Alejandro Alemán

I May Destroy You (HBO)

La actriz y guionista Michaela Coel protagoniza su propia serie interpretando a Arabella, una escritora en ciernes y fiestera empedernida que luego de una noche de juerga (y después de olvidar cómo llegó a su casa) empieza a tener flashbacks sobre lo ocurrido: al parecer fue drogada y abusada sexualmente. Aunque se trata de un drama, Michaela lo muestra como una especie de Alicia a Través del Espejo en el que Arabella tendrá que reconstruir la memoria de lo ocurrido. Una serie que sin dejar de ser una denuncia, se regodea en un estilo fresco y diferente que reta en todo momento al espectador.

I Am Not Ok With This (Netflix)

Si el género de superhéroes es un mal que llegó para quedarse, lo mínimo que se puede pedir es que al menos lo hagan bien. I Am Not Ok With This (basado en una novela gráfica homónima) justo hace eso: en 10 entregas de apenas media hora narra la historia de Sydney, una tímida adolescente de padre ausente y madre regañona que poco a poco va despertando a la sexualidad, el deseo y la posibilidad de tener superpoderes. En claro homenaje a la Carrie (1976) de Brian de Palma, lo bien estructurado de los episodios y la empatía que genera su protagonista (estupenda Sophia Lillis) hacen que la serie se vaya como el agua y uno se quede con ganas de más.

The Morning Show (Apple TV+)

El noticiero matutino de mayor audiencia en E.U. ha sido conducido durante décadas por los periodistas Alex Levy (Jennifer Aniston) y Mitch Kessler (Steve Carell), hasta que una madrugada cae una bomba: Kessler ha sido acusado de acoso sexual y la cadena ha decidido retirarlo luego de más de 10 años de carrera. Esta es la primera gran serie que se atreve a hablar no sólo del famoso movimiento feminista (#MeToo) sino de la cultura de la cancelación, mostrando las entrañas de cómo se maneja una poderosa cadena de tv. Sin duda la mejor serie de Apple y de las mejores del año.

The Great (Starz-Amazon Prime)

Una hilarante farsa de época basada muy libremente en la historia de Catalina la Grande. Catherine (estupenda Elle Fanning) va al encuentro de su futuro esposo, Pedro (Nicolas Hoult), emperador de Rusia. Ella parte llena expectativas y deseos de formar un reino próspero y progresista, pero lo que se encuentra es un hombre mujeriego, parrandero, vulgar y bastante tonto, por lo que, molesta, empezará a urdir su caída vía un golpe de Estado. Las actuaciones de Fanning y Hoult, además del humor que todo lo invade, hacen de esta una serie obsesivamente visible.  

Compartir