Hannia Novell

¿Es Andrés Manuel López Obrador la mejor opción para México? Hablan las cifras de su gestión. Tal es el título de una nota publicada en el portal de la cadena televisiva Russia Today el pasado 29 de agosto.

En su primer párrafo se lee: “A menos de un año de que los mexicanos salgan a votar por un nuevo presidente, las encuestas posicionan como candidato favorito a Andrés Manuel López Obrador (AMLO)”.

A lo largo de la publicación se ofrecen una serie de “datos”: bajo la gestión de AMLO en la Ciudad de México “se produjo una considerable reducción en la tasa de homicidios dolosos, que, medidos por cada 100.000 habitantes, pasaron de 9.01 en  2001 a 7.77 en 2005.

“(…) el Producto Interno Bruto (PIB) de la capital mexicana, que se ubicaba en 65,717 millones de dólares durante el primer año de la administración de AMLO, creció hasta llegar a 88,720 millones de dólares en 2005”, se lee más adelante.

Es cierto que se reconoce que en su gestión creció la deuda pública y el desempleo. Sin embargo, los calificativos (el candidato favorito) y la jerarquización de la información (varios párrafos iniciales para resaltar los “logros” y luego otros de menor tamaño sobre las deficiencias), dejan un sabor a propaganda disfrazada.

Para algunos, estos son los primeros párrafos de una trama digna de alguna novela de John le Carré o Tom Clancy, que anticipan el interés del régimen de Vladimir Putin para influir en la sucesión presidencial de nuestro país en 2018.

De acuerdo con 17 agencias de seguridad e inteligencia de Estados Unidos, Rusia intervino en los comicios que le dieron un sorpresivo triunfo a Donald Trump. Servicios encubiertos rusos hackearon el sistema de cómputo en los comicios de este año en Holanda. Francia habría sido también otro de sus objetivos.

Dos de sus productos “más acabados” serían el Brexit en Gran Bretaña para que esta nación decidiera dejar la Unión Europea y la reciente  declaración unilateral de independencia de Cataluña.

¿Putin estaría interesado en hacer ganar a López Obrador y para ello prepara un ataque al sistema de cómputo del INE? Es difícil comprobarlo, pero no por ello se debe menospreciar esa posibilidad. Además de las notas de RT está la figura de John Ackermann, el asesor para asuntos internacionales del tabasqueño, a quien Rusia identifica como “nuestro hombre en México”.

Otro dato que no debe ser ignorado: el mayor número de accesos a la página desde la cual los connacionales que residen en el exterior podrán votar (www.votoextranjero.mx), proviene de San Petersburgo.

Algo más: México es la frontera sur de Estados Unidos. No es ilógico suponer que desde nuestro país se pretenda desestabilizar al imperio americano, con el objetivo de que Rusia se convierta en la principal potencia mundial.

Los gobiernos de México y Rusia han rechazado las versiones. De visita precisamente en Moscú, el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, aseguró que el gobierno mexicano no tiene ninguna evidencia que valide esta hipótesis.

Mientras que el canciller ruso, Serguéi Lavrov, subrayó que todo es mentira y denunció que esas especulaciones son generadas por Estados Unidos que hace unos días obligó a la cadena RT a registrarse como “agente extranjero”, tras acusarla de ser “el instrumento de propaganda más dañino en las manos del Kremlin”.

En ocho meses sabremos si hackers generaron una campaña de desinformación para influir en los electores mexicanos y beneficiar así a un candidato antiestadounidense. Un mensaje que vendría desde Rusia… con amor.

Compartir