Foto: AFP

Compartir

AFP

China anunció el miércoles que los vuelos internacionales con destino a Pekín, que prácticamente desaparecieron a principios de año debido a la pandemia, van a aumentar gracias a una mejoría notable de la situación sanitaria.

El gigante asiático, donde brotó el nuevo coronavirus a finales de 2019, cerró sus fronteras a finales de marzo, cuando la epidemia se extendía por numerosos países.

El gobierno chino limitó entonces las conexiones internacionales de las aerolíneas a una por semana y por país. En la práctica y salvo contadas excepciones, solo los ciudadanos chinos podían entrar al país.

Esta medida comenzó a flexibilizarse en las últimas semanas, pero los vuelos internacionales directos hacia la capital no estaban aún autorizados. Las aerolíneas tenían que aterrizar en otra ciudad, donde los pasajeros se sometían a una prueba de diagnóstico y esperaban aislados dos semanas.

«A partir del 3 de septiembre, los vuelos comerciales internacionales con destino Pekín (…) van a reanudarse progresivamente», dijo en un comunicado la Administración de la aviación civil china.

La medida se aplicará primero a ocho países que representan, a ojos de las autoridades chinas, un riesgo moderado: Tailandia, Camboya, Pakistán, Grecia, Dinamarca, Austria, Suecia y Canadá.

Antes de embarcar rumbo a Pekín, los pasajeros tendrán que presentar una prueba de diagnóstico y también deberán permanecer varios días aislados a su llegada a China. 

China ha prácticamente erradicado la epidemia de su territorio. Este miércoles el país anunció ocho casos positivos, todos ellos procedentes del extranjero. El país no registra una muerte por covid-19 desde mediados de mayo, según los datos oficiales.

Compartir