Foto: Victoria Valtierra/Cuartoscuro

Compartir

Tomás de la Rosa

Con una contracción de la economía mexicana en 2019, que rompió nueve años de crecimiento consecutivo, y un débil consumo interno, el gobierno federal a través de la Secretaría de Hacienda incrementó 57.9% la recaudación del impuesto a las gasolina. En ese escenario, el Presidente de la República pidió a los empresarios tener una “utilidad razonable”, medida que generó controversia en las redes sociales.

Invitado por la holandesa Heineken a su casa, donde nació la cervecería Cuauhtémoc Moctezuma, para anunciar una inversión de 500 millones de dólares, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que las empresas deben tener “dimensión social” y por ello deben pensar “en la utilidad razonable, no en el atraco no en el robo, no en el influyentismo para hacer y deshacer, sino en la utilidad razonable por tratarse de un negocio”.

Ese discurso es el mismo que pronunció el 7 de noviembre del año pasado, en la charla matutina con los medios de comunicación en el Salón Tesorería. Ese día transmitió a los reporteros y personas reunidas en el Palacio Nacional, un video Nick Hanauer, que según López Obrador, es “un hombre con mucho dinero”.

A diferencia de grandes empresarios, Hanauer tiene una página en internet con su propio nombre donde enumera sus logros empresariales, como las compra-venta de sus compañías. Por ejemplo, dice que en 2007 Microsoft pagó seis mil 400 millones de dólares por su empresa Aquantive. A pesar de haber creado y/o invertido en casi medio centenar de empresas, Hanauer todavía no aparece en el listado The World’s Billionaires de la revista Forbes.

En su discurso, transmitido en video, el estadounidense invitó a sus “compañeros multimillonarios” a despertar “porque ninguna sociedad libre y abierta puede soportar este aumento en la desigualdad económica”. Esa es una de las fuentes de inspiración de AMLO para pedir a los empresarios mexicanos una “utilidad razonable”.

¡Gasolinazo!

Ese llamado a las ganancias razonables contrastó con la recaudación del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a las gasolinas, el llamado impuesto del gasolinazo que va en contra de una de las promesas de campaña de López Obrador que de ganar la presidencia de la República, reduciría el precio de la gasolina.

Con todo y que el precio de la gasolina en México, los impuestos representan el 40% del precio, más del doble del 19% en Estados Unidos, en los primeros 11 meses de 2019, la Secretaría de Hacienda a través de su brazo recaudador, el Servicio de Administración Tributaria (SAT), cobró alrededor de 276,900 millones de pesos, cifra que representó un incremento real (descontando la inflación) de 57.9% más respecto de lo ingresado en el periodo enero-noviembre de 2018.

Ese incremento se dio a pesar que desde 2019 el precio de la gasolina tiene estímulos fiscales, además de que Impuesto al Valor Agregado (IVA) bajó del 16% al 8% y el Impuesto sobre la Renta (ISR) disminuyó de 30% a 20% en la zona libre de la franja fronteriza considera 43 municipios. Además, el salario mínimo aumentó 100%.

Además, el SAT incrementó 18.3%, en términos reales, la recaudación de los ingresos tributarios no petroleros a 321,400 millones de pesos. Este rubro integra los derechos y aprovechamiento de bienes del dominio público propiedad del Estado. Por ejemplo, concesiones carreteras que pagan los ciudadanos por hacer uso de las autopistas de peaje.

Esos incrementos se dan en un escenario donde la economía mexicana rompió la racha de crecimiento registrado desde 2010. Con la información dada a conocer por el Inegi, la semana pasada del Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE, también llamado el PIB mensual), economistas de grupos financieros advirtieron que el país de tener crecimiento cero, se habría dado una contracción. El viernes, el mismo Inegi dará a conocer el primer estimado del PIB del cuarto trimestre.

De momento, algunas grupos financieros ya ajustaron a la baja el pronóstico de crecimiento del PIB de 2020. Por ejemplo, el banco inglés Barclays lo bajó de 1.4% a 0.6%.

Redes Sociales

Después de que López Obrador reiteró su discurso de ganancias “razonables” en la capital de Nuevo León, la tercera mayor economía del país, en la ciudad industrial de Monterrey, cuna de grandes empresas, en las redes sociales se generó polémica.

Un internauta comentó “sugiero que el estándar de ‘utilidades razonables’ lo determinen las ganancias de los negocios de (Manuel) #Bartlett”, director de la CFE y dueño 23 casas y 12 empresas o por “la cervecería y chocolatería de los hijos” del presidente.

En otro mensaje se puede leer, “crecimiento 0%, inseguridad, derecho de piso, criminalización del error fiscal con cárcel. Ahora el Pdte (presidente) dice que las ganancias deben ser razonables porque es inmoral ganar mucho… Qué raro que estemos fuera de las mejores opciones, como país, para invertir”.

El empresario y presidente de la Coparmex-Laguna, Fernando Menendez, escribió en Twitter: “#AMLO tiene la responsabilidad de generar certidumbre para la IP, no pedirles ‘utilidad razonable’. Vivimos en una economía de libre mercado y se debe facilitar la libre competencia. En #Coparmex creemos en la economía de libre mercado con responsabilidad social”.

El expresidente de la Coparmex-Ciudad de México, Gerardo Trejo, publicó: “En una Economía de Libre Mercado, no es papel del Presidente ‘sugerir’ a los empresarios tener utilidades razonables´; lo que sí es su responsabilidad y obligación es generar confianza y certidumbre a la inversión, facilitando que exista libre competencia en todos los mercados”.

La reiteración del presidente se hizo en Monterrey, cuna de grandes empresas como Cemex, Alfa (Sigma Alimentos, Alpek, Nemak, Axtel, Newpek); Grupo Villacero; FEMSA (Coca-Cola FEMSA, Oxxo, Oxxo Gas, farmacias, Solistica); el operador mexicana de la japonesa 7-Eleven; Banorte; Softtek; DeAcero; IMSA (hoy propiedad la de ítalo-argentino Techint); Xignux; Vitro; Cydsa; Hylsamex (Techint); Gruma (Maseca); Proeza (Metalsa y Citrofrut), Minera Autlán; Farmacias Benavides (Walgreens Boots Alliance); Grupo FAMSA; Grupo Lamosa; Grupo Aeroportuario Centro Norte; Promotora Ambiental; Value Grupo Financiero; Casas Javer; Banregio Grupo Financiero, entre otras.

Además, están instaladas empresas trasnacionales como Delphi Technologies, LG, Kia Motors, Mitsubishi, Whirlpool, Carrier, GE (antes General Electric), entre otras tantas.

Compartir