Compartir

Jose Luis Camacho

El Congreso mexicano ha demostrado ser una institución que está a la altura de las transformaciones que requiere el país y contar con la suficiente capacidad para, en la pluralidad de voces y de intereses, construir los acuerdos fundamentales para avanzar en la agenda de pendientes nacionales. Vocación que se verá fortalecida con la elección de César Camacho como diputado federal y como coordinador parlamentario del PRI.

Como ningún otro partido político, el PRI ya ha definido a la totalidad de sus candidatos a disputar una responsabilidad pública el próximo 7 de junio, labor que a decir del propio presidente nacional de ese partido, César Camacho, no ha sido sencilla y quizá sea la tarea mas complicada que un líder de partido tenga que enfrentar.

Dificultad que se potencia en un partido político con una militancia de casi 10 millones de mexicanos y con una estructura que le garantiza presencia en cada rincón del accidentado relieve mexicano. Sin embargo, la experiencia y sensibilidad del mexiquense ha permitido que «el parto de los montes» no haya generado divisiones y hoy el PRI se muestre más unido y cohesionado frente a sus contrincantes.

Lejos de pensar que la LXII Legislatura ha agotado la agenda de reformas constitucionales transformadoras y que hoy el reto se encuentre solamente en su aplicación por parte del Poder Ejecutivo Federal, en realidad a la LXIII Legislatura le tocará hacer frente, entre otros, a un reto monumental, como lo es acelerar la despetrolización de la economía nacional, proceso que dio inicio en 2014 con la reforma hacendaria aprobada por el Congreso de la Unión y que ha permitido contrarrestar en cierta medida la reducción de los ingresos públicos por el concepto de exportación del petróleo mexicano; pero el paso debe ser redoblado.

Asimismo, al segundo trienio legislativo de la administración del presidente Enrique Peña Nieto le corresponderá llevar a cabo la reforma más profunda y trascendental que se haya hecho del campo mexicano en muchos años, pues de lo que se trata es de volverlo un polo de desarrollo que atraiga de nueva cuenta a los productores y permita que nuestro país sea autosustentable en los alimentos que consume su población.

Asimismo, no podemos dejar de lado que seguramente la reforma política del Distrito Federal no podrá ser concretada en la actual legislatura, pues aún no ha sido aprobada por el Senado y seguramente a la Cámara de Diputados le tomará su tiempo analizar el tema. Ello sin dejar de destacar que al tratarse de reformas constitucionales, éstas deben ser aprobadas por la mayoría de las legislaturas de los Estados.

En similar caso se encuentra el Sistema Nacional Anticorrupción, el cual si bien ya ha sido aprobado por las y los diputados federales y el Senado ya ha iniciado su análisis, se trata de reformas constitucionales que llevará su tiempo ser aprobadas por las legislaturas locales, sobre todo en el contexto del proceso electoral en marcha.

De tal forma, a los próximos 500 integrantes de la Cámara baja les corresponderá aprobar las leyes secundarias que vuelvan operable este Sistema que, no tengo dudas, funcionará eficazmente para prevenir y sancionar casos de cohecho.

En materia de seguridad, el decálogo enviado en noviembre pasado por el Presidente de la República en noviembre pasado al Senado aún no es resuelto, por lo que su análisis corresponderá a la siguiente legislatura de la Cámara de Diputados.

En fin, se trata de sólo algunos de los pendientes de gran trascendencia e impacto en la vida diaria de millones de mexicanos que tendrán que ser resueltos por la legislatura en la que César Camacho fungirá como el líder de las y los diputados priistas. Al tiempo.

Por los corrillos…

 

Van más de 70 días que no aumenta el precio de la gasolina… La decisión de Miguel Barbosa Huerta de prestar la antigua sede del Senado para la filmación de una película, no ha sido bien recibida entre los propios integrantes de ese órgano legislativo… Hoy el presidente Enrique Peña Nieto recibe en Visita Oficial a su par de Guatemala, Otto Pérez Molina… En la Delegación Cuauhtémoc, de la Ciudad de México, se han dado permisos ilegales para que hoteles del primer cuadro añadan salones de fiesta a sus edificios, poniendo en riesgo la integridad de la comunidad y evidenciado las corruptelas que tienen lugar en sus oficinas. Miguel Ángel Mancera debe atender el caso del inmueble ubicado en el número 48 de la calle de Ernesto Pugibet, en el que además de haber añadido dos pisos a su vieja estructura, ahora se encuentra desarrollando un salón de baile en su azotea.

Compartir