Compartir

Simón Vargas

“Las consecuencias en violencia y en costos humanos del contrabando de armamento hacia nuestro país pueden apreciarse de manera cotidiana”.

En la última semana, dos armas de fuego transformaron cruelmente la vida de dos niños, el primero, un menor estadounidense de dos años, accidentalmente hirió de muerte a su madre al disparar una arma que ella llevaba en su bolso, este lamentable accidente sucedió en la víspera de Año Nuevo en Idaho. Cinco días después en la ciudad de México, un hombre de 32 años molesto porque no le cedieron el paso para cambiar de carril, disparo contra otro automovilista hiriendo a su hija de 7 años.

En el primero de los casos, la mujer contaba con un permiso para portar armas. En el segundo, la portación era ilegal ya que se trataba de un arma de fuego de uso exclusivo del ejército, armada y fuerza aérea. Estos hechos que ocurrieron a más de 4 mil kilómetros de distancia con una diferencia de 5 días, representan perfectamente una de las conclusiones del estudio Tráfico de armas. Entorno, propuestas legislativas y opinión pública, elaborado por el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la Cámara de Diputados. http://bit.ly/1Dg2NKv

“Las consecuencias en violencia y en costos humanos del contrabando de armamento hacia nuestro país pueden apreciarse de manera cotidiana”, señala el documento de trabajo publicado el pasado mes de diciembre, que explica que aunque existan discrepancias en las cifras de personas asesinadas o lesionadas por armas de fuego en México, prevalece la percepción de que el ingreso de ese armamento ha sido determinante para explicar tales decesos y para comprender la espiral de violencia en que se ha visto inmerso nuestro país en los últimos años.

En comparación con México y Centroamérica, la ley en Estados Unidos de América (EUA) da pocas limitaciones a sus ciudadanos para portar armas, incluso se encuentra establecido como un derecho en la Segunda Enmienda de la Constitución de dicho país, aprobada por el Congreso en 1789, y que pasó a formar parte de la Carta Magna en 1791 cuando el estado de Virginia ratificó 10 de las enmiendas propuestas.

De acuerdo con información de Amnistía Internacional (AI), EUA es el mayor comerciante de armas del mundo y realiza alrededor del 30 por ciento de las transferencias de armas convencionales globales desde el punto de vista monetario. (http://bit.ly/1qxaOCE) Del mismo modo es importante destacar, que en nuestra legislación se establece el tráfico de armas, cuando una persona o conjunto de ellas participa en la introducción al territorio nacional en forma clandestina, de armas, municiones, cartuchos, explosivos y materiales de uso exclusivo del ejército, armada y fuerza aérea.

De acuerdo con los datos estadísticos incluidos en el reporte en referencia, se sabe que los flujos más cuantiosos de armamento legal e ilegal con dirección a México tienen como origen los EUA y que la modalidad más usual de los traficantes de armas es adquirirlas a ciudadanos de esa nacionalidad o residentes legales en aquel país para introducirlas a México, tanto por las diversas aduanas y cruces de paso oficiales entre ambas naciones como por los incontables cruces informales que existen a lo largo de los 3 mil 152 kilómetros de frontera común.

“Sin el flujo de armas de los Estados Unidos a nuestro país, las agrupaciones delincuenciales mexicanas no habrían tenido la oportunidad de dotarse del armamento para confrontar a otras facciones criminales, enfrentarse con el Estado y poner en juego la seguridad de los ciudadanos”, asegura el estudio que revela que de acuerdo a datos oficiales, se estima que diariamente se introducen ilegalmente al país 2 mil armas provenientes de Estados Unidos, y que hasta 2012, de las 15 millones de armas circulantes en México, el 85 por ciento es ilegal.

En este contexto el reporte del Instituto Igarapé y el Instituto transfronterizo de la  Universidad de San Diego: El camino del arma: estimaciones del tráfico de armas a través de la frontera entre México y EUA, concluyó que este flujo de armas estadounidenses a México y Centroamérica, es lo que está alimentando la violencia en esos países, que a su vez ha provocado un incremento exponencial de los solicitantes de asilo que llegan a la frontera con EUA. http://bit.ly/1ufBR71

Sin duda esta delicada situación representa un gran reto entre las naciones involucradas, por ello es necesario que se implementen medidas bilaterales que puedan contener este fenómeno. En este sentido, el estudio realizado con el objetivo de contribuir al análisis legislativo de México sobre el tema advierte que es indispensable para tratar de contener el flujo de armas, medidas de corte internacional y acciones de política pública en  la administración gubernamental para inhibir el ingreso de armas a nuestro país.

Actualmente, los mexicanos nos encontramos sumamente vulnerables a ser víctimas de un ataque con armas de fuego, y que nuestros hijos puedan ser heridos o asesinados con una de las millones de amas ilegales que se encuentran en el país.

 

 

*Analista en temas de  Seguridad, Educación y Justicia

simon.9@prodigy.net.mx

@simonvargasa

facebook.com/simonvargasa

 

*Si deseas recibir mis columnas en tu correo electrónico, te puedes suscribir a mi lista en el siguiente vínculo: http://eepurl.com/Ufj3n

Compartir