la estructura de comando y control de la organización de narcotráfico conocida como el Cártel de Sinaloa, sobre todo con su esposo”. 

Nardozzi añadió que Coronel “tiene acceso a asociados criminales que son miembros del Cártel de Sinaloa, así como medios económicos para fugarse, por lo que genera un alto riesgo”.

La defensa de la madre de las hijas de el Chapo, compuesta por Jeffrey Lichtman, el mismo abogado que defendió a Guzmán Loera en el llamado “juicio del siglo” y Mariel Colón Miró, dijo al principio de la audiencia que no se opondría al pedido de que su clienta siga en prisión y que se reservaría para el futuro el derecho a solicitar una fianza en favor de su clienta.

“Todo lo entendí muy bien, gracias”, fueron las últimas palabras que la esposa de el Chapo dijo en la audiencia, cuando le preguntaron si comprendía lo que acababa de suceder.  

Compartir