Compartir

María Idalia Gómez y Jonathán Nácar

Hace más de un año las áreas de inteligencia del Ejército habían ubicado a José Antonio Yépez, “EL Marro”, identificado por las autoridades como el líder del llamado Cártel de Santa Rosa de Lima, en el municipio de Juventino Rosas. Desde ahí, el mediático líder criminal controlaba, según la información de fuentes consultadas, las operaciones criminales que se focalizaron principalmente en la zona Laja-Bajío y el corredor industrial guanajuatense.

De acuerdo con perfiles elaborados por las autoridades federales en los dos últimos años, Yépez transitó de ser un líder de un pequeño grupo de robo de combustible a un jefe de la región de Guanajuato que utilizaba la violencia como forma de control territorial, eliminando a enemigos y ordenando el asesinato de quienes no pagaban “el derecho de piso” hasta convertirse en una cártel por la amplificación de sus actividades a secuestros, trata de personas, lavado de dinero y homicidios a gran escala, especialmente contra integrantes de corporaciones de seguridad. Instauró el terror en la zona, sostiene uno de los últimos documentos elaborados por las áreas de inteligencia.

Es por eso que los empresarios este domingo celebraron de inmediato la detención de quien es considerado por las autoridades de Guanajuato como “principal generador de violencia en el estado”.

Su captura fue resultado de una operación táctica liderada por fuerzas especiales del Ejército, con la participación estratégica de la Marina. Los militares habían sido desplegados en la entidad desde el primer trimestre de 2019, cuya misión era detener al considerado por las autoridades como uno de los más peligrosos líderes criminales, quien hace apenas unas semanas amagó a las autoridades, al señalar que sería una “piedra en el zapato”. Pero quien en el último año sufrió los embates no sólo de las autoridades, sino también del Cártel Jalisco Nueva Generación.

La madrugada de hoy, con el apoyo de agentes de la Fiscalía General del estado y policías estatales, encargados de la seguridad perimetral, efectivos militares lograron la detención de “El Marro” y cinco de sus colaboradores, considerados los más cercanos, entre ellos a Saulo Sergio alias “El Cebollo”, jefe del primer circulo de seguridad alrededor de José Antonio; así como a Angélica «N», cuñada del líder huachicolero, señalada por las autoridades como operadora financiera en la organización criminal.

Junto a ellos fueron detenidos, según el informe de la Fiscalía estatal Raúl Alberto “N” alias «Diente», Silvestre “N”, Guillermo “N” y José Cruz “N”, quienes según las autoridades estatales eran parte del grupo cercano a Yépez.

“Con el trabajo conjunto de autoridades estatales y federales; el uso de inteligencia y datos de prueba aportados por la Fiscalía General del Estado, se obtuvieron elementos para solicitar las órdenes de cateo a un Juez y al ser concedidas, se planeó, diseñó y ejecutó el operativo estratégico de intervención, que, sin realizar un solo disparo, se sometió a los delincuentes y se liberó a una empresaria que permanecía secuestrada”, detalló la Fiscalía guanajuatense a través de un comunicado.

A nivel federal, la Fiscalía General de la República (FGR) mantiene una orden de aprehensión vigente en contra de “El Marro” por los delitos de delincuencia organizada y robo de combustible, delitos por los que también deberá ser puesto a disposición en el momento procesal correspondiente.

EL ARMAMENTO

  • Seis armas largas y cortas
  • Cientos de cartuchos útiles de diversos calibres
  • Cargadores
  • Carrilleras
  • Un artefacto explosivo
  • Un lanzagranadas
  • Dos camionetas, pickup y SUV, una cuatrimoto, una motoneta

Compartir