Compartir

AFP

NUEVA YORKEU. El abogado del capo mexicano Joaquín El Chapo Guzmán aseguró que el Cártel de Sinaloa pagó millonarios sobornos al presidente Enrique Peña Nieto y al expresidente Felipe Calderón.

Estas acusaciones fueron rechazadas por la Presidencia de México y por el propio expresidente Felipe Calderón, quienes tacharon de «falsas y difamatorias» las acusaciones de la defensa de Guzmán Loera.

La reacción del expresidente fue inmediata y rechazó tajante haber recibido sobornos de Guzmán Loera.

Minutos después el vocero de la Presidencia, Eduardo Sánchez, calificó de difamatorias las afirmaciones de la defensa de Joaquín Guzmán. Aseguró que el presidente Enrique Peña Nieto persiguió, capturó y extraditó al capo.

En la primera audiencia del juicio que se celebra este martes en una corte de Nueva York, el abogado Jeffrey Lichtman aseguró que el verdadero jefe del Cártel de Sinaloa es su coacusado Ismael Mayo Zambada, que nunca pasó un día en prisión y sigue prófugo, y que ha pagado «al actual y al anterior presidente de México (..) millones de dólares en sobornos».

La verdad es que El Chapo no controlaba nada, Mayo Zambada lo hacía», dijo Lichtman en sus argumentos de apertura.

Mayo puede lograr que la gente sea arrestada y que el ejército y la policía de México mate a quien él quiera», aseguró Lichtman, un experimentado abogado que en el pasado salvó de la cárcel al hijo de un afamado capo de la mafia neoyorquina, John Gotti Jr.

El Chapo, vestido de traje oscuro, camisa blanca y corbata, escuchó los argumentos de apertura tranquilo con la ayuda de una traductora. Al entrar a la corte parecía contento, y tiró un beso a su joven esposa Emma Coronel, de 29 años, sentada entre el público.

Acusado de enviar a Estados Unidos 155 toneladas de cocaína y otras drogas, si es hallado culpable puede ser condenado a cadena perpetua. La estrategia de la defensa es ponerlo como un rango medio del cártel, bajo el mando de El Mayo Zambada.

Lichtman dijo que en los últimos dos años, desde que El Chapo fue extraditado a Estados Unidos, «el flujo de drogas no ha parado». «El negocio continúa como siempre», afirmó.

También atacó duramente a los exsocios, empleados o rivales de Guzmán Loera que están encarcelados o en el programa de protección de testigos y que cooperan con el gobierno. «Estos testigos han matado a fiscales, han intentado matar a presidentes (…) Cuando escuchen a estas personas se les pondrá la piel de gallina», dijo al jurado.

«¿Por qué el gobierno está yendo tan lejos, dándoles visados para que permanezcan en este país, entre nosotros? ¿Por qué están deseosos de infectar este país con estos degenerados?», preguntó.

«Porque El Chapo es el mayor premio con el cual la fiscalía ha soñado, y está soñando con esto desde hace años», respondió Lichtman. EC

Compartir