Compartir

María Idalia Gómez

En 2005 apoyó públicamente el desafuero contra el ahora presidente Andrés Manuel López Obrador, con el que no sólo perdería el cargo de Jefe de gobierno, sino lo llevaría a la cárcel. Además fue uno de los panistas que cuestionó recurrentemente a Marcelo Ebrard cuando encabezó la administración capitalina. Ahora, el gobierno morenista le paga casi 400 mil pesos diarios por su trabajo en Exportadora de Sal (ESSA).

Se trata de Fernando Pérez Noriega, un abogado que conoce muy bien la administración pública federal y capitalina, porque fue diputado federal y local. También intentó dos veces ser candidato del PAN a la jefatura del gobierno de la Ciudad de México y fue subsecretario de Normatividad de Medios en Gobernación, y subprocurador de Derechos Humanos en la desaparecida Procuraduría General de la República (PGR), de donde salió en 2015. 

Desde 2016, un año después de que dejara la PGR su despacho Noriega y Asociados SC comenzó a brindar sus servicios a Exportadora de Sal. Una solicitud de transparencia muestra que su labor es únicamente ser “Secretario en el Consejo de Administración de ESSA”. 

Sólo que ese órgano de la empresa paraestatal se reúne cuatro veces al año, y de forma extraordinaria seis. En cinco años (2016 a 2020) el panista ha cobrado en total nueve millones 716 mil 856 pesos.

El despacho, desde el gobierno de Enrique Peña Nieto se benefició de un contrato por asignación directa en ESSA, y en esta nueva administración, bajo la dirección de Nonato Antonio Avilés Rocha, se le ha renovado dos veces, también por asignación directa.

DATO. ESSA es una de las mayores empresas productoras de sal en el mundo, en la cual el Estado mexicano tiene el 51% y Mitsubishi el 49% de capital.

Esto se le paga a un despacho que no litiga los juicios que enfrenta ESSA y que, como documentó ejecentral, hasta el año pasado enfrentaba juicios mercantiles, fiscales, laborales y agrarios por 13 mil 382 millones de pesos (a valor entonces), cifra que supera tres veces su capital o significa casi seis años de sus ventas totales.

Exportadora de Sal, que depende de la Secretaría de Economía le ha pagado en esos dos años, por cinco sesiones de Consejo, un total de dos millones 381 mil 16 pesos. Es decir, que por cada sesión ha desembolsado 476 mil 203 pesos en promedio. 

Pero hay que considerar que en este año, a causa de Covid-19, sólo se celebró una reunión de ese órgano y, sin embargo, el gobierno le pagó, de acuerdo a los documentos de transparencia, 803 mil 880 pesos.

CONSULTA NUESTRO REPORTE NOCTURNO |

Compartir