Compartir

Manuel Lino / Los Intangibles.com

En aparente contradicción con diversas publicaciones que se han dado a conocer en los últimos meses, un nuevo estudio encuentra que ninguna de las mutaciones del virus SARS-CoV-2 documentadas actualmente parece aumentar su transmisibilidad en humanos. 

Lucy van Dorp, investigadora del Instituto de Genética del University College de Londres (UCL) y primera autora de este nuevo estudio, dijo a la agencia EurekAlert! que “desde el principio de la pandemia nos dimos cuenta de que necesitábamos nuevos enfoques para analizar enormes cantidades de datos casi en tiempo real para señalar nuevas mutaciones en el virus que podrían afectar su transmisión o la gravedad de los síntomas.

“Afortunadamente, descubrimos que ninguna de estas mutaciones está haciendo que Covid-19 se propague más rápidamente, pero debemos permanecer alerta y continuar monitoreando las nuevas mutaciones”.

El sistema diseñado por Van Dorp y sus colegas (del UCL, del Centro de Cooperación Internacional en Investigación Agronómica para el Desarrollo, de la Université de la Réunion y la Universidad de Oxford) les permitió analizar los genomas de los coronavirus obtenidos de muestras de más de 46 mil 723 personas con Covid-19 de 99 países. 

El análisis se hizo de una forma distinta a los que sugieren que sí hay mutaciones que aumentan la transmisión del virus. Mientras los primeros han hecho experimentos con células en cultivo y lo han correlacionado con la abundancia de las distintas mutaciones, en la nueva investigación estudiaron el desarrollo evolutivo del virus y analizaron si una mutación particular se estaba volviendo cada vez más común dentro de una rama determinada del árbol evolutivo.

Es decir, buscaron si, después de que una mutación se desarrolla por primera vez en un virus, los descendientes de ese virus superan a los virus SARS-CoV-2 estrechamente relacionados que no tienen esa mutación en particular.

Los datos indican que esto no ha sucedido con ninguna de las 12 mil 706 mutaciones del SARS-CoV-2 identificadas hasta ahora. Ni siquiera con la famosa y abundante D614G. 

Compartir