El miedo y la violencia se apoderan de niñas y niños alrededor del mundo

17 de Abril de 2024

Simón Vargas
Simón Vargas

El miedo y la violencia se apoderan de niñas y niños alrededor del mundo

simon vargas

“El trato que se le da a los niños es el que ellos luego darán a la sociedad”
Karl Menninger

Es difícil imaginar el terror al que deben de enfrentarse miles de niñas y niños, cuando la mayor de las amenazas se encuentra en casa, adentro precisamente, del espacio que debería proporcionar paz, tranquilidad y consuelo. Hoy el miedo, para muchos de ellos, está asociado a las figuras de padres, madres y familiares quienes no aportan amparo sino por el contrario, tristeza, pánico e inquietud.

Hablar de la violencia siempre creará dos escenarios contrapuestos, por un lado, aquellos que afirman que no es un fenómeno nuevo, sino que ha estado presente a lo largo de la historia de la humanidad y que incluso ha permitido los más grandes avances sociales y tecnológicos; y, por otro, quienes repudian, consignan y afirman, que este factor se ha convertido en un evento de trascendencia mundial que no hace sino reducir nuestro avance y condición humana; sin embargo, hoy, frente a las terribles cifras que se acumulan a lo largo del mundo vale la pena preguntarnos: ¿Qué le estamos heredando a nuestra niñez? ¿Aún podemos hacer algo para construir sobre las ruinas de lo que algunos han hecho trizas?

La niñez es la etapa más significativa para el ser humano y la crueldad a la que ha sido expuesta nos insta a dejar de lado el ahondar sobre la filosofía de la violencia o los diferentes puntos de vista que hay acerca de ella y centrarnos en lo más importante: detenerla.

Y es que los datos son alarmantes, tan sólo en nuestro país de acuerdo a la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM) mueren al día en promedio 3.6 niños y adolescentes a causa de la violencia; y en datos del documentoViolencia contra niños, niñas y adolescentes emitido por la Organización Panamericana de la Salud en conjunto con la Organización Mundial de la Salud (Oficina Regional para las Américas) y El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), al menos en Argentina, Costa Rica, República Dominicana, El Salvador, México, Panamá y Uruguay alrededor del 60% de niños y niñas de 1 a 14 años han sufrido castigo físico o cualquier forma de violencia física o psicológica.

Las agresiones y maltratos no sólo son lesiones que afectan en la infancia, sino que paulatinamente trascienden a la niñez, a la adolescencia y a la adultez, derivando en situaciones como trastornos de personalidad, problemas de relacionamiento, consumo de drogas o perpetración y victimización de violencia.

El tema es tan importante que la Organización Mundial de la Salud, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, publicaron el pasado 18 de junio el Informe: Estado global sobre la prevención de la violencia contra los niños 2020, el primero de su tipo, en el cual se afirma que la violencia es un mal que afecta a la mitad de los niños del mundo y a alrededor de mil millones de jóvenes quienes han sido afectados por algún tipo de maltrato físico, sexual o psicológico; también se estima que 120 millones de niñas han tenido algún tipo de contacto sexual contra su voluntad antes de cumplir los 20 años; además, por primera vez se incluyen cifras de homicidio infantil y se calcula que 40,150 niños en el mundo fueron víctimas de homicidio en el año 2017.

Por otro lado, cabe mencionar que históricamente el 75% de casos de abuso hacia niñas, niños y adolescentes son perpetrados por familiares o personas de éste entorno, por lo que la pandemia originada por el COVID-19 no ha hecho más que empeorar la situación; ya que el aislamiento, la restricción de movilidad y el cierre de escuelas lograron rápidamente un giro de 180° en el contexto y cotidianidad de las niñas y niños; es por eso que La Alianza para la Protección de la Niñez y Adolescencia en la Acción Comunitaria emitió la Nota técnica: Protección de la niñez y adolescencia durante la pandemia del coronavirus,en la cual se presentan los posibles riesgos en materia de protección que se pueden generar a raíz de esta pandemia y las opciones programáticas que se adhieren a las normas mínimas para el auxilio de la niñez y adolescencia.

Es un hecho que la violencia se ha recrudecido por la cuarentena, el incremento se debe a la terrible mezcla de ésta con los patrones de agresividad e incluso adquiridos, que con el paso del tiempo se han convertido en marcos de crímenes, torturas y actos brutales.

Probablemente, usted amable lector, considere que mucho se habla sobre la violencia a la niñez o acerca de las secuelas y las diferentes formas en que como sociedad deberíamos elegir para enfrentar a esta amenaza; y que a pesar de ello poco se ha contrarrestado, que irónicamente continúa creciendo y contaminando todo aquello que toca. Por eso hoy más que nunca los insto a que no perdamos de vista que la violencia exige un estudio multidisciplinario, enfocado desde la individualidad hasta lo social, sin dejar de pensar en la soñada “bondad” planteada por Jean-Jacques Rousseau o en la “malignidad” presentada por Thomas Hobbes; pero también se debe hacer un alto para adentrarse en las repercusiones a nivel psicológico, porque lo que hoy hiere profundamente a nuestra niñez el día de mañana podría convertirse en una cicatriz difícil de sanar.